La crisis del coronavirus

El director del Gremio de Restauración de Barcelona: “La incompetencia del Govern se traduce en prohibición”

Roger Pallarols critica que se cierre sin medidas para paliar las pérdidas que arrastran desde marzo

El director del Gremio de Restauración de Barcelona, Roger Pallarols.
El director del Gremio de Restauración de Barcelona, Roger Pallarols.MASSIMILIANO MINOCRI / EL PAÍS

Roger Pallarols (Barcelona, 1979), director del gremio de Restauración de Barcelona, considera que el cierre de bares y restaurantes a partir de la medianoche de este jueves en Cataluña, y anunciado este miércoles por el Govern —a falta de que lo ratifique el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC)—, es una penalización y criminalización de todo un sector en el que en Barcelona trabajan 80.000 personas y otros tantos de forma indirecta.

Pregunta. ¿Creen que el Tribunal Superior podría revertir la decisión del Govern?

Respuesta. Tenemos esa esperanza y también de que el Govern rectifique. Para nosotros el cierre es un ataque a la libertad de empresa y así lo mantendremos en la impugnación al decreto si se confirma en esos términos.

P. ¿El cierre será por dos semanas?

R. No nos lo han confirmado. Confían en que con eso ya baste. Por eso la alarma se multiplica. Desconocen completamente cómo funciona un bar o un restaurante. Hay producto comprado, proveedores con encargos ya cerrados. Hay cientos de trabajadores que deberán volver a los ERTE. Nos dicen que tenemos que volver al take away [servicio a domicilio] y eso es lo mismo que casi nada porque muchos restauradores no funcionan así.

P. ¿Preveían la medida?

R. Todo lo contrario, la semana pasada se hablaba de levantar restricciones y que se permitiría abrir las barras de los bares. Lo han reconocido los propios consejeros en la reunión. Pero a partir del fin de semana nos llegaron noticias de que se iba a endurecer.

P. La medida se toma por los indicadores epidemiológicos.

R. Nos oponemos frontalmente a que la solución a la pandemia sea cerrar los bares y restaurantes. En Cataluña, el sector lleva con restricciones desde el 17 de julio y se ha constatado que no aciertan porque han subido los contagios. Y pese a ello se nos señala. No aceptamos la permanente criminalización del sector. Es muy cuestionable que acusen a la restauración, cuando el problema está en la esfera privada, en los botellones y fiestas. Lo único cierto es que el Govern no ha sabido gestionar la situación sanitaria y tampoco la económica, y esa incompetencia en la gestión se traduce en prohibición.

P. ¿Han pedido medidas económicas para compensar el cierre?

R. Naturalmente. Es intolerable cerrar sin que vaya acompañado de medidas complementarias al sector. Pagamos el alquiler como si no pasara nada, hay que pagar la cuota de la seguridad social de los trabajadores que están en ERTE porque la restauración ha sido excluida de las renovaciones por causa de fuerza mayor. Ahora se tienen que plantear por rebrotes y se paga parte de la cuota de la Seguridad Social de forma progresiva. Los empresarios arrastrarán más deudas y los trabajadores tendrán que entrar en otro ERTE, teniendo en cuenta las dificultades y retrasos que acumulan en esas tramitaciones.

Más información

P. ¿Han tenido alguna respuesta de la Generalitat?

R. Desde el inicio no se han compensado las pérdidas. El pago de los impuestos se ha prorrogado y los créditos del ICO que se han pedido significan más deuda. Al inicio de la crisis nos dijeron que no nos dejarían solos y eso es falso. Nosotros hemos planteado una reforma del Código Civil catalán para que, por ley, se obligue a rebajar el precio de los alquileres cuando hay una causa de fuerza mayor que impide la actividad económica, como es este caso. Y parece que ahora se lo van a tomar en serio. Lo que no puede ser es que el sector inmobiliario no asuma su parte en esta crisis y que pretendan mantener los alquileres como si estuviéramos trabajando con normalidad.

P. ¿Si se mantiene el cierre más allá de 15 días, peligra la continuidad de los negocios?

R. Un 15% de los 9.000 bares y restaurantes de Barcelona ya han cerrado desde el inicio de la pandemia según un estudio que también sostenía que cuatro de cada diez sopesaban cerrar según como fueran las cosas, si era muy difícil remontar. Si eso pasa se puede destruir la mitad del sector en Barcelona y eso es muy grave. ¿Luego, cómo se reactiva la economía si cierran negocios y la iniciativa empresarial?

P. En Madrid, la restauración está abierta. Aquí se cierra. ¿Qué piensan?

R. No queremos entrar en la competición entre comunidades de a ver quién es más valiente.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50