California decreta el estado de emergencia ante las altas temperaturas y el riesgo de apagones

La región se prepara para una ola de calor de al menos cinco días en los que se disparará la demanda de electricidad

Una mujer se refresca este miércoles en Skid Row, en el centro de Los Ángeles.
Una mujer se refresca este miércoles en Skid Row, en el centro de Los Ángeles.Jae C. Hong (AP)

Una ola de calor pone a prueba a California. El verano está en su recta final, pero antes de irse las altas temperaturas significarán un reto para la región más poblada de Estados Unidos. El gobernador Gavin Newsom ha decretado este miércoles el estado de emergencia para aumentar de forma temporal la producción de energía en la entidad. Al mismo tiempo, el mandatario demócrata ha pedido a los californianos reducir la demanda de energía mientras los termómetros suben los próximos días. Desde esta tarde, los habitantes de esta región están llamados a ahorrar energía entre las cuatro de la tarde y las nueve de la noche.

“Es el más reciente recordatorio de lo real que es la crisis climática y como está afectando a todos los californianos”, ha dicho Newsom. El estado de emergencia decretado permite a las plantas producir más energía utilizando generadores de reserva, comúnmente utilizados en tiempos de alta demanda. Una gran ola de calor, que se presume puede ser la peor de la temporada con registros entre los 34 y los 43 grados centígrados, se espera para este miércoles y hasta el próximo 7 de septiembre. Es una situación atípica. Las altas temperaturas, habituales en las regiones del interior de California a estas alturas del año, también afectarán las ciudades de la costa, las más pobladas de la entidad.

El Gobierno local ha explicado que la transición a energías verdes ha logrado que haya 4.000 megavatios disponibles en la red que no existían en hace dos años. Desde entonces, se ha reforzado los sistemas de emergencia con generadores de respaldo que permitan afrontar condiciones extremas, cada vez más comunes. Estos también han puesto a disposición del sistema otros 2.000 megavatios. Todo eso parece ser insuficiente estos días. En buena medida porque la sequía y la falta de lluvia tienen en mínimos la capacidad de las presas y las hidroeléctricas. “La duración de esta ola de calor es más larga que otras, lo que aumenta el tiempo en el que crecerá la demanda”, señala un comunicado de la Administración.

El operador de la red ha solicitado a los californianos que los próximos días solo prendan el aire acondicionado antes de las cuatro de la tarde. También se ha implorado apagar luces que no sean necesarias y limitar el uso de la lavadora y la secadora, entre otros electrodomésticos, al día en lugar de la noche. El objetivo es preparar a la entidad para los primeros días de la próxima semana, donde el calor coincidirá con el feriado del Día del trabajo, uno de los más populares del país. Las estimaciones calculan que la demanda se disparará entonces a los 48.000 megavatios, la cifra más alta en lo que va de 2022.

Los termómetros pueden registrar estos días hasta once grados centígrados más que en días recientes. En el Valle de la Muerte, sin embargo, se vive otra realidad. La zona, al oeste de California y en la frontera con Nevada, es la más seca de Estados Unidos y siempre coquetea con la posibilidad de romper la temperatura más alta registrada en el mundo. Lleva dos años elevando el mercurio por encima de los 54 grados centígrados. El Servicio Meteorológico ha dicho que este sábado se pueden registrar 52 grados en esa región del desierto. Tan solo hace algunas semanas, el sitio registró lluvias torrenciales, demostrando lo confuso que puede ser el clima en el país.

Sin llegar a esos extremos, el primer día de la ola de calor ya ha batido algunas marcas. En Woodland Hills, al norte de Los Ángeles, los termómetros marcaron la temperatura más alta en 24 años, 44 grados centígrados. Burbank, en el valle de San Fernando, también tuvo el día mas caluroso desde 2017. Los meteorólogos también documentaron dos nuevas marcas en la región de San Diego, al sur de la entidad.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.
Suscríbete

Este jueves será el turno de San Francisco. El fenómeno es conocido como domo de calor. Un sistema similar abrasó el oeste de EE UU el año pasado, dejando decenas de muertes. Este hace que un sistema de alta presión capture las altas temperaturas e impida que entre aire frío para disminuir los grados. La cuna tecnológica del país verá saltar los registros de los 15 hasta los 30 grados. El Estado está en alerta máxima para el domingo y lunes, cuando se alcanzarán las temperaturas más altas, de acuerdo a los especialistas.

Newsom ha recordado este miércoles que su Administración está adoptando algunas medidas para alejarse de los combustibles fósiles. Entre estas, la prohibición de la venta de coches que solo funcionen con gasolina a partir de 2035. La apuesta por los automóviles eléctricos someterá a una gran presión a la red eléctrica del gigante estadounidense, que ya enfrenta el embate del cambio climárico.

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard

Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS