La crisis del coronavirus

París y Nueva York aplican duras restricciones con niveles de contagio mucho más bajos que Madrid

La capital francesa se encuentra en alerta máxima y la ciudad estadounidense plantea cerrar colegios y negocios de nueve barrios

Ingreso de un paciente en el hospital Maimonides de Brooklyn, Nueva York. En vídeo: La segunda oleada del virus empieza a cobrar fuerza en todo el planeta. FOTO: JUSTIN LANE / VÍDEO: ATLAS

Las autoridades de grandes ciudades como París y Nueva York empiezan a tomar medidas restrictivas de calado, como los cierres de negocios y de instalaciones como gimnasios y piscinas, en un intento de contener la cada vez más elevada incidencia de casos de coronavirus. Lo hacen con una situación epidemiológica mucho menos preocupante que la que tienen varias regiones españolas, especialmente Madrid. En París, por ejemplo, van a cerrar todos los bares a partir de este martes, una medida que perjudica enormemente a todo un sector económico. Gimnasios y piscinas tampoco podrán abrir. La capital francesa tiene una incidencia acumulada de 260 casos por 100.000 habitantes en siete días, que si se multiplica por dos para poder comparar con el dato de España, resulta en unos 520 casos. La Comunidad de Madrid está en 586, pero superó los 800 a finales de septiembre.

Más información

Madrid no tomó medidas hasta superar una incidencia de 1.000 en varios de sus distritos, algo que expertos como Àlex Arenas, físico e investigador de la Universidad Rovira i Virgili, califican de gran error. “La reacción ha sido absolutamente tardía”, asegura, y “ahora va a costar muchísimo más aplanar la curva”. Arenas, que investiga la propagación de pandemias, augura que habrá que aplicar más restricciones, entre ellas cierres y reducción de horarios.

El cierre perimetral de Madrid, que por ahora no están aplicando ciudades de otros países, en realidad no sirve para reducir la incidencia en el área cerrada: “Es más bien un cortafuegos para intentar proteger al resto”. En su opinión, habría que haber empezado a actuar con incidencias por encima de 100. “Con 500 ya has perdido el control”, añade. La incidencia aún está relativamente baja en Nueva York, pero ante los brotes en algunos barrios las autoridades quieren paralizar toda la actividad no esencial en los más afectados, lo que incluye el cierre de colegios.

Positividad

Uno de los parámetros que ha hecho saltar la alarma es la positividad, es decir, el porcentaje de PCR que resultan positivas. En nueve zonas de la ciudad, ese índice ha estado por encima del 3% durante los últimos siete días. La OMS considera que la pandemia está descontrolada por encima del 5%. Madrid está en niveles del 20% desde hace varias semanas. “Si en Nueva York tuvieran un 20% de positividad ya estarían en confinamiento domiciliario”, asegura Arenas. En el caso de Nueva York, según publica el periódico The New York Times con datos a 5 de octubre, la incidencia en una semana ha sido de 44 casos. Es decir, 88 casos si se multiplica por dos para establecer la comparación con el indicador que se emplea en España.

Una mujer camina delante de un restaurante cerrado en París, capital de Francia.
Una mujer camina delante de un restaurante cerrado en París, capital de Francia. GONZALO FUENTES / Reuters

En Madrid, las medidas comenzaron a aplicarse este sábado tras un duro enfrentamiento entre el Ejecutivo de Pedro Sánchez y el de Isabel Díaz Ayuso y son más laxas: no se puede salir de la capital salvo causa justificada desde el pasado viernes por la noche, aunque hay un amplio abanico de excepciones que incluyen desde la asistencia a centros sanitarios, salidas para ir a trabajar o a clase en centros desde educación infantil a la Universidad, así como al banco o a atender requerimientos judiciales. Las reuniones familiares y sociales están limitadas a un máximo de seis personas, entre otras restricciones.

Bares clausurados

En París, el prefecto de Policía, Didier Lallement, anunció este lunes el cierre, a partir de este martes y al menos hasta el 19 de octubre, de todos los bares, así como la prohibición de la venta de alcohol a partir de las 22.00. Sin embargo, los restaurantes podrán continuar sus actividades, aunque bajo un nuevo protocolo sanitario más estricto, entre otras medidas, con un aforo limitado, respetando un metro de distancia entre cada mesa y con la obligación de los clientes de dar sus datos por si tienen que ser contactados en caso de que se detecte un positivo. “La epidemia va demasiado rápido, hay que frenarla ahora, antes de que el sistema de salud se desborde”, advirtió Lallement al revelar las nuevas medidas.

Estas incluyen, además, la prohibición de eventos de más de mil personas y de reuniones en lugares públicos de más de diez. Aunque se permitirán ceremonias como las bodas, no se podrán realizar celebraciones en salas de fiesta. Los centros comerciales y grandes superficies deberán por su parte garantizar cuatro metros cuadrados por cliente.

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, propuso el domingo a las autoridades estatales el cierre de toda actividad no esencial, incluidos los centros educativos, en nueve distritos postales. En un comunicado, el alcalde ha solicitado que la paralización de la actividad no esencial comience el 7 de octubre y ha pedido también que se prohíban las actividades de “alto riesgo” en otros 11 distritos postales de Nueva York, entre los que se incluyen Brooklyn y Queens. La propuesta incluye que los restaurantes solo puedan ofrecer comida para llevar y servicio a domicilio y que se cancele el servicio en terrazas y en los comedores interiores.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50