La crisis del coronavirus

Cataluña tiene 360 muertes más pendientes de notificar a Sanidad

Los fallecimientos comunicados con retraso rozan el millar

Área de la UCI del hospital Vall d'Hebron de Barcelona.
Área de la UCI del hospital Vall d'Hebron de Barcelona.Marta Perez / EFE

La Generalitat de Cataluña tiene pendientes de notificar al Ministerio de Sanidad 360 fallecimientos por coronavirus confirmados por la prueba PCR, la más fiable y tomada de referencia por el Gobierno central para seguir la evolución de la epidemia. No se trata de muertes ocurridas en las últimas 24 o 48 horas (la Consejería de Sanidad notificó este sábado apenas siete), sino de casos pendientes de comunicar desde Cataluña al ministerio y que se suman a los 635 que el viernes provocaron una notable controversia, al coincidir justo con el pase de Barcelona a la fase 1 de la desescalada.

Los fallecimientos comunicados con retraso ascienden por tanto a 995. La información de los últimos 360, la dio a conocer el sábado, aunque de forma indirecta, la consejera de Salud, Alba Vergés, en una rueda de prensa en la que precisamente había salido a defender la gestión de su departamento tras las críticas recibidas el día anterior por Fernando Simón, director de emergencias del ministerio. Este se había quejado de los problemas con los datos procedentes de Cataluña, que el viernes notificó los 635 fallecimientos de golpe. “No es baladí no saber qué está pasando en Cataluña”, dijo Simón.

Vergés explicó que la Generalitat tiene registradas “7.023 defunciones con PCR positiva”. De ellas, añadió, “6.663 son las que hoy [por el sábado] tiene el ministerio”, datos que coinciden con la nota hecha pública por Sanidad en la tarde del sábado. Es decir, el Gobierno catalán tiene 360 fallecimientos confirmados por PCR, y que por lo tanto cumplen los requisitos de Sanidad, pendientes de ser notificados al ministerio.

La Generalitat atribuye este retraso en las cifras a la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB), un organismo dependiente formalmente del Gobierno catalán pero en cuyos órganos de Gobierno tiene mayoría el Ayuntamiento de la capital catalana. Los responsables de la ASPB han declinado ofrecer su versión de los hechos. Barcelona sería la “zona concreta” con problemas de notificación a la que se refirió Simón en su rueda de prensa del viernes.

En la controversia también influyen las prioridades del Gobierno catalán y los problemas de gestión y calidad de los datos que maneja. Poco tienen que ver, en contra de lo apuntado desde algunas fuentes, con una voluntad de ocultar las cifras reales de la mortalidad de la epidemia. De hecho, la Generalitat ha apostado desde hace semanas por un sistema propio que, a diferencia del de Sanidad, es mucho menos restrictivo a la hora de contabilizar una muerte causada por coronavirus.

El director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, durante la rueda de prensa del viernes. efe / atlas

Este sistema, por ejemplo, utiliza datos procedentes de las empresas funerarias y acepta como caso confirmado, además de las PCR positivas, las que dan un resultado dudoso pero en los que el paciente tiene síntomas compatibles con la enfermedad. También contabiliza como muerte causada por el virus aquellas en las que solo existe un positivo por test rápido. El resultado es que la cifra de fallecidos en Cataluña ofrecida por la Generalitat diariamente (ya son más de 11.000) es mucho más elevada que la que da Sanidad (6.663).

Vergés defendió en todo momento la transparencia de su departamento y afirmó: “Todos los datos son ciertos, pero tienen un tempo distinto”, en referencia a los retrasos ocurridos. Se refería al modelo desarrollado por la Generalitat, al que su departamento ha dado prioridad, y que el viernes llegó a anteponer a la comunicación de datos al Ministerio de Sanidad.

La consejera explicó también que ha querido desarrollar “un modelo más ágil al servicio de la ciudadanía” para informar diariamente de la evolución de la epidemia. Este sistema, asimismo, incluye los casos sospechosos además de los confirmados, entre otras informaciones no solicitadas por Sanidad.

Sin rigor suficiente

El problema, según fuentes del equipo que gestiona la epidemia en el Ministerio de Sanidad, es que este modelo “puede ser útil para dar información a la ciudadanía, pero no tiene el rigor suficiente desde el punto de vista epidemiológico”. Un ejemplo es que, al utilizar distintas fuentes, podrían producirse duplicidades.

Es por ello que desde el departamento que dirige Salvador Illa se rechazó el nuevo sistema y se pidió a la Generalitat que siguiera mandando “los datos de salud pública, que son los que históricamente han remitido al Centro de Coordinación de Alertas Sanitarias (CCAES), y con los que llevan trabajando toda la vida”.

Vergés confirmó este extremo y precisó que “el ministerio pide las fichas completas y validadas”, lo que explicaría el retraso, ya que este sistema es más lento. Sobre el hecho de que el retraso solo se produzca en Barcelona y no en otras áreas sanitarias de Cataluña, fuentes del Departamento de Salud apuntaron a que esta área es, de largo, “la más afectada por la epidemia”.

Por último, la consejera insistió en la transparencia de la Generalitat: “Nosotros hemos dado siempre estos datos, no han aparecido de nuevo. Lo han hecho en las bases de datos del ministerio porque pide estas fichas epidemiológicas y es en la validación de estas fichas, caso por caso, que han entrado este volumen de datos”, añadió en referencia al volcado del viernes con los más de 600 fallecimientos. “Pero no son datos nuevos, esto que quede clarísimo”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50