Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La telefonía fija es aún el principal mercado de las 'telecos' pese al avance de los móviles

La Agencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo calcula que el mercado del teléfono tradicional supone un 50% del total

La telefonía fija representa todavía la parte principal del mercado de telecomunicaciones en el mundo, pese a que su crecimiento es inferior al de la móvil, según un informe divulgado por la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (Unctad).

La telefonía fija representa el 50% del mercado, frente al 30% para la telefonía móvil y el 20% restante para otras áreas como equipamiento, según se refleja en el documento de la Unctad titulado Examen mundial de las materias primas. Allí se subraya que la telefonía tradicional ha sacado provecho de la liberalización del sector en varios países así como de otros factores que van del incremento demográfico en algunas regiones en desarrollo a la globalización del comercio.

El crecimiento de la telefonía fija ha sido particularmente elevado en "mercados de deficiente equipamiento en Latinoamérica, Europa central y oriental y Asia-Pacífico". "China y la India, con gigantescas poblaciones, ofrecen enormes perspectivas de crecimiento" en el sector de las telecomunicaciones, indican los expertos de la Unctad. En ese sentido, señalan que la competencia podría incrementarse una vez consolidada la división de la compañía nacional en dos operadores: China Telecom en el norte del país y China Netcom en el sur.

La agencia de Naciones Unidas apunta que una de las esperanzas de crecimiento de la telefonía fija en los países industrializados reside en las líneas de alta velocidad y señala que en EE UU ya hay 25 millones de abonados frente a los 6 millones de Europa occidental.

Respecto a Internet, la Unctad constata que " continúa creciendo" (hay unos 500 millones de internautas en todo el mundo), aunque sobre todo en Estados Unidos, Japón, Europa y en un grupo limitado de países industrializados. A finales del 2001 un promedio del 65% de la población de EE UU y del 50% de Europa occidental disponía de un ordenador. La conexión a la Red alcanza el 60% de los hogares estadounidenses, el 50% en Japón y el 30% en Europa occidental.