Sanidad propone una jubilación activa de los médicos de Atención Primaria para incorporar más profesionales al sistema

El Gobierno quiere permitir la compatibilización del ejercicio en el sistema público con el cobro del 75% de la pensión, algo que ahora está vedado

Manifestación para exigir la mejora de la atención primaria en la sanidad pública, este jueves frente a la Asamblea de Madrid.
Manifestación para exigir la mejora de la atención primaria en la sanidad pública, este jueves frente a la Asamblea de Madrid.Fernando Sánchez (Europa Press)

El Gobierno quiere parchear la escasez de médicos de Atención Primaria en el Sistema Nacional de Salud incentivando a los facultativos a retrasar su jubilación. La iniciativa, presentada este jueves en la Comisión de Recursos Humanos del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, pasa por posibilitar la jubilación activa de los médicos, de forma que puedan continuar trabajando mientras mantienen el 75% de su pensión. Se permitirá además un régimen de jubilación activa parcial con el 50% de la jornada.

Así lo han anunciado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, y el de Seguridad Social, José Luis Escrivá. Se trata de un proyecto piloto de duración limitada a tres años que aplicará solamente a los médicos de Atención Primaria (los de familia y los pediatras). Es una respuesta la crisis generalizada que este servicio sufre en toda España, y que ha provocado huelgas en varias comunidades autónomas.

Darias ha asegurado que la propuesta ha sido “muy bien acogida por todos los miembros” de la comisión y que se suma a otras “para dar respuesta a la incorporación de más médicos especialistas al Sistema Nacional de Salud”. Por su parte, Escrivá ha subrayado que esta medida “intenta abordar la insuficiencia de profesionales sanitarios generales y de pediatría en Atención Primaria. Esta insuficiencia es el resultado de la combinación de dos elementos: la existencia de promociones de médicos muy numerosas en los años ochenta que se están jubilando ahora y una planificación inadecuada desde hace una década de la provisión de nuevas plazas”.

La Atención Primaria supone el 30% de los médicos del servicio público de salud, lo que significa 42.000 facultativos, de los que 6.000 son pediatras. Además, los médicos de Atención Primaria cuentan con la mayor ratio de mayores de 60 años: un tercio del total. El proceso de jubilación de estos profesionales amenaza al servicio en los próximos cinco años, tiempo aproximado en el que dará tiempo a reponer estas bajas.

Ante esta situación, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones explicó que la medida será “temporal y excepcional, con una duración de tres años”. Esta propuesta se ha adoptado de forma excepcional porque, tal y como recordó Escrivá, “la normativa actual de jubilación es bastante heterogénea y las opciones para alargar la vida laboral de los médicos en el sector público son limitadas”. Actualmente, los médicos pueden alargar su vida laboral si lo desean, pero no compatibilizar la jubilación con la actividad pública. “Además de no estar permitida la jubilación activa, tampoco es posible en la práctica la jubilación parcial de los médicos del sector público. En cambio, sí existe la posibilidad de jubilación demorada”, ha puntualizado Escrivá.

La ministra de Sanidad ha remarcado que esta propuesta “se va a compartir con los sindicatos sanitarios para que puedan participar. Esta es una medida más dirigida a la Atención Primaria, el eje vertebrador del Sistema Nacional de Salud”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS