La crisis del coronavirus

La muralla sanitaria y geográfica de Asturias contiene la pandemia

La prevención y el robusto sistema de salud limitan el alcance del coronavirus entre la comunidad más envejecida de España

Asturias, la muralla sanitaria y geográfica que contiene la pandemia

El muelle de Llanes acoge un debate acariciado por la brisa marina. Se ha abierto la veda del helado y varias personas hacen cola, bien separadas, mientras tratan de explicar por qué Asturias se ha librado de un grave impacto del coronavirus pese a ser la comunidad más envejecida de España. Un niño rubísimo juega con un pequeño tractor mientras su madre habla de la geografía y los difíciles accesos; una pareja señala la dispersión demográfica, la lejanía con Madrid y las pésimas comunicaciones. Las jóvenes Marta Torre e Irene Ugidos viran hacia la Sanidad: “Se han hecho muy bien las cosas”. Curro, el primo de una de ellas y segundo positivo asturiano, retornó al Principado tras un viaje a Italia en febrero y fue inmediatamente aislado. Además, contactaron con su entorno, hicieron pruebas y hallaron más casos que permitieron controlar el desarrollo del brote.

La camisa estampada del heladero anticipa un verano que se vislumbra extraño. De momento, empieza tardando más que de costumbre al preparar un cucurucho. La higiene se multiplica y desinfecta la barra donde coloca los pedidos. Triunfa el chocolate. Las dos amigas intercambian una última frase: “Ya estamos saliendo de esta, no me lo creía”. Nadie mete la cucharilla en el helado ajeno para saber si ha acertado al elegir sabor.

Todos los argumentos expuestos en estas conversaciones informales influyen para entender la resistencia asturiana a la covid-19: las malas comunicaciones, la baja densidad demográfica en algunas zonas y, sobre todo, pruebas y rastreos.

La explicación más certera procede de Oviedo, del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), a 100 kilómetros. El responsable de virología, Santiago Melón, muestra orgulloso el gráfico de contagios diarios en Asturias. La curva roza la línea horizontal y se aprecia cómo, sobre todo tras superar el primer coletazo, ha descendido ostensiblemente y que nunca fue muy acusada. El Principado suma 307 muertes y 3.250 contagios, unos números que lo sitúan entre las comunidades menos afectadas y que se alejan de la cruda fotografía de la pandemia en España: más de 27.000 fallecidos y 228.000 infectados hasta el 13 de mayo.

Los asturianos han alcanzado la fase 1 de la desescalada merced a sus buenos resultados. La tasa de contagio está en 0,6, en los últimos 14 días se ha registrado una incidencia de apenas 4,6 infectados por 10.000 personas, en la última semana ha habido 14 fallecidos y 31 hospitalizados en las UCI. Estas unidades tienen apenas un 23% de ocupación de enfermos de la covid-19. El Ejecutivo autonómico reclamó que zonas del suroeste dieran el salto directamente a la fase 2 por sus guarismos favorables. Tendrán que esperar algo más.

¿Qué se ha hecho bien? ¿Por qué Asturias?

Una de las claves se encuentra en los PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa, por sus siglas en inglés, que confirman si alguien sufre contagio) realizados, más de 66.000. La tasa de 44,34 pruebas por 1.000 habitantes a 30 de abril, la tercera mayor de España, situaría a Asturias entre las punteras en detección y rebasa de largo la media nacional, con 28,69. La sección de virología de la planta -1 del HUCA tiene la explicación de cómo se han defendido de una pandemia que se ceba con los mayores cuando una de cada cuatro personas del millón que habita Asturias supera los 65 años.

El laboratorio ha reforzado turnos y ha triplicado la plantilla para responder al desafío. Lejos queda librar los fines de semana. El dibujo de un arcoíris pegado en un mostrador según se accede levanta los ánimos: todo saldrá bien. El olor es neutro y se escuchan los ventiladores de máquinas que no paran de analizar muestras. El visitante, ataviado con pijama verde, se encuentra con pantallas, cajas de guantes y mascarillas, archivadores, sofisticados aparatos y gel higiénico por todas partes. Los técnicos en bioseguridad, que neutralizan el virus para después crear muestras, saludan y sonríen tras un doble cristal en una cámara hiperprotegida.

