Dos crímenes machistas sacuden Egipto y Jordania

Los brutales asesinatos de dos jóvenes universitarias a manos de pretendientes a los que habían rechazado generan una gran consternación y rabia

Naira Ashraf, estudiante asesinada en Egipto. Foto de sus redes sociales
Naira Ashraf, estudiante asesinada en Egipto. Foto de sus redes sociales

Dos asesinatos machistas a dos jóvenes universitarias con solo tres días de diferencia, los dos cometidos por dos pretendientes rechazados. El primero, a una joven en Egipto, el otro, en Jordania. Son la última muestra de la violencia extrema a la que se enfrentan las mujeres en el mundo árabe. Estos crímenes han desatado una ola de consternación y rabia entre la ciudadanía de estos países, que llaman a las autoridades a abordar la raíz del problema de esta lacra: el machismo, la misoginia. Ha tomado impulso en las redes sociales una llamada para convocar una huelga general transnacional de mujeres el próximo 6 de julio, como respuesta a los brutales niveles de violencia machista. Las impulsoras de la convocatoria, que en Facebook cuenta con casi 20.000 seguidoras, critican que las instituciones no cumplan con su responsabilidad de ofrecer protección, así como su pasividad a la hora de impulsar cambios estructurales para garantizar su derecho a la vida.

El primer asesinato se produjo el lunes 20 de junio en frente de la universidad de Mansura, una ciudad en el norte de Egipto, donde la estudiante de arte Nayera Ashraf, de 21 años, fue apuñalada varias veces y degollada delante de numerosos testigos a plena luz del día por un joven al que ella había rechazado: Ashrafa rehusó a casarse con él. El crimen fue captado en un vídeo, que luego se difundió rápidamente a través de las redes sociales. En él puede verse cómo el asesino se lanza sobre ella en medio de una calle muy concurrida.

Dos días después del crimen, la Fiscalía de Egipto informó de que el asesino confeso había sido detenido y remitido a juicio. El ministerio público afirmó en un comunicado que el teléfono móvil del asesino contenía varios mensajes en los que amenazaba con degollar a Ashraf. Del mismo modo, las autoridades han precisado que el día del crimen el asesino subió al mismo autobús que la estudiante, que se dirigía a la universidad para hacer unos exámenes. Al bajar del vehículo, este la atacó con un cuchillo que llevaba escondido. La primera sesión del juicio estaba prevista para el pasado domingo, pero el tribunal aplazó la audiencia a este martes.

Pese a la pronta reacción de la Fiscalía, los detalles que han ido trascendiendo sobre los meses previos al asesinato y la reacción de una parte de la sociedad han encendido todavía más los ánimos de la opinión pública. El entorno de Ashraf ha asegurado que la joven había presentado varias denuncias contra el asesino a la policía, a menudo acusada por una parte de la ciudadanía de pasividad e indiferencia ante estos casos, y que la Fiscalía ya había emitido órdenes de alejamiento.

Culpable por no llevar velo y vestir ropa ajustada

Un telepredicador y profesor de la prestigiosa universidad religiosa de Al Azhar culpó a Ashraf de su propio asesinato por no llevar velo y usar ropa ajustada. En un gran cartel en memoria de la joven colgado frente al lugar donde fue asesinada también se incluyó una foto manipulada en la que aparece vestida con velo, pese a que ella no lo llevaba.

El mensaje del telepredicador generó una fuerte reacción en las redes sociales y en algunos medios de comunicación. El oficialista Consejo Nacional de la Mujer informó de que han denunciado a este hombre ante las autoridades por su carácter misógino y por incitación a la violencia y al asesinato, un delito penado por la ley.

El segundo asesinato ocurrió el pasado jueves, cuando un hombre, de 37 años, disparó varias veces a la joven estudiante de Enfermería Iman Rashid, tras finalizar un examen en una universidad de Amán, la capital de Jordania. El asesino de Rashid consiguió entrar dentro del campus pese a llevar un arma consigo, según han informado medios jordanos. Aunque la joven fue trasladada de urgencia a un hospital cercano, murió poco después.

En este caso, el asesino de Rashid se suicidó después de que la policía lo localizara y rodeara, según informó el domingo la Seguridad Pública del país en un comunicado. Algunos medios locales han difundido una supuesta captura de pantalla de un móvil en la que puede leerse un mensaje que el asesino le habría enviado a la víctima donde le aseguraba que si no aceptaba casarse con él la mataría, siguiendo el ejemplo de lo que le había sucedido a Ashraf en Egipto.

A raíz del asesinato de Rashid, que fue enterrada un día después en el norte de Jordania, las redes sociales volvieron a llenarse de mensajes de indignación y tristeza, y de llamadas exigiendo hacer justicia. La universidad de la joven también anunció que había decidido renombrar uno de los espacios de su facultad con su nombre para preservar su memoria.

Aunque ha recibido menos atención que los dos anteriores casos, el pasado sábado la veinteañera jordana Lubna Mansur, fue también asesinada a manos de un hombre en la ciudad de Sharjah, en los Emiratos Árabes Unidos. La Policía del emirato informó de que la mujer había sido apuñalada en su coche, donde la encontraron después. Los agentes detuvieron poco después a su asesino. A pesar de que las autoridades no identificaron ni al asesino ni a la víctima, la familia de Mansur lo hizo en las redes sociales.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS