Países Bajos confirma que la variante ómicron ya estaba en Europa antes de que fuese detectada en Sudáfrica

Al menos 10 países de la UE han confirmado casos de la nueva mutación, todos con sintomatología leve, mientras persisten las incógnitas sobre su resistencia a las vacunas

Pruebas de coronavirus a viajeros procedentes de Sudáfrica, este martes en el aeropuerto Schiphol de Ámsterdam.
Pruebas de coronavirus a viajeros procedentes de Sudáfrica, este martes en el aeropuerto Schiphol de Ámsterdam.DPA vía Europa Press (Europa Press)

El Instituto holandés para la Salud y el Entorno (RIVM, en sus siglas neerlandesas) ha anunciado este martes el hallazgo de la nueva variante ómicron del coronavirus en muestras tomadas hace al menos 11 días. Ello indica que este linaje ya estaba presente en suelo europeo antes de que se detectaran los primeros casos en Sudáfrica. Calificado de “preocupante” por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que asegura que se contagia con más rapidez y reduce la eficacia de los tratamientos, su aparición ha generado una reacción en cadena para frenar las infecciones. La UE se ha blindado suspendiendo los vuelos con siete países del sur de África y se han limitado los contactos entre los ciudadanos. Estados Unidos ha tomado medidas similares con respecto a esa región africana, y las restricciones anunciadas el pasado viernes por la Casa Blanca entraron en vigor el lunes.

El anuncio del instituto holandés RIVM ha sido colgado en su página web y señala que la variante B.1.1.529, bautizada como ómicron por la OMS, estaba en sendas muestras tomadas por la sanidad pública el 19 y el 23 de noviembre. En una prueba PCR especial, ambas mostraron una alteración en la proteína de la espícula del coronavirus. Debido a ello, el instituto señala: “Las muestras nos fueron remitidas para ver si se confirmaba este resultado”. En Países Bajos, los análisis de la covid se efectúan en varios laboratorios nacionales. Cuando se comprobó que se trataba de la variante ómicron, el RIVM informó a las autoridades sanitarias para que avisaran a los afectados y a sus contactos, y pudiera procederse a la búsqueda del origen del virus. “No está claro en estos momentos si estas personas han estado en el sur de África”, añade el comunicado. De no ser así, aún es posible que este linaje proceda de allí. “Puede que hayan estado en contacto con alguien que ya portaba la ómicron y se han contagiado”, ha dicho Chantal Reusken, viróloga del RIVM, a la televisión pública holandesa.

El pasado viernes, 61 personas llegadas en dos vuelos procedentes de Sudáfrica dieron positivo por coronavirus al aterrizar en el aeropuerto de Ámsterdam-Schiphol. De estas, 14 tenían la variante ómicron, de un total de 624 pasajeros. “En el curso de las investigaciones llevadas a cabo en el laboratorio, se encontraron variaciones de la propia variante ómicron. Ello significa que lo más probable es que la gente se infectara de forma separada, y que la fuente y lugar fuesen también distintos”, dice el RIVM.

En los próximos días, este instituto realizará varios estudios sobre la distribución de la variante ómicron en Países Bajos. Se examinarán de nuevo muestras de personas que hayan dado positivo a su regreso del sur de África, así como otras más antiguas guardadas por los laboratorios que examinan ahora resultados de PCR de manera regular, “y que hayan mostrado anomalías en la proteína”. El instituto indica que el linaje ómicron está siendo vigilado a escala internacional, para saber cómo es de contagioso y el efecto de las vacunas actuales.

Hasta la fecha, se han confirmado 42 casos de la variante ómicron en 10 países de la Unión Europea, según ha explicado en el Parlamento Europeo Andrea Ammon, presidente del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), que ha asegurado que todos ellos son pacientes de edad no avanzada con síntomas leves o asintomáticos. Se han detectado casos también en Canadá, en Japón y en Australia.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, durante un acto el 29 de noviembre.Vídeo: Alejandro Martínez/ Europa Press/ CADENA SER

En España, tras la confirmación de un caso de la variante ómicron el lunes en la capital, la Comunidad de Madrid estudia si un segundo caso positivo por coronavirus, el de una pasajera procedente de Sudáfrica con escala en Ámsterdam, corresponde a la nueva mutación, según han informado fuentes de la Consejería de Sanidad. También se investigan otros dos casos en Cataluña. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha declarado en la Cadena SER: “El positivo por ómicron detectado en Madrid tiene una sintomatología leve. La pareja en Cataluña a la que se está siguiendo, también. El pasado viernes, cuando [Ursula] Von der Leyen instó a los miembros a articular medidas, pusimos en marcha la orden de cuarentena, y hoy en el Consejo [de Ministros] se aprobarán las limitaciones de vuelos”.

De Europa a Estados Unidos, pasando por Sudáfrica, las autoridades han insistido en la importancia de la vacunación. El Reino Unido y Estados Unidos han impulsado sus programas de administración de dosis de refuerzo. Y en Grecia, el primer ministro Kyriakos Mitsotakis ha anunciado que a partir de enero todas las personas mayores de 60 años deberán vacunarse obligatoriamente contra la covid y, de no hacerlo, serán multados con 100 euros. Mientras tanto, en Alemania, uno de los países europeos más golpeados por esta nueva ola de la covid, la incidencia del coronavirus deja de subir tras picos sucesivos día tras día desde comienzos de noviembre.

Siguen sin resolverse, no obstante, las incógnitas sobre cuán eficaces son las vacunas existentes contra la nueva variante. El consejero delegado de Moderna, Stéphane Bancel, en una entrevista en el Financial Times, ha declarado que cree que las actuales vacunas contra la covid-19 serán “mucho menos eficaces” contra ómicron que con las anteriores cepas de coronavirus. Además, calcula que aún se tardarán meses hasta que se puedan fabricar en grandes cantidades vacunas que sean específicas para esta nueva mutación. La directora de la Agencia Europea del Medicamento, Emer Cooke, ha señalado este martes que la agencia cuenta con planes para acelerar la adaptación de las vacunas a la ómicron si fuera necesario, un proceso que ha estimado que llevará entre tres y cuatro meses.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS