Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las demandas de la industria musical en EE UU frenan el hábito de descargar 'online'

Un estudio refleja que, este invierno, unos 18 millones de personas han bajado canciones por Internet, frente a los 35 de la primavera

Las polémicas demandas de la industria de la música estadounidense contra los aficionados a intercambiar canciones online, declaradas ilegales por un tribunal hace unos días, parecen haber obligado a los usuarios a refrenar su hábito de descargas gratuitas.

Según un estudio recogido por Reuters, el porcentaje de estadounidenses que descargó música de Internet cayó al 14% en las cuatro semanas que finalizaron el 14 de diciembre, frente al 29% de una muestra de 30 días realizada en marzo, abril y mayo.

La encuesta telefónica a 1.358 internautas, realizada por Pew Internet & American Life Project, refleja cómo ha minado ese hábito la oleada de demandas de la Asociación de la Industria Discográfica de Estados Unidos (RIAA), que desde septiembre ha presentando unas 400 contra personas que han descargado música por Internet, alegando infracción "mayúscula" de copyright y pidiendo hasta 150.000 dólares por violación.

Alrededor de la mitad de los afectados por dichas acciones legales ha llegado a acuerdos extrajudiciales, normalmente por unos 5.000 dólares, mientras que otros han presentado una feroz batalla legal contra los litigios. El número de "descargadores" musicales ha caído a unos 18 millones de personas este invierno, desde los 35 millones de la primavera, según el estudio de Pew.

Las caídas más pronunciadas en el uso de intercambios de canciones online se produjo entre las mujeres, personas con alguna educación universitaria y padres con niños en casa. Los estudiantes y usuarios de banda ancha también mostraron importantes caídas en las descargas.

Además, la muestra señala que el uso de programas de intercambio de archivos cayó significativamente en noviembre. La base de usuarios de la plataforma principal Kazaa cayó un 15% con respecto al año anterior, mientras que la de Grokster descendió un 59%, según comScore Media Metrix, asociado de Pew para el estudio.

El mes pasado, un tribunal de apelación federal le asestó un inesperado revés, estipulando que los sellos musicales ya no podrían solicitar mediante citaciones legales a los proveedores de servicios de Internet el nombre de las personas que intercambian música por la Red.