Viaje de estudios en Mallorca: radiografía de un megabrote con más de 700 estudiantes contagiados

Encuentros en hoteles, botellones y un concierto de reguetón aceleraron la propagación de los contagios de covid entre jóvenes de fiestas de fin de curso en la isla. El Gobierno balear investiga a nueve establecimientos

Varios jóvenes aguardan para someterse a un cribado en San Sebastián, el jueves.
Varios jóvenes aguardan para someterse a un cribado en San Sebastián, el jueves.Javier Etxezarreta (EFE)

Fiestas en habitaciones de hotel, botellones, excursiones en barco y un concierto multitudinario de reguetón en la plaza de toros de Palma están detrás del brote de coronavirus que ha contagiado a más de 700 estudiantes de ocho comunidades autónomas y ha obligado a aislar a otros 2.000 en Madrid que participaron en viajes de final de curso a Mallorca. El Gobierno de Baleares ha identificado varios focos de contagio e investiga a nueve hoteles de la zona del Arenal de Llucmajor mientras instruye un expediente por una infracción muy grave contra los organizadores de un concierto de reguetón que fue suspendido por la policía mientras se celebraba por los incumplimientos generalizados de las medidas de protección.

Cada año, alrededor de 12.000 estudiantes de diferentes regiones llegan a Mallorca ansiosos por pasar unos días de fiesta y playa para celebrar el final de curso. Las expediciones son organizadas por varias agencias especializadas de la Península, como Tu Fin de Curso o Xcape, muy conocidas entre los estudiantes y que anualmente comercializan paquetes para una experiencia completa en la isla por menos de 400 euros. El viaje a Mallorca suele incluir el billete de avión o de ferri, los traslados al aeropuerto y las noches de hotel de casi una semana en establecimientos de turismo joven del Arenal o Magaluf. También entran en el paquete fiestas en piscinas, en barcos, actividades acuáticas y descuentos en determinados eventos como el concierto de reguetón que se investiga.

Una de las fiestas de estudiantes en Mallorca.Vídeo: EL PAÍS

“Los que llegan lo hacen normalmente con paquetes que comercializan unas tres agencias a través de internet, que son las que monopolizan el mercado. Casi todos llegan en ferri porque es más barato y ya en el barco hacen la fiesta, todos juntos, sin mascarilla, ellos mismos te lo cuentan”, explica un residente de la zona. Este año la Policía Local de Llucmajor ha contabilizado alrededor de 2.000 jóvenes por noche en la zona del Arenal, que es además uno de los focos del turismo joven alemán de la isla. Situado en primera línea de playa y compartido por los municipios de Palma y Llucmajor, el Arenal está plagado de restaurantes, bares y comercios de oferta complementaria que ofrecen excursiones y actividades. Los estudiantes llegaron en tromba entre el 12 y el 18 de junio todavía sin vacunar, con ganas de beber, pasarlo bien y coincidiendo con el levantamiento de las restricciones a los bares de copas y los cafés concierto.

“Los locales de ocio nocturno estaban cerrados, por lo que la mayoría de jóvenes se concentraban cada noche en la calle Pere Maimó, donde hacían el botellón”, explica el jefe de la Policía Local de Llucmajor, Sergi Torrandell, que admite que es una zona relativamente acotada y alejada en la que pueden causar molestias “pero son las menos posibles”. La Policía Local del municipio no autoriza este tipo de concentraciones, pero Torrandell subraya que no era posible actuar para disolver un botellón de esa envergadura sin poner en riesgo la seguridad. “Lo que pretendíamos era que, si se daban contagios, estos no saltaran a los residentes y se tuviera que cerrar de nuevo la actividad perdiendo toda la temporada”, señala el jefe de policía.

En redes sociales proliferan decenas de vídeos de los jóvenes en viaje de estudios bebiendo en esta calle, bailando agolpados, sin mascarillas, compartiendo vasos y cantando a pleno pulmón. Cuando la policía detectó que había también residentes mallorquines que habían empezado a sumarse a los encuentros, acordaron cerrar la calle, que quedó intransitable el 17 de junio, y provocó que los estudiantes se desperdigaran por toda la zona del paseo marítimo y las llamadas de los vecinos por problemas de ruido se dispararan de apenas ocho a unas 80 por noche.

Hoteles y conciertos

Más información
25-06-2021 Al menos cinco jóvenes guipuzcoanos están aislados en Mallorca al dar positivo en Covid-19 en el viaje de fin de curso.

Al menos cinco jóvenes guipuzcoanos que habían participado en los viajes de fin de curso a Mallorca se han quedado aislados en isla balear al dar positivo en Covid-19, según han relatado familiares de jóvenes que están tomando parte en un cribado masivo en San Sebastián organizado por Osakidetza tras la cadena de contagios, que afecta a seis comunidades.

