La crisis del coronavirus

La justicia avala el cierre de la hostelería en la Comunidad Valenciana por la “amplia transmisión comunitaria” del virus

El TSJCV desestima las medidas cautelares solicitadas en su recurso por la Asociación de Hosteleros de Castellón contra las medidas restrictivas del Consell

Cartel de protesta por el cierre de la hostelería valenciana.
Cartel de protesta por el cierre de la hostelería valenciana.Domenech Castelló / EFE

La hostelería valenciana seguirá con la persiana bajada. El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) mantiene el cierre preventivo del sector tras denegar las medidas cautelares para reabrir los bares solicitadas por la Asociación de Hosteleros de Castellón (Ashocas) en repulsa a las restricciones aplicadas en el sector por la Consejería de Sanidad el pasado 19 de enero, y la posterior prórroga dictada el 12 de febrero, ante el agravamiento de la crisis sanitaria por la Covid-19.

Los magistrados consideran que el cierre de los establecimientos hosteleros resulta “efectivo en un escenario de amplia transmisión comunitaria” del coronavirus porque “reduce la concentración de partículas portadoras del virus en el aire y el número de personas que pueden estar expuestas en cualquier momento”, según plasma el auto hecho público este viernes por el tribunal valenciano. El mismo señala que acoger la pretensión de los recurrentes supondría una “perturbación grave de los intereses generales”.

La resolución no es firme y frente a la misma cabe recurso de reposición ante la propia sala en un plazo de cinco días desde su notificación.

La Sala ha tenido en cuenta en su decisión un informe de la subdirectora general de Epidemiología, Vigilancia de la Salud y Sanidad Ambiental de la Generalitat que sirvió de base para las resoluciones sanitarias impugnadas y que describe un alto nivel de circulación del SARS-Cov-2 en la Comunidad Valenciana, que la situaban en riesgo muy alto y, en determinados periodos, extremo.

Para el tribunal, “cuando el nivel de circulación de virus es muy alto, la forma de prevenir un gran número de fallecimientos y un exceso de hospitalizaciones es adoptar medidas más enérgicas basadas en minimizar en lo posible la interacción social”.

El auto precisa que la decisión judicial se circunscribe al “punto de partida de la situación fáctica existente en la Comunidad Valenciana”, es decir, al estado de la pandemia en el momento en que se dictaron las resoluciones de Sanidad. En este sentido aclara que la conclusión “no necesariamente ha de extrapolarse a situaciones futuras en las que las circunstancias concurrentes puedan ser distintas”.

El tribunal responde también a los recurrentes que el hecho de que la Administración permita actividades de hostelería en comedores sociales o clínicas y hospitales y que la situación epidemiológica de la provincia de Castellón sea mejor que en el resto de la Comunidad Valenciana no es razón para suspenderlas en uno u otro caso.

La asociación hostelera solicitó el pasado lunes, 15 de febrero, medidas cautelarísimas contra la prolongación del cierre del sector decretado por el Consell. Ese mismo día anunciaba la desconvocatoria de la reapertura de sus locales de restauración prevista para el martes 16 como protesta ante la situación y que apoyaron otras asociaciones del sector como las de Elda y Petrer, Sagunto, Llíria, Benicarló, Oropesa, Segorbe, la Vall d’Uixo, Burriana, Onda, Alcalá- Alcocebre y Benicàssim.

En su solicitud de medida cautelar, Ashocas apelaba a la necesidad de una “resolución judicial, ágil y rápida”, para poder reparar “de forma inmediata” los daños o lesiones en el sector. Indicaba también que el cierre total de la hostelería supone un “clarísimo perjuicio económico para el sector”, haciéndolo “culpable” de una situación de crisis sanitaria que de todo punto es incierta desde el punto de vista de los datos. A su juicio, con un cierre “preventivo” de la hostelería en todo el territorio de la Comunidad Valenciana hasta como mínimo 1 de marzo de 2021, “las posibilidades de subsistencia son bastante escasas”.

La resolución del TSJCV es la segunda dictada en la misma línea esta semana. El pasado miércoles el Tribunal de Justicia de Cataluña, alegando la prioridad de protección de la salud pública, se desmarcaba de la justicia vasca, que avaló la reapertura de los bares al no considerar su actividad un riesgo grave, y denegó también la petición de urgencia de la patronal de ocio nocturno que agrupa a bares y restaurantes para que los locales pudieran abrir de forma continuada hasta las diez de la noche, y no en las dos franjas horarias de mañana y tarde estipuladas.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50