La crisis del coronavirus

Sanidad notifica más de 20.800 contagios de coronavirus y 535 muertos durante el fin de semana

La incidencia acumulada en España se sitúa en 252 casos por 100.000 habitantes, por encima del umbral de riesgo extremo estipulado por el ministerio

UCI del Hospital Isabel Zendal de Madrid este lunes.
UCI del Hospital Isabel Zendal de Madrid este lunes.Sergio R Moreno / GTRES

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la información esencial del coronavirus durante la crisis. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

España continúa en alerta máxima a causa de la pandemia. La curva epidémica sigue bajando, pero la incidencia acumulada permanece por encima de los 250 casos por 100.000 habitantes, el umbral de riesgo extremo estipulado por el Ministerio de Sanidad. Mantener a raya el virus a estos niveles es muy complicado y el Gobierno pide no bajar la guardia con la desescalada. Sanidad ha notificado este lunes 20.849 nuevos contagios y 535 fallecidos desde el pasado viernes. “Nuestras unidades de cuidados intensivos (UCI) y hospitales están en niveles de ocupación altos. Si iniciáramos tendencias ascendentes, supondría un grave revés para nuestro sistema asistencial”, ha advertido el director del Centro de Alertas y Emergencias, Fernando Simón. Desde principios de mes, los ingresos hospitalarios se han reducido a la mitad y hay un 28% menos de personas en la UCI, pero los centros sanitarios siguen tensionados: un tercio de las camas de críticos en España permanece ocupado por pacientes con covid.

“Tenemos 11 comunidades autónomas por debajo de 250 casos por 100.000 habitantes y la evolución que podemos esperar es que esta tendencia se mantenga durante los próximos días. Sin embargo, seguimos teniendo incidencias altas y, por la experiencia que tenemos de las olas previas, no nos pueden hacer bajar la guardia más de la cuenta: una relajación excesiva de las medidas actuales puede llevar a que tengamos incrementos y nos supongan problemas graves”, ha alertado Simón. Con 383 casos por 100.000 habitantes, Madrid es, después de la ciudad autónoma de Melilla (435), el territorio con la incidencia acumulada más alta. Canarias, con 109 contagios por 100.000 personas, tiene los niveles de transmisión más bajos.

En vídeo, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, advierte del riesgo de relajar las restricciones contra la covid-19.FOTO: SERGIO R. MORENO | VÍDEO: EUROPA PRESS

Pese a la buena tendencia, Simón ha insistido en que si se dejan de aplicar las medidas de control o no se refuerzan las que hay, el riesgo de aumento de las infecciones es elevado. Y ese escenario precipitaría, de nuevo, un incremento de los ingresos hospitalarios. Según Sanidad, este lunes había 15.208 personas ingresadas con covid en los hospitales españoles, un 52% menos que los registrados el 1 de febrero, pero los centros sanitarios aún no respiran tranquilos: las camas de UCI, el recurso sanitario más escaso en esta pandemia, siguen repletas de pacientes con coronavirus. Más de 3.500 personas con infección por covid-19 están en estado crítico, lo que significa que el 33% de las plazas de UCI están ocupadas por este tipo de enfermos. Hay comunidades, no obstante, donde la tensión asistencial es aún mayor. Por ejemplo, en Madrid, donde la ocupación de la UCI por covid supera el 46%; en Ceuta, Cataluña y Castilla y León, las UCI con pacientes infectados por coronavirus están también por encima del 40%.

Los efectos de la tercera ola, además, también resuenan en el cómputo de fallecidos. En lo que va de mes, se han registrado 8.555 muertos (814 en los últimos siete días) y, previsiblemente, febrero superará a noviembre como el mes con más decesos (se registraron cerca de 9.200), solo por detrás de abril (entonces se notificaron cerca de 15.500 fallecidos). Simón ha dicho, no obstante, que la previsión para los próximos días es que la cifra de muertes diarias también baje.

El escenario epidémico en España, en cualquier caso, es muy inestable y el país sigue en el filo de la navaja. El Ministerio de Sanidad y los epidemiólogos piden cautela en la desescalada, pero las comunidades continúan aligerando las restricciones. Galicia, que llevaba un mes con la hostelería cerrada y la prohibición de encuentros entre no convivientes, flexibilizará estas medidas a partir del viernes: en los municipios con menos de 250 contagios por 100.000 habitantes, los bares y restaurantes podrán abrir hasta las 18.00 tanto las terrazas al 50% como el interior (sin barra) al 30% de su aforo; en las zonas con una incidencia entre 250 y 500, los hosteleros únicamente podrán abrir las terrazas al 50%. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha dado luz verde también a las reuniones de hasta cuatro personas entre no convivientes, pero ha lanzado una advertencia: “Si tenemos que volver atrás, lo haremos”.

En la misma línea que Galicia, Murcia ha decidido ampliar a partir de este miércoles a cuatro el número de personas no convivientes que pueden reunirse en todos los municipios de la Región. El gobierno autonómico también ha anulado la suspensión de la actividad al servicio público a las 20.00 y ha suspendido las restricciones territoriales dentro de la comunidad. Castilla y León, por su parte, ha ampliado el horario de tiendas y terrazas hasta las 21.30.

La incidencia baja en todo el país, pero no al mismo ritmo. De hecho, Cataluña ha ralentizado su desescalada tras detectar un freno en la caída de contagios. Pese a tener fuertes restricciones activas —la hostelería solo abre, con aforos reducidos, durante las horas de desayunos y comidas y persiste el cierre perimetral comarcal—, las cifras no caen con el ritmo que lo hacía dos semanas atrás. De hecho, la velocidad de transmisión del virus ha subido a 0,95, muy cerca del umbral (por debajo de 1) que exigen las autoridades para controlar la progresión de la pandemia. Además, la tasa de test positivos ya se vuelve a situar por encima del 5% (el límite que sugiere la comunidad científica) y este domingo, con datos provisionales, aumentó hasta el 7%. Con 588 pacientes todavía en cuidados intensivos, Cataluña mantiene una fuerte presión asistencial y la consejera de Salud, Alba Vergés, ha advertido este lunes en una entrevista en TV3 de la amenaza que supondría un auge de contagios en este momento: “El riesgo de una cuarta ola partiendo de esta situación es muy dramático”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50