Asturias: positivos sobre test

12%

10

8

6

4

2

2%

0

24

marzo

28

1

abril

4

8

12

16

20

24

28

2

mayo

6

PCR realizados

Tasa por 1.000 habitantes, hasta el 30 de abril

España: 28,7

La Rioja

País Vasco

Asturias

Cantabria

Madrid

Navarra

Galicia

C. y León

Cataluña

Canarias

Baleares

C. Valenciana

C.-La Mancha

Extremadura

Aragón

Melilla

Murcia

Andalucía

Ceuta

0

10

20

30

40

50

60

70

Fuente: Ministerio de Sanidad

EL PAÍS

Asturias: positivos sobre test

12%

10

8

6

4

2

2%

0

24

marzo

28

1

abril

4

8

12

16

20

24

28

2

mayo

6

PCR realizados

Tasa por 1.000 habitantes, hasta el 30 de abril

España: 28,7

La Rioja

País Vasco

Asturias

Cantabria

Madrid

Navarra

Galicia

C. y León

Cataluña

Canarias

Baleares

C. Valenciana

C.-La Mancha

Extremadura

Aragón

Melilla

Murcia

Andalucía

Ceuta

0

10

20

30

40

50

60

70

Fuente: Ministerio de Sanidad

EL PAÍS

Asturias: positivos sobre test

PCR realizados

Tasa por 1.000 habitantes, hasta el 30 de abril

12%

España: 28,7

La Rioja

País Vasco

10

Asturias

Cantabria

Madrid

8

Navarra

Galicia

C. y León

6

Cataluña

Canarias

Baleares

C. Valenciana

4

C.-La Mancha

Extremadura

Aragón

2

2%

Melilla

Murcia

Andalucía

0

Ceuta

24

marzo

28

1

abril

4

8

12

16

20

24

28

2

mayo

6

0

10

20

30

40

50

60

70

Fuente: Ministerio de Sanidad

EL PAÍS

Asturias: positivos sobre test

PCR realizados

Tasa por 1.000 habitantes, hasta el 30 de abril

12%

España: 28,7

La Rioja

País Vasco

10

Asturias

Cantabria

Madrid

8

Navarra

Galicia

C. y León

6

Cataluña

Canarias

Baleares

C. Valenciana

4

C.-La Mancha

Extremadura

Aragón

2

2%

Melilla

Murcia

Andalucía

0

Ceuta

24

marzo

28

1

abril

4

8

12

16

20

24

28

2

mayo

6

0

10

20

30

40

50

60

70

Fuente: Ministerio de Sanidad

EL PAÍS

Rafael Cofiño, director general de Salud Pública, ensalza a esos profesionales de la planta -1 del HUCA: “Son una joya escondida que aparece en momentos de estrés”. La jefa de gabinete de la Consejería de Salud, Blanca Aranda, anuncia la premisa inicial: “Nos pusimos en el peor escenario posible”. El avanzadísimo laboratorio del HUCA comenzó a carburar, los dirigentes atendieron los consejos médicos de anticiparse y cerrar núcleos de contagio como el colegio de la Fundación Masaveu ovetense, con 40 de los primeros 100 positivos asturianos, y por primera vez se agradecieron las pésimas comunicaciones: la pandemia tardó en llegar y para entonces habían ganado un tiempo valiosísimo.

PCR fabricadas en la planta -1

Las noticias de China asustaban a principios de febrero, explica Aranda. Se arremangaron: “Nos centramos en el virus; estábamos acongojados”. Melón reconoce que se adelantaron porque construyeron sus PCR pieza a pieza, como un puzle. Lo compara con una tortilla de patata: se puede comprar hecha en el mercado o, con los ingredientes, prepararla en casa. Ellos diseñaron unos cebadores —oligonucleótidos que buscan el genoma del virus en las muestras— gracias a su experiencia con el SARS en años anteriores. También incluyeron el virus entre su catálogo de afecciones respiratorias para detectar hipotéticos casos entre quien presentara síntomas compatibles.

