La crisis del coronavirus

Los institutos catalanes podrán acceder a los datos de vacunación de alumnos y profesores para gestionar las cuarentenas

El Govern prepara un decreto para que los centros tengan esta información sanitaria para organizar las aulas en caso de que haya un positivo. Los contactos con pauta completa no tienen que aislarse

Alumnos accediendo al Institut Escola Londres de Barcelona.
Alumnos accediendo al Institut Escola Londres de Barcelona.EUROPA PRESS / Europa Press

Los institutos catalanes tendrán acceso a los datos de vacunación contra la covid de alumnos y profesores para poder gestionar las cuarentenas en caso de que haya un positivo en clase: la Comisión de Salud Pública aprobó la semana pasada que, al igual que con la población general, en los colegios, los contactos con pauta completa o los que hayan pasado la enfermedad en los últimos seis meses no tienen que aislarse. Según ha avanzado La Vanguardia y ha confirmado este diario, el Govern prepara un decreto ley que permitirá a los centros acceder a esta información sanitaria sensible y confidencial para poder organizar las aulas y garantizar que los no vacunados cumplen las cuarentenas si hay un positivo en la clase.

Más información

El consejero de Educación de la Generalitat, Josep Gonzàlez-Cambray, ha explicado este lunes que, previsiblemente, el decreto ley se aprobará el martes en el Consell de Govern: “Ya teníamos un decreto ley de cara a este flujo de información para saber los positivos y los grupos a cuarentenar. Lo que hace el decreto es ampliar esta información sensible a datos de vacunación de profesores y alumnos”, ha dicho Gonzàlez-Cambray en una entrevista a TV3.

El Departamento de Salud seguirá siendo el encargado de indicar quién tiene que hacer cuarentena o no y coordinar la atención y respuesta ante un caso de covid en el centro, pero una portavoz de Educación insiste en que los institutos también deben saber quién tiene que aislarse y quién para organizar las clases, como si un alumno necesita materiales específicos en casa, por ejemplo, y para garantizar que las ausencias coinciden con las personas que tienen que cuarentenarse. A partir de la semana que viene, el responsable covid del centro —no todo el centro, matiza esta portavoz— podrá acceder a los datos de vacunación del alumnado de su instituto a través de la aplicación Traçacovid, que monitoriza los casos positivos y contactos estrechos que hay en los centros catalanes.

Mientras no se aprueba el decreto, González-Cambray ha asegurado que, si se detecta un positivo en un grupo específico, Educación solicitará el estado vacunal de esa clase en concreto. En Cataluña, cerca de la mitad de los jóvenes de 12 a 15 años han completado la pauta vacunal y dos tercios de los chavales con edades comprendidas entre los 16 y los 19, también, según los datos reportados por la Generalitat.

Cataluña ha optado por desplegar un decreto ley para que la dirección de sus institutos conozca quién está vacunado o no contra la covid, pero cada comunidad, dentro de su margen de maniobra, habilita sus propios mecanismos de coordinación entre el ámbito sanitario y el educativo para garantizar el cumplimiento de las cuarentenas. Así, en Canarias, el acceso a la información sanitaria la tienen los sanitarios, no los profesores: “Hay un equipo de coordinación entre sanidad y educación, de manera que se puede saber quién está contagiado. Ya el año pasado funcionó: para mandar aislamiento o no se procedía de esta manera”, explica un portavoz del gobierno regional.

En el País Vasco, en cambio, un portavoz del Ejecutivo autonómico recuerda que “la vacunación es voluntaria y confidencial”, con lo que en Euskadi no saben cómo van a hacer para saber si alguien está vacunado para que cumple la cuarentena. En la Comunidad Valenciana, según fuentes de la Consejería de Sanidad, serán los departamentos territorializados de Salud Pública los que intervengan cuando haya un positivo en una clase: son los que se ponen en contacto con las familias para informarles de quién tiene que hacer cuarentena o no en función de la vacunación. La información del estado vacunal del alumnado, del profesorado y del personal del centro, insisten, será manejada únicamente por Salud Pública.

En Murcia, explica una portavoz, “el intercambio de información sobre la vacunación del alumnado entre las Consejerías de Salud y Educación se gestionará a través de un acuerdo entre ambos organismos con el fin de garantizar la privacidad de los datos del alumnado”. En Cantabria, por su parte, disponen de un responsable covid en cada centro y otro coordinador intermedio en la Consejería de Educación y en Salud Pública, y disponen de una aplicación compartida entre ambos departamentos: de acuerdo con los datos de Salud Pública, se comunicará al centro qué alumnado y docentes están exentos de la cuarentena, sin detallar el motivo (puede ser por pauta completa o por haber pasado el COVID en los últimos 180 días).

En Galicia, por su parte, se dará libertad a las familias para informar o no al centro de si los alumnos afectados por un positivo en el aula están o no vacunados. Si no acreditan que están inmunizados, tendrán que hacer cuarentena, así que la Consejería de Sanidad cree que no habrá problemas para acceder a esa información sin tener que tomar medidas legislativas como en Cataluña, según informan fuentes de este departamento del Gobierno gallego. En España, el curso ha arrancado con más de la mitad de los chavales de entre 12 y 19 años —el 55%— con la pauta vacunal completa.

Con información de Mikel Ormazábal, Cristina Vázquez, Sonia Vizoso y Juan Navarro.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50