_
_
_
_
_

Los médicos catalanes anuncian una huelga el 25 y 26 de enero como protesta por la situación de la sanidad pública

La Generalitat confía en llegar a un acuerdo con los sindicatos y garantiza “aumentos salariales” a partir de 2023

Protesta de médicos de atención primaria en Barcelona, en una imagen de archivo.
Protesta de médicos de atención primaria en Barcelona, en una imagen de archivo.Albert Garcia

Las movilizaciones llegan a Cataluña. El sindicato Metges de Catalunya ha anunciado este lunes una huelga para los próximos días 25 y 26 de enero como protesta por la situación de la sanidad pública catalana. La llamada sindical llega tres semanas después de la gran manifestación de Madrid contra las políticas sanitarias de la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, ante la falta de personal y la precariedad laboral. “Las condiciones de los médicos son indignas”, ha denunciado el secretario general del sindicato catalán, mayoritario entre los facultativos, Xavier Lleonart. Unos 25.000 trabajadores del Instituto Catalán de la Salud (ICS) y del Siscat (el sistema concertado) están llamados a unirse a las movilizaciones, según los cálculos sindicales.

Metges de Catalunya, en todo caso, considera que “aún hay tiempo” para evitar las movilizaciones y asegura que “tiende la mano” a la Generalitat para llegar a un “acuerdo” antes de ejecutar la huelga. “Hay tiempo para entendernos, por esto concedemos este amplio periodo de negociación. No queremos llegar a hacer estas movilizaciones, pero este acuerdo debe pasar por una mejora substancial de nuestros profesionales”, ha remarcado Lleonart. El Departamento de Salud, por su parte, se ha mostrado este lunes por la tarde “confiado” de llegar a un acuerdo con los trabajadores a través de las mesas de negociación de los convenios profesionales, actualmente en marcha. “Los acuerdos deben conseguirse en estas mesas y se está trabajando para conseguir las mejoras”, ha explicado el subdirector del CatSalut, Alfred Garcia. El responsable ha asegurado que los incrementos salariales “están garantizados” con el aumento presupuestario del Departamento, previsto en mil millones más a partir de 2023. Lleonart, en todo caso, puesto en cuestión por la mañana las reformas previstas: “¿Qué va a hacer con estos mil millones? Queremos un compromiso formal para mejorar las condiciones laborales y retributivos”.

El sindicato ya avisó hace 10 días en el Parlament que solo faltaba “una chispa” para que estallara una “revuelta” y que habían lanzado en “último grito de alerta” a los representantes políticos. Lleonart ha admitido que el anuncio es una “medida de presión” para obligar al Departamento de Salud a mover ficha: “Parece que sin esta medida nadie se pone las pilas”. El presidente del sindicato, Jordi Cruz, ha asegurado que si no se hubiese producido un relevo en la consejería, con la entrada de Manel Balcells en el Departamento, “ya estaríamos en huelga”.

El sindicato considera que los responsables políticos no ofrecen mejoras a pesar del impacto de la covid en el sistema y de la falta personal permanente. “Venimos sufriendo los recortes de la última década, la pandemia de la covid y la recuperación postpandemia”, ha insistido Cruz. “Nos dan golpecitos en la espalda y nos aplaudieron desde los balcones, pero a la hora de la verdad los políticos no nos ofrecen nada de nada”, ha insistido.

La organización presentó el pasado 18 de noviembre en el Parlament un decálogo acompañado de 54.344 firmas de apoyo para “transformar” la sanidad. El decálogo, entre otras peticiones, pide “acabar con los recortes, contratar más personal, mejorar las condiciones laborales y salariales, que los profesionales intervengan en el cambio de modelo organizativo del sistema y un mayor reconocimiento para la atención primaria”. Sobre estas bases, Lleonart ha añadido que las condiciones laborales son muy malas. “A alguien se le ocurre agendar más de una misma visita a la misma hora, y los médicos llegamos a tener agendas de entre 50 y 70 pacientes en un día”.

Otra de las reivindicaciones del sector es la mejora de las retribuciones. En plena negociación de los convenios salariales de los trabajadores del Institut Català de la Salud (ICS) y del resto del sistema, Metges ha asegurado que estas negociaciones “no atisban ninguna mejora para los facultativos”. Lleonart ha insistido en la necesidad de retener “el talento” y combatir la “desafección” de los facultativos. “Necesitamos un plan de rescate: tenemos las peores datos en accesibilidad y listas de espera; y en los próximos 10 años se jubilarán 9.000 profesionales, algunos de forma anticipada”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Bernat Coll
Periodista centrado actualmente en la información sanitaria. Trabaja en la delegación de Catalunya, donde inició su carrera en la sección de Deportes. Colabora en las transmisiones deportivas de Catalunya Ràdio y es profesor del Máster de Periodismo Deportivo de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_