Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El arte de 'colar un bulo'

Internet y el boca a boca contribuyen a que los bulos e historias más absurdos se extiendan por medio mundo: justo lo que sus creadores quieren

El pasado 18 de julio, la cadena estadounidense CNN recogió en su página de Internet las protestas que entre colectivos feministas de EEUU había causado la noticia de que una empresa de Las Vegas organizaba denigrantes cacerías de mujeres en paños menores con pistolas de pintura, que luego grababa en video. Incluso han sido emitidas imágenes de una de esas cintas, titulada Hunting for Bambi (A la caza de Bambi).

EL PAÍS se hizo eco del asunto en una crónica, llena de las pertinentes precauciones, publicada el día 21 de este mes. Varias páginas de Internet especializadas en bulos, mal llamados leyendas urbanas, afirman que el de Hunting for Bambi es el típico caso de una historia falsa bien colocada.

MÁS INFORMACIÓN

Lo cierto es que los creadores del vídeo de Las Vegas están de enhorabuena: miles de personas en todo el mundo ya han oído hablar de la supuesta cacería de mujeres. Aunque los textos e informaciones publicados alerten sobre la dudosa veracidad de los contenidos, poca gente se pregunta si se trata de hechos ciertos o no. La avidez por noticias escabrosas y la repetición de la misma información en diferentes medios y soportes —el correo electrónico es la estrella— contribuyen a propagar la especie de que la noticia ha sido confirmada.

En la crónica publicada por este periódico ya se advertía de que los responsables de la empresa que supuestamente ha organizado las infames cacerías se resistían a revelar dónde se habrían efectuado las grabaciones, aunque fueron prolijos en aportar datos como el precio del vídeo o el sueldo que cobraronn las mujeres que aparecen en él.

Bulos a la española

Mucha gente recordará todavía el caso de uno de lo más célebres bulos difundidos por España. Fue en 1999, y se originó a raíz de unas supuestas imágenes aparecidas en el extinto programa Sorpresa, sorpresa, de la popular comunicadora Isabel Gemio. El cantante Ricky Martin habría aparecido en directo, asisitiendo desde el interior del armario de la habitación de una admiradora, menor de edad, a un intercambio sexual con un perro en el que medió un bote de mermelada. Cientos de personas juraban haber visto unas imágenes que nunca existieron. Luego se supo que el bulo podría haber partido de miembros del equipo del programa.

Hay miles de ejemplos de estas falsas noticias que tanto predicamento tienen. Una visita a los sitios especializados que hay en Internet sirve tanto para desactivar esas fatídicas cadenas de desinformación, como para tomar ideas para un nuevo bulo. En español, una de las páginas más trabajadas es leyendasurbanas.org o rompecadenas.com.ar; en inglés, y con datos sobre Hunting for Bambi, destacan museumofhoaxes.com y snopes.com.