POLITICA PAÍS VASCO ESPAÑA EUROPA GUIPÚZCOA
El megabrote de covid por los viajes de estudios a Mallorca suma ya medio millar de casos y 2.000 aislados en siete comunidades
MADRID 09-05-2021. Cientos de personas celebran en la Puerta del Sol de Madrid el fin del estado de alarma. Foto: LUIS DE VEGA
Los botellones y las fiestas sin medidas de seguridad toman las calles en el fin del estado de alarma

Otro de los focos de contagio señala directamente a los hoteles en los que se alojaron los estudiantes. El Gobierno de Baleares investiga a nueve establecimientos del Arenal, mientras que la Policía Local de Llucmajor ha levantado acta contra tres de ellos por causar molestias a los vecinos y no poner remedio. “Nos llamaron por fiestas en zonas del hotel donde no se podían hacer, pero al llegar habían acabado. En las habitaciones denunciamos a varias personas porque había hasta 20 chavales juntos, sin mascarillas, sin respetar la distancia y metiendo ruido”, señala Torrandell. Entre el 12 y el 17 de junio la policía local denunció a 54 personas y a tres hoteles por el incumplimiento de la normativa municipal. También se está investigando si determinadas zonas cerradas de los hoteles, como la de discoteca, acogieron algunas fiestas de estos jóvenes.

El culmen de la expedición estudiantil y que está bajo la lupa de las autoridades es el concierto del Reguetón Beach Festival que se celebró en la plaza de Toros de Palma la noche del 15 de junio y que fue suspendido por la policía local de la capital balear, que irrumpió en mitad del evento porque se estaban ignorando todas las medidas de seguridad. El recital tenía permiso para celebrarse con un aforo de 200 personas en la pista y mil en las gradas, pero había cientos de jóvenes apelotonados en la pista central, junto al escenario, bailando y cantando sin mascarillas. Los agentes irrumpieron en el recinto en mitad de la noche y pusieron fin al concierto sin que se produjeran incidentes. Ahora el Gobierno regional ha abierto un expediente a los organizadores por una infracción muy grave que conlleva multas de entre 60.000 y 600.000 euros. También se han detectado otros espacios de contagio en zonas de la costa del Arenal de Llucmajor, como fiestas celebradas en barcos o en algunas calas de la zona donde los asistentes no cumplieron las medidas de seguridad.

Inspecciones realizadas este viernes por técnicos de la dirección general de Emergencias y la Policía Local en diferentes zonas turísticas de Palma, principalmente cerca de la zona del Arenal.Vídeo: gobierno balear

El Comité balear de Enfermedades Infecciosas cree que “lo más probable” es que las infecciones iniciales que generaron el macrobrote de coronavirus llegaran de otra comunidad autónoma con un nivel de infección más alto. Los estudiantes procedentes de Comunidad Valenciana y Murcia no tuvieron que presentar ninguna prueba negativa de la enfermedad al llegar a las islas, al tener ambas comunidades una incidencia inferior a los 50 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días, mientras que los del resto tuvieron que acreditar un resultado de antígenos o PCR negativo. “Que después aquí se hayan encontrado personas de varios lugares y hayan aumentado la transmisión, está claro”, afirma el doctor Javier Arranz, que aclara que por el momento no se ha detectado ningún caso positivo entre residentes locales asociado al brote. La Consejería de Salud ha ofrecido la realización de cribados para trabajadores en los hoteles en los que se hospedaron los estudiantes. “De cuando en cuando hay un brote superdiseminador en el que coinciden muchas personas con una elevada carga viral. Compartir cigarros, vasos y permanecer en sitios cerrados pueden provocar este tipo de eventos”, subraya el doctor. Estos días todavía quedan unos 250 jóvenes rezagados a punto de finalizar su viaje de estudios.

Con el megabrote sumando casos y a un día de que se pueda estar en exteriores sin mascarilla, la incidencia acumulada a 14 días sube en España casi dos puntos y se sitúa en 95 casos por 100.000 habitantes. Se trata de la tercera subida diaria consecutiva, tras un descenso suave pero continuado desde finales de abril. Si el jueves eran 245 los alumnos contagiados y 452 contactos en seguimiento solo en Madrid, este sábado ya son 363 los jóvenes que han dado positivo por covid, según los datos aportados por la consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura, Paloma Martín. Además de Madrid, el brote por estos viajes, que se realizaron entre el 18 y el 20 de junio, afecta a Galicia, donde hay 70 casos; al País Vasco, con 126; a la Comunidad Valenciana, con 67; a Murcia, con 20; a Castilla-La Mancha, con 11, a Aragón, con 10; y a Cataluña con 44 (en Cataluña se investiga también otro brote en Menorca con 57 casos, según la consejería de Salud). En total son 711 casos en ocho comunidades.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS