Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lycos pierde el primer asalto contra el spam

El portal paraliza su iniciativa y se enfrenta a una sospecha de delito

A Lycos se le ha complicado de forma desagradable su lucha contra el spam. A principios de semana el portal sacaba a la red un salvapantallas que utilizaba la conexión de sus usuarios para reducir el ancho de banda de los emisores de correo basura. Apenas unas horas después el web se caía de la red. Fuentes de la empresa aseguraron que se trataba de una saturación, pero por los foros y algunas páginas de seguridad se empezó a informar de que Makelovenotspam.com había sido tumbada por los piratas. Éste era sólo el primero de los problemas. Según firmas especializadas, los que estaban descargando esta aplicación de lucha contra el spam podrían estar cometiendo un delito. Finalmente, Lycos ha retirado esta iniciativa.

El proyecto parecía una gran idea. El portal quería contar con la ayuda de los internautas para echar de la red a los principales emisores de correo basura. La técnica también parecía irreprochable: un pequeño salvapantallas que, cuando el ordenador estaba en modo de ahorro de energía, se conectaba a la red y se dedicaba a saturar el ancho de banda de los spammers.

Lycos se cubría, supuestamente, las espaldas. Los servidores a los que se iba a atacar sólo eran aquellos registrados en la lista publicada por Spamcop, una prestigiosa entidad internacional especialista en anti-spam. En ella, por ejemplo, aparecen servidores de Telefónica. Lycos dependía de Terra, empresa filial de Telefónica, hasta hace apenas unos meses.

Dos versiones muy diferentes

Los problemas, y los desmentidos, no tardaron en llegar. Makelovenotspam.com desapareció de la red en apenas unas horas y empezaron los rumores de que había sido víctima de un ataque pirata. Algunos foros aseguraban incluso tener una captura de pantalla del mensaje dejado por los crackers. Se podía leer "Si, lo sabes, atacar a los spammers está mal y no deberías hacerlo. Tu dirección IP será almacenada y tu proveedor de acceso a la red será informado para futuras acciones".

Lycos no tardó en desmentirlo todo. No habían sido atacados, la desaparición de la página respondía al éxito de la campaña, a las muchas peticiones y, aseguraban, volverían a estar en línea en breve.

Empiezan los problemas legales

La empresa empezaba también a protegerse de cara a futuras reclamaciones. La firma de seguridad F-Secure ya estaba alertando de que el dichoso salvapantallas podía estar obligando a los internautas a cometer un delito. La técnica utilizada por Lycos para reducir el ancho de banda de los servidores de correo basura podría estar bordeando la legalidad. Esa "reducción" se asemejaba bastante a un ataque de denegación de servicio, lo que es ilegal.

La página de Lycos www.makelovenotspam.com empezaba a hacer aguas. Muchos grandes proveedores de conexión, conocidos como backbones -columnas vertebrales-, de la red se decidían a bloquear el acceso al web de Lycos contra el spam sin dar demasiadas explicaciones.

Además, algunas de las páginas atacadas por Lycos, le daban la vuelta a la tortilla y derivaban su tráfico de vuelta al portal, lo que convertía al cazador en cazado, según Netcraft, un colectivo especialista en vigilar el funcionamiento de la red.

A Lycos le quedaba poco margen de maniobra. Su producto estrella para las Navidades había pasado más tiempo caído que en línea. Al final se decidían por dejar caer la página con un lacónico mensaje de "sigan conectados". La marcha atrás era más obvia en el portal europeo de la compañía dónde desaparecía toda mención a Makelovenotspam.com.

Mientras tanto en los foros se sigue comentando que Lycos intentó dar de su propia medicina a los spammers para acabar tomando una ración doble y quedando como sospechoso de un delito. Esta tarde el portal confirmaba que la campaña había sido paralizada.