_
_
_
_

Los obispos animan a las monjas clarisas de Belorado que no están conformes a que “expresen su postura en libertad de conciencia”

La Conferencia Episcopal asegura que no todas las hermanas del monasterio suscriben la decisión de abandonar la Iglesia Católica

El portavoz de las religiosas Clarisas del Monasterio de Belorado (Burgos), José Ceacero.
El portavoz de las religiosas Clarisas del Monasterio de Belorado (Burgos), José Ceacero.Santi Otero (EFE)

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha asegurado este jueves que no todas las hermanas del monasterio de las clarisas de Belorado y Orduña suscriben la decisión de la abadesa de abandonar la Iglesia católica y ha animado a las religiosas a expresar su postura en libertad de conciencia.

En un mensaje de la comisión episcopal para la Vida Consagrada de la CEE, los obispos respaldan el comunicado del arzobispado de Burgos y del obispado de Vitoria y tienden la mano a las monjas clarisas de Belorado y Orduña, al tiempo que lamentan “profundamente” la declaración de ruptura con la Iglesia católica de la abadesa.

“Solicitamos que cada hermana del monasterio de Belorado y Orduña, en el ejercicio de su libertad de conciencia, pueda expresar su postura ante la decisión que comunica la abadesa”, señala la CEE, que indica que “el desarrollo de los acontecimientos sugiere que no todas las hermanas suscriben la carta de la abadesa”.

Sobre este comunicado, hecho público el pasado 13 de mayo, los obispos explican que su contenido se corresponde con el que propugnan aquellos que niegan la validez del Concilio Vaticano II y son denominados “sedevacantistas”. Añaden que el texto entronca con un grupo que es considerado una secta por varios expertos.

Lamentan el tono “ofensivo y recriminatorio” y el uso de algunos términos, como por ejemplo el de la “sumisión” a un falso obispo y supuesto líder de una secta.

Términos que, apunta la CEE, no son propios del modo habitual de comunicarse de estas hermanas y que se manifiestan ahora públicamente no solo en las palabras escritas de la abadesa, sino también en medios de comunicación “abundando en expresiones confusas que parecen fruto de engaños”.

La comisión episcopal para la Vida Consagrada asegura que los motivos de descontento aducidos en la carta tienen solución y no ve una “relación proporcionada” entre las causas expuestas y la conclusión a la que se llega.

Así, pide a las monjas que se abran al diálogo con obispos, sacerdotes, personas consagradas, hermanos y hermanas de la Iglesia católica que, “fieles a la verdad y en comunión con el papa Francisco, buscan el bien para este monasterio y para cada hermana clarisa”.

Denuncia de las clarisas de Vitoria

Las monjas clarisas de Vitoria presentarán una demanda en los tribunales para conseguir la anulación de la compraventa del monasterio de Orduña (Bizkaia) a las clarisas de Belorado (Burgos) al considerar que “no se pueden quedar con las propiedades” de la Iglesia católica tras haberse “ido a una secta”.

El vicario para la Vida Consagrada de la Diócesis de Vitoria, Manuel Gómez Tavira, ha acompañado este jueves a las responsables del convento de Vitoria al despacho de abogados que llevará esta acción judicial y ha planteado que una vez que las clarisas de Belorado “se han ido a una secta no pueden quedarse con las propiedades” de la Iglesia católica.

“Esto no es un problema de dinero”, ha insistido y para ratificarlo se ha referido a las declaraciones de la abadesa de Belorado, sor Isabel de la Trinidad, quien hizo este miércoles un llamamiento a los católicos que, como ella, se sientan “profundamente defraudados” con la Iglesia católica de las cuatro últimas décadas, a que “escuchen” lo que tienen que plantear frente a las “herejías” que observan en el Vaticano y en el catecismo.

“Han dejado de ser clarisas”, ha señalado Gómez Tavira. En la demanda se alegará como argumento el impago por parte de la congregación burgalesa. “Si no hubiera pasado esto, las hermanas de Vitoria nunca les hubiesen pedido un duro porque las dos son clarisas, pero ellas (las de Belorado) ya han dejado de ser clarisas”, ha asegurado.

Como recoge el diario El Correo, el despacho de abogados presentará una “pregunta civil en ejercicio de condición resolutoria acordada en la escritura de compraventa”, asunto que, de aceptarse, supondría la cancelación del contrato de compraventa. Con ello, deberán abandonar el convento de Orduña las hermanas de la congregación de Belorado que aún residen allí. La demanda podría presentarse ante un juzgado de la localidad burgalesa de Briviesca.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_