Luis Hevia, gerente del hospital, detalla que cada PCR procedente del HUCA les cuesta 4,097 euros; en el mercado, sin garantías fiables, valdría unos 20. La conclusión: que esta sección realiza 1.700 PCR diarios y permite comunicar el resultado en unas cinco horas, rapidez indispensable para atajar posibles transmisiones. Una ola de gripe habitual solía traducirse en 100 pruebas cada día. La cantidad de estas pruebas se complementa con los criterios de utilización: tan importante es el total como a quién y cómo se realizan. Fernando Vázquez, jefe de Microbiología, insiste en que la interpretación permite contextualizar los casos y calibrar cómo afectará la carga vírica. Los investigadores del laboratorio, ejemplifica, “radiografían el virus” en cada paciente, pero los médicos han de interpretarlo para elegir un tratamiento. La “cadena asistencial” del buen trabajo en equipo, reitera Vázquez con brillo en sus ojos, justifica los resultados de Asturias.

Incidencia de contagios

Acumulada a 14 días por 10.000 habitantes

60

50

40

30

Navarra

C.-La Mancha

20

C. y León

10

4,63 Asturias

0

Canarias

15

marzo

21

27

2

abril

7

12

18

24

30

6

mayo

10

Fuente: Ministerio de Sanidad

EL PAÍS

Incidencia de contagios

Acumulada a 14 días por 10.000 habitantes

60

50

40

30

Navarra

C.-La Mancha

20

C. y León

10

4,63 Asturias

0

Canarias

15

marzo

21

27

2

abril

7

12

18

24

30

6

mayo

10

Fuente: Ministerio de Sanidad

EL PAÍS

Incidencia de contagios

Acumulada a 14 días por 10.000 habitantes

60

50

40

30

Navarra

Castilla-La Mancha

20

Castilla y León

10

4,63 Asturias

0

Canarias

15

marzo

21

27

2

abril

7

12

18

24

30

6

mayo

10

Fuente: Ministerio de Sanidad

EL PAÍS

Incidencia de contagios

Acumulada a 14 días por 10.000 habitantes

60

50

40

30

Navarra

Castilla-La Mancha

20

Castilla y León

10

4,63 Asturias

0

Canarias

15

marzo

21

27

2

abril

7

12

18

24

30

6

mayo

10

Fuente: Ministerio de Sanidad

EL PAÍS

Rastreos y sanitarios a salvo

Numerosas bicicletas circulan en Nava, a 20 minutos de Oviedo, mientras la enfermera del HUCA Paloma Cornejo relata cómo superó la infección y describe cómo se analizó su entorno, incluida su pareja: “Le preguntaron cómo se sentía, con quién había convivido…”. Ahora pasea con la seguridad, una vez pasadas las pruebas de anticuerpos, de estar curada. Además de las PCR, en Asturias se han aplicado unas 37.000 comprobaciones serológicas para detectar si la población ha superado el contagio.

Fotogalería

Así combate la propagación del coronavirus el sistema sanitario de Asturias

Algunos compañeros de Cornejo charlan en la carpa militar del hospital de campaña instalado en el HUCA, prácticamente sin uso, pero habilitado ante hipotéticos rebrotes. También en esto se adelantó Asturias, que levantó el recinto antes que se abriera el madrileño de Ifema. La semana pasada realizaban PCR y pruebas serológicas tanto a los sanitarios del hospital como a bomberos y policías que se acercaban en sus coches. El enfermero Óscar Fernández tuerce el gesto al rememorar una de sus primeras visitas: trató al director de la Fundación Masaveu. El hombre estaba bien, sostiene. Falleció a las cuatro horas y el centro pronto se convirtió en un gran foco. Este crudo suceso le mostró la importancia capital de rastrear los casos, sensación que se acrecentó cuando observó que un contagio de un guardia civil impactó en un cuartel de Oviedo con otros tres infectados.

Los responsables sanitarios coinciden en atribuir el éxito a detener precozmente ejes de contagio y coordinar las Urgencias y la Atención Primaria rural, todo sustentado por un sistema médico robusto. Esta combinación ha permitido a la comunidad flotar entre