La OMS resuelve que de momento la viruela del mono no es una emergencia sanitaria internacional

La decisión ha sido tomada por el director general de la organización, siguiendo la recomendación de un grupo de expertos

Una muestra de un paciente sospechoso de tener la viruela del mono, en Madrid.
Una muestra de un paciente sospechoso de tener la viruela del mono, en Madrid.Pablo Blazquez (Getty Images)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha asegurado este sábado que, de momento, el brote de viruela del mono en Europa y en países de otras regiones no debe considerarse como una emergencia sanitaria internacional, como ocurre en el caso de la covid-19. La decisión ha sido tomada por el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, siguiendo la recomendación de un grupo de expertos convocados para deliberar sobre la gravedad del brote, como señal de la preocupación que está causando el aumento de personas infectadas.

El comité de emergencias de la OMS celebró el jueves en Ginebra una reunión para evaluar si el brote constituye una “emergencia de salud pública de importancia internacional”. Este es el máximo nivel de alerta que puede declarar el organismo, una consideración que actualmente tienen el coronavirus y la polio. La declaración de la emergencia internacional pretende incrementar la coordinación entre los países y reforzar los mecanismos para la búsqueda activa de casos y la implementación de medidas que ayuden a poner freno a la circulación del virus.

Desde inicios de mayo se han notificado 3.040 casos de viruela del mono de 47 países. La viruela del mono mantiene su tendencia al alza en casi toda Europa. Con más de 2.000 casos confirmados en 28 países del continente, las cadenas de contagio siguen sin ser controladas en las tres capitales que primero fueron golpeadas —Londres, Madrid y Lisboa— y la circulación del virus se acelera en otras dos grandes ciudades, Berlín y París, mientras también crece en países como Bélgica, Países Bajos e Italia.

La viruela del mono es una enfermedad zoonótica cuyo reservorio está en pequeños roedores del centro y oeste de África. De ellos, a través de fluidos, salta esporádicamente al ser humano e inicia cadenas de transmisión que hasta ahora habían sido limitadas, ya que para que una persona contagie a otra se requiere un contacto estrecho como el que se produce durante las relaciones sexuales, aunque no solo en ellas.


Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS