La crisis del coronavirus

Sanidad aplaza la decisión de imponer un toque de queda, aunque cuenta con amplio respaldo de las autonomías

El consejo interterritorial de salud aprueba un nuevo paquete de medidas para los municipios más afectados por el coronavirus

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la rueda de prensa este jueves en el Palacio de La Moncloa, en Madrid.
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la rueda de prensa este jueves en el Palacio de La Moncloa, en Madrid.Emilio Naranjo / EFE

El toque de queda en los lugares con mayor incidencia de la epidemia sigue siendo una opción preferente del Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas para frenar la pandemia. Pero tendrá que esperar. En el consejo interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que se ha celebrado este jueves, se ha aprobado un paquete de medidas para frenar la epidemia —adelantadas el miércoles por El PAÍS— y entre ellas no está de momento la restricción de la movilidad nocturna. Pese a todo, tanto la mayoría de los Gobiernos regionales como el central se han mostrado partidarios de aplicarlo de una u otra forma, según señalan fuentes presentes en la reunión.

Ante la falta de acuerdo, el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, ha anunciado este jueves que aplicará el toque de queda en su comunidad desde medianoche hasta las seis de la mañana. La autonomía era una de las que habían solicitado esta limitación, junto a Castilla y León, que lo hizo formalmente antes del consejo. La Junta de Andalucía ya la ha aprobado este jueves, pero restringida a Granada y su área metropolitana. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha explicado después de la reunión que su departamento está buscando el consenso con las comunidades para aprobar esta limitación de la movilidad nocturna en toda España y que está estudiando cómo articularla. “El instrumento jurídico óptimo para un toque de queda en todo el territorio es el estado de alarma. Los servicios jurídicos llevan tiempo estudiándolo. Pero seguiremos valorándolo y madurándolo en el consejo”, ha señalado Illa.

Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, ha asegurado que el toque de queda es una herramienta que ayudaría a contener el virus: “No sé qué formato jurídico tendrá que dársele. Pero se ya se han controlado varios ámbitos de transmisión (entre temporeros, en empresas cárnicas, se ha evitado en colegios) y ahora se produce en unos ambientes muy concretos. Limitar la movilidad nocturna podría favorecer mucho el control de la transmisión porque ahí están los focos más importantes”.

El toque de queda, que ya se está aplicando en Francia, tiene como objetivo limitar más las relaciones sociales, pero en función de la hora, sus repercusiones pueden variar mucho. Según explica Ildefonso Hernández, portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública (Sespas), se ha observado que este tipo de medidas pueden reducir la transmisión en un 18%. “Pero se trata de estudios de países muy distintos, hay que adaptarlos al contexto. Supongo que las comunidades autónomas tendrán datos que muestren dónde se produce la mayor transmisión para limitar esas horas", añade.

El epidemiólogo Javier del Águila señala que la clave para conocer su impacto es la hora a la que se fije el toque de queda, algo que todavía no está claro. Granada, la única capital española que lo ha decretado, lo ha impuesto desde las 23.00. “A partir de esta hora puede tener un efecto para botellones, parques, porque los bares y restaurantes ya estaban cerrados para ese momento en muchas comunidades con gran incidencia. Si se adelanta a las 21.00 o 22.00 tendría un impacto más radical, porque ya no solo afecta a lo que hagas de madrugada, sino que limitas cenas y reuniones”, señala. Aunque puede parecer una medida muy drástica, Del Águila cree que cuanto antes se tome, más efecto tendrá: “En la primera ola las dudas sobre los confinamientos domiciliarios, por su radicalidad, nos llevaron a posponerlos y fue peor”.

Nuevo ‘semáforo’ de medidas

Lo que sí han aprobado es el nuevo paquete de medidas para hacer frente a la epidemia. Todas las comunidades han votado a favor, excepto País Vasco y Madrid, que se han abstenido a falta de tener un documento definitivo. “No nos oponemos al documento de alertas pero tampoco lo apoyamos porque llega cuatro meses tarde, tendría que haber estado preparado cuando terminó el estado de alarma”, señala un portavoz de la comunidad gobernada por Isabel Díaz Ayuso.

Estas medidas establecen un panel con ocho indicadores principales y 20 secundarios que colocan a las localidades mayores de 10.000 habitantes en cuatro niveles de riesgo. El riesgo alto y extremo, que incluye una tasa de incidencia acumulada en los últimos 14 días de más de 250 casos por 100.000 habitantes, incluye valorar el cierre de todo establecimiento no esencial a las 23.00 y cerrar los interiores en bares y restaurantes o reducir su aforo al mínimo.

Si se aplican estos indicadores a las medias de las comunidades autónomas solo cinco se librarían de las restricciones más altas: Baleares, Canarias, Cantabria, Comunidad Valenciana, Extremadura y Galicia. Todas las demás presentan un riesgo alto o extremo. Pero una vez que se publique en el BOE —“en los próximos días”, según Simón— serán los gobiernos regionales los que tendrán que hacer la valoración del riesgo de cada uno de sus territorios y aplicar las medidas que se han consensuado.

Entre los criterios para establecer el riesgo de cada municipio se valoran dos bloques. El primero trata de medir el nivel de transmisión del virus a través de seis estadísticas: la incidencia acumulada por 100.000 habitantes en 14 días y en siete, estas mismas medidas pero referidas a la población mayor de 65 años, el porcentaje de positividad de las pruebas diagnósticas y el porcentaje de casos con trazabilidad. En el segundo bloque se mide la capacidad asistencial a través de la ocupación de camas en planta y en UCI.

A cada una de estas métricas se le asigna un valor. Por ejemplo, el umbral de riesgo extremo está por encima de 250 casos a 14 días; 125 a una semana (cifras que bajan a 150 y 75 en caso de los mayores de 65 años); más de un 15% de positividad en las pruebas y menos de un 10% de trazabilidad, es decir que solo se conozca el contacto de 10 de cada 100 positivos, o menos. En el bloque de la asistencia, el máximo riesgo se alcanza cuando se supera el 15% de camas ocupadas por enfermos de covid en planta y el 25% en cuidados intensivos. Cuando un territorio tiene dos o más indicadores del primer bloque por encima de estos niveles y al menos uno del segundo, se considera que está en riesgo extremo.

Principales medidas

Sea cual sea el nivel, las medidas suponen el cierre del ocio nocturno. En total, hay casi un centenar de limitaciones en cada uno de los tres niveles que afectan a toda vida social, actividades deportivas, recreativas y religiosas Estas son las principales:

Nivel1 (riesgo bajo). Sugiere que las reuniones no sean de más de 15 personas (salvo convivientes), reducir aforo a 75% en espacios cerrados (incluyendo bares, comercios, cines y teatros) y cerrar los locales de ocio nocturno, así como limitar las visitas a residentes en centros sociosanitarios. Velatorios al 75% (salvo al exterior). Se pide no realizar viajes no esenciales.

Nivel 2 (riesgo medio). A las anteriores recomendaciones se le suma la limitación de reunirse más de diez personas; se reduce el aforo al 50% en espacios cerrados y lugares de culto. Ceremonias y bodas no podrán superar las 30 personas (50% de aforo); velatorios al 50%. En bares, máximo seis personas por mesa y prohibido el consumo en barra en el interior; fuera, 75% de aforo. Academias y autoescuelas al 50% del aforo; museos al 75%. Y recomendación de permanecer en casa.

Nivel 3 (riesgo alto). Se añade que no se puedan juntar más de seis personas —y se pide reducir los contactos—, limitar el aforo a un tercio en espacios cerrados (y máximo diez personas) y suspender la actividad de los centros de día, de mayores y de jóvenes. Velatorios: 10 personas en interior, 20 en exterior; igual que las ceremonias, pero se sugiere aplazar estas últimas. Se pide cerrar el interior de los bares o limitar el aforo al mínimo, y cerrar bingos y casinos. Comercios a un tercio del aforo, igual que academias y autoescuelas. Aforos al 75% en terrazas; cines y teatros, al 50%. Y se recomienda limitar los horarios de establecimientos no esenciales a las 23.00.

Nivel 4 (riesgo extremo). Además de todas las iniciativas anteriores, supondrá la toma de medidas excepcionales que podrán incluir más restricciones.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Lo más visto en...

Top 50