EL GRAN 'HACKER', EN LIBERTAD

Kevin Mitnick vuelve a la Red

Tras una rocambolesca historia de ataques, persecuciones y detenciones, el 'hacker' más famoso puede volver a utilizar un ordenador a partir del 21 de enero.

Kevin Mitnick está completamente solo. Hace tiempo que ha anochecido en la fría habitación de su hotel, pero está despierto. No es nada extraño; él siempre trabaja solo y bien entrada la noche. Mitnick comienza a preparar los últimos detalles para el ataque. Observa sus armas: un ordenador portátil y un teléfono. Su objetivo está a cientos de kilómetros de allí, en la sede de una de las multinacionales más poderosas del mundo, y está protegido por sofisticados y carísimos sistemas de seguridad. Pero Mitnick sabe que, a través de las redes informáticas y telefónicas, lo que busca está al alcance de su mano. En menos de una hora y tras un par de llamadas, consigue hacerse con las claves de acceso al sistema informático de la multinacional, pone sus manos en el teclado de su portátil y comienza a moverse sigilosamente por las entrañas digitales de la corporación.

Más información

Minutos después, y sin haberse movido de la fría habitación del hotel, ha logrado robar la joya de la corona digital de la compañía, el código fuente o secreto de fabricación de sus productos. Cuando la empresa, primero, y el FBI, después, descubren el ataque, Mitnick ya ha disimulado perfectamente su rastro digital para enviar a las autoridades a cientos de kilómetros de su hotel. Mientras estudia cuidadosamente los secretos digitales que ha descubierto, ya planea el próximo ataque, que realizó durante años, una y otra vez, contra empresas como Nokia, Motorola o Fujitsu.

Kevin David Mitnick es el padre de todos los hacker. El "pirata informático más famoso del mundo", según el Libro Guinness de los Records. También es el hacker más escurridizo, ya que ha estado huyendo, en prisión o en tratamiento por "adicción al ordenador" desde que tenía 17 años. Y, según el FBI, es el más peligroso. Mitnick ha sido el único criminal informático que ha figurado en un cartel de "Se busca" y pasó ocho meses en una celda de aislamiento porque las autoridades creían que podía arruinar electrónicamente la vida de cualquier persona con la que hablara con sólo conocer un par de datos sobre ella.

Alejado de la electrónica

El FBI le capturó finalmente en una lluviosa madrugada de 1995, tras una espectacular persecución digital dirigida por un hacker rival. Entonces ya era un mito más que un hombre. El pirata salió de la cárcel en 2000, pero bajo una condición: no podría tocar un ordenador, ni conectarse a Internet, ni manejar ningún dispositivo inalámbrico hasta enero de 2003. Al fin y al cabo, según el fiscal encargado de su caso, este hombre podría lanzar misiles nucleares con sólo silbar por un teléfono.

Ahora, su castigo está a punto de acabar. Hiy, 21 de enero de 2003, Mitnick volverá a ser electrónicamente libre, a sus 38 años de edad. Ha pasado tres años en libertad vigilada, cinco en prisión, ocho en aislamiento y dos huyendo. A estas alturas, nadie recuerda exactamente lo que Kevin Mitnick hizo en realidad.

"Puedo haber sido un grano en el culo, pero nunca he destruido información, ni la he utilizado, ni se la he dado a terceros. Mis fechorías estaban motivadas por la curiosidad", ha insistido él, en numerosas ocasiones. Sobre sus crímenes se han escrito cuatro libros y centenares de reportajes, pero sus biógrafos no logran ponerse de acuerdo, ni siquiera, en las partes esenciales de su vida. El pasado mes de octubre, el hacker contribuyó aún más a la leyenda publicando un libro, titulado The Art of Deception ("El arte del engaño") en el que se incluía un extenso prólogo donde, por fin, contaba su propia versión de su intensísima vida. El texto fue finalmente apartado del libro, ya que Mitnick también tiene prohibido hacer dinero de su historia hasta 2007. Pero el capítulo apareció misteriosamente en Internet. Se titula La historia de Kevin.

Publicado en el suplemento dominical EL PAÍS SEMANAL (EP[S]) del 19 de enero de 2003 y adaptado cronológicamente por la redacción de ELPAÍS.es.

Kevin Mitnick, en una foto reciente publicada en el sitio web de su empresa.
Kevin Mitnick, en una foto reciente publicada en el sitio web de su empresa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción