Los técnicos de Sanidad y las comunidades avalan la tercera dosis de la vacuna para todos los mayores de 50 años

La Comisión de Salud Pública tendrá que ratificar la medida propuesta por la Ponencia de Vacunas, que incluye también el refuerzo para los trabajadores esenciales que recibieron doble pauta de AstraZeneca

Centenares de personas hacen cola para recibir la vacuna frente a la covid en la Fira de Barcelona de Montjuic, en Barcelona, este miércoles.
Centenares de personas hacen cola para recibir la vacuna frente a la covid en la Fira de Barcelona de Montjuic, en Barcelona, este miércoles.Albert Garcia

Todos los mayores de 50 años que lo deseen recibirán una tercera dosis de la vacuna del coronavirus. La Ponencia de Vacunas, el equipo de técnicos que asesora al Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, ha avalado el pinchazo de refuerzo para este grupo seis meses después de recibir la última inyección, así como para los que tengan una doble pauta de AstraZeneca, es decir, buena parte de los trabajadores esenciales menores de 60 años que se vacunaron la pasada primavera. La decisión tendrá que ser ratificada este jueves por la Comisión de Salud Pública, integrada por los directores generales de esta área, según ha confirmado este miércoles la ministra de Sanidad, Carolina Darias. Hasta ahora la tercera dosis estaba destinada a los mayores de 60, el personal sanitario y las personas con enfermedades que las hacían más vulnerables a la covid.

Pero España se sumará tres semanas después, y de forma parcial, a la recomendación del Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), que indicó la tercera dosis para mayores de 40 años el pasado 24 de noviembre. Es algo que países como Israel, Alemania, Francia, Estados Unidos y Reino Unido ya están implementando, muchos de ellos para toda su población mayor de edad.

En España, los técnicos han preferido ser más conservadores con esta medida para centrarse primero en quienes consideraban prioritarios: los mayores de 60 años, que son los que más riesgo sufren de padecer un agravamiento de la covid que les lleve al hospital o incluso les cause la muerte. Pero tanto la incertidumbre de la variante ómicron, frente a las que las vacunas parecen mostrar peores resultados, como a la fuerte subida de la sexta ola y el hecho de que el ritmo de vacunación entre los mayores se haya estancado les ha llevado a avanzar con las franjas de edad.

La decisión llega cuando han pasado aproximadamente seis meses de las vacunaciones de la mayoría de personas de entre 50 y 60 años, que recibieron la segunda dosis en junio. La estrategia de edades que España ha seguido desde un principio para la vacunación continúa así cumpliéndose de forma implícita. Los técnicos tienen unas semanas para decidir si indican la vacuna para los que tienen entre 40 y 49 años antes de que pase medio año del último pinchazo para la mayoría de ellos.

Darias ha subrayado tras el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que la estrategia de vacunación se está continuamente revisando e irá avanzando a medida que los técnicos así lo aconsejen. “Las vacunas protegen, salvan vidas, pero con el transcurso del tiempo, pierden efectividad. Sabemos que la dosis de refuerzo funciona y de ahí la llamada para que acudan a vacunarse para seguir protegiéndonos”, ha dicho.

Fuentes de Sanidad dan por hecho que en próximas semanas la decisión será inyectar la tercera dosis también entre los cuarentañeros y defienden que el avance progresivo es lo que le ha funcionado hasta ahora a España y le ha colocado como uno de los referentes mundiales en inoculaciones.

La ministra ha señalado que pese a que la onda epidemiológica sigue creciendo con fuerza (la incidencia acumulada ha llegado este miércoles a 441 casos por 100.000 habitantes en 14 días), lo hace a mucho menor ritmo entre los mayores de 70 años, que son precisamente los que han recibido mayoritariamente la tercera dosis. También ha recordado que el ritmo de ingresos hospitalarios asciende de forma mucho más lenta que en olas previas: un 5,2% de las camas están ocupadas por pacientes con covid, una cifra que asciende al 13,4% en las UCI.

Para los expertos en vacunología e inmunología consultados por este periódico en los últimos días, revacunar a los menores de 60 años no era una prioridad. Varios estudios muestran cómo la tercera dosis refuerza la respuesta inmunitaria y uno muy reciente pone en evidencia que disminuye un 90% adicional de protección frente a la hospitalización. Argumentaban que esto era muy útil para mayores y vulnerables, en los que los efectos de la doble pauta comenzaba a decaer. Sin embargo, no lo veían urgente en personas más jóvenes de 60. “Ya de por sí es muy raro que una persona de esta edad requiera hospitalización. Con la pauta completa de dos dosis, todavía menos”, explicaba Jaime Jesús Pérez, de la Sociedad Española de Vacunología.

Miguel Hernán, catedrático de Epidemiología de la Universidad de Harvard, discrepa de este punto de vista. “Existe evidencia de su utilidad en menores de 60 años hace meses. Nuestro estudio con datos de Israel, disponible desde septiembre, demostró que el riesgo de hospitalización por covid (variante delta) se reducía considerablemente en todos los grupos de edad después de la tercera dosis”, reflexiona.

En opinión de Hernán, después de una campaña de vacunación “ejemplar” para reducir las hospitalizaciones por covid, continuar retrasando la tercera dosis de los adultos es un error, independientemente de su edad. “Es fundamental para mantener la inmunidad frente a delta, y ahora parece que aún más para ómicron. Además, no está claro que haya que esperar cinco o seis meses. El Reino Unido está administrándola a los tres como medida urgente frente a ómicron. A nuestro equipo de Oxford y Harvard nos llevará un tiempo determinar la efectividad comparada de cada alternativa, pero eso son detalles. Lo importante ahora es actuar rápidamente para evitar una nueva sobrecarga de los sistemas de salud. Tenemos la herramienta. Solo hay que usarla”, zanja.

Sobre la firma

Pablo Linde

Empezó a escribir sobre el coronavirus prácticamente cuando se descubrió y desde entonces se ha dedicado a cubrir la pandemia. Comenzó a publicar en EL PAÍS en 2007, centrado en asuntos relacionados con la sanidad y la salud, lo que le ha valido ganar varios premios nacionales, como el Prismas de divulgación científica o el Boehringer de medicina.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS