Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España es uno de los países occidentales peor preparados para el mundo digital

Suecia es el país más experto en Internet, por delante de EE UU

España ocupa el puesto número 23 de una clasificación que refleja el desarrollo de Internet, los servicios digitales y el comercio electrónico, por detrás de la práctica totalidad de Europa occidental, América del Norte y parte de Asia. El estudio apunta a la escasez de conexiones de alta velocidad y las tarifas altas para explicar el retraso.

1. Suecia
2. Dinamarca
3. Holanda
4. Estados Unidos
5. Reino Unido
23. España

Por delante de España figuran todos sus socios comunitarios salvo Grecia (que está colocada en el puesto 26), el resto de los países de Europa occidental, EE UU, Canadá y Australia. También le adelantan los más pujantes de Asia, a excepción de Japón (Hong Kong, Singapur, Corea del Sur y Taiwán). El informe, realizado por The Economist e IBM en los 60 países de mayor relevancia económica, apunta que los usuarios quieren Internet fundamentalmente para informarse y comunicarse. Sin embargo, las compras y las operaciones bancarias a través de la Red son más numerosas cada año.

La lista de los más avezados en la red está encabezada por Suecia que desbanca, así, a EE UU. De hecho, según el estudio, en el norte de Europa se dan las condiciones ideales para el comercio electrónico: una economía saneada, un amplio cuerpo legislativo sobre la Red, un infraestructura de tecnologías de la información muy desarrollada y un alto número de usuarios de Internet.

La diferencia entre el norte y el sur de Europa radica en el uso "todos los días y para todo" que los nórdicos hacen de Internet. De acuerdo con el informe, en los países mediterráneos el comercio electrónico es ocasional y el pago por tarjeta de crédito está poco extendido. "Por motivos culturales, entre otros, los europeos del sur son reticentes a hacer negocios por Internet", concluyen.

Redes y precios

Para corregir el déficit de desarrollo digital, The Economist e IBM recomiendan que se ponga el acento en extender las conexiones de alta velocidad, que "aún son minoritarias en Europa". "En muchos países, las grandes telecos dominan el mercado, lo que inhibe la competencia y mantiene altos los precios", explican. En cambio, en los que hay mayor concurrencia, los nuevos operadores han mejorado sus redes para contraofertar el ADSL de las telefónicas, lo cual se ha traducido también en una reducción de los precios.

La clasificación mundial la cierran Kazajstán y Azerbaiyán, lastrados sobre todo por la escasez de infraestructuras. Les preceden varios países africanos y asiáticos como Argelia, Pakistán o Vietnam.