La crisis del coronavirus

Un brote en la Iglesia Palmariana obliga a confinar todo el municipio de El Palmar de Troya

El foco de contagios, que el Ayuntamiento atribuye a la visita en Navidad de peregrinos del Reino Unido, ha causado cuatro muertes en el seno de la secta

Un sacerdote abre la puerta este miércoles a un vehículo de una funeraria para acceder a la Iglesia Palmariana en El Palmar de Troya (Sevilla).
Un sacerdote abre la puerta este miércoles a un vehículo de una funeraria para acceder a la Iglesia Palmariana en El Palmar de Troya (Sevilla).PACO PUENTES / EL PAÍS

Las navidades han pasado factura a los vecinos de El Palmar de Troya. Un brote en el seno de la congregación de su conocida Iglesia Palmariana, que ha causado ya cuatro muertos, ha obligado a cerrar el municipio por el alto índice de contagios. Este pequeño municipio sevillano de 2.343 habitantes (INE, 2020) permanece confinado perimetralmente desde el pasado domingo y se ha decretado el cierre de toda actividad no esencial. El Ayuntamiento sostiene que el origen del foco de contagios está en un viaje en diciembre de varios peregrinos procedentes de Irlanda y el Reino Unido a la basílica, aunque la Consejería andaluza de Salud, no ha confirmado esta versión.

El alcalde de la localidad, Juan Carlos González, explica que “el inicio es muy difícil de detectar, pero el primer contacto con el virus tuvo lugar en la iglesia”. Con el fallecimiento de una monja este miércoles, los muertos ascienden a cuatro, todos residentes en la basílica, que ha sido medicalizada. El centenar de los seguidores que reside entre los muros de la secta permanece aislado en su interior. El alcalde explica que los fieles residen allí desde que la crisis económica de 2008 los obligó a vender sus propiedades en Sevilla, que llamaban la Casa del Peregrino, donde solían vivir.

En la actualidad hay 61 contagiados, aunque el brote llegó a infectar a 74 solo dentro de la secta. La tasa de incidencia del virus en El Palmar de Troya en los últimos 14 días asciende a 3.333,3 por 100.000 habitantes, según datos de la Consejería de Salud. En Andalucía todos los municipios con una incidencia superior a 1.000 están obligados a cerrar toda su actividad no esencial.

Más información

El origen del foco en la secta nacida en El Palmar de Troya en 1974, seis años después de que cuatro niñas aseguraran que la Virgen se les había aparecido, apunta a un viaje de varios religiosos a la basílica. González explica que los peregrinos llegaron procedentes de Irlanda y el Reino Unido sobre el 28 de diciembre y se marcharon el día 3 de enero. “Me sorprendió que estuvieran en el pueblo”, explica el alcalde. Y añade: “Algunos están empadronados, saben moverse por aquí. Desde que se fueron los extranjeros, el primer contagio que tuvo pueblo fue sobre el 18 de enero. Esto es muy pequeñito. No somos expertos, pero nos conocemos y sabemos los contactos que tenemos”. La Consejería de Salud no ha confirmado que el origen esté en los fieles extranjeros.

El contacto entre los habitantes del municipio es mínimo, pero el cierre afecta a todo el municipio. En el pueblo son pocos los que acceden a hacer cualquier tipo de comentario relacionado con la iglesia y todo lo que la rodea, aunque algunos, como Antonio Plata, propietario del Bar Plata, sí aseguran haberlos visto las semanas anteriores: “Vienen al bar a comer, o a comprar comida, pero poco más”. Otro de los residentes, Manuel Rivera, le quita hierro al asunto: “Ellos no tienen la culpa, otros municipios también está confinados”

Un hombre accede este miércoles a un supermercado en El Palmar de Troya.
Un hombre accede este miércoles a un supermercado en El Palmar de Troya.PACO PUENTES / EL PAÍS

El fuerte viento y la lluvia de este miércoles animaba a sus habitantes a cumplir estrictamente el cierre perimetral y las restricciones en la localidad, que ha alcanzado el nivel de alerta máxima y solo se mantienen abiertas las actividades esenciales. Juan Rodríguez, uno de los pocos vecinos que se encuentra en la calle, lleva la situación con respeto: “Se vive con preocupación, he salido a comprar tabaco y ya. Con 58 años no es para jugar con eso”.

Fiel a su hermetismo, la cúpula de la Iglesia Palmariana ha tratado de mantener el secretismo sobre lo que sucede en su interior tras detectarse el brote. El tratamiento que reciben sus miembros es similar al de los residentes de un centro de mayores medicalizado. Nadie puede entrar ni salir de la basílica y en su interior están aislados unos de otros. Las puertas del templo solo se han abierto esta mañana para dejar entrar un coche del tanatorio, tras la muerte de una de las monjas.

El pasado 15 de enero falleció el primero de los fieles. Esta circunstancia motivó, explica el alcalde, que se hiciera un cribado masivo. “De las 100 personas que viven dentro, 74 dieron positivo”. El pasado martes murieron otros dos miembros de la Iglesia Palmariana: un obispo y una monja.

A la espera de los resultados de las 51 pruebas realizadas el pasado martes (25 a vecinos del municipio y 26 a fieles de la iglesia), el jueves se realizarán otras 40, según confirma González. Uno de los vecinos que espera a las puertas del centro de salud se toma la situación con resignación: “Esto está muy mal, pero ya se pasará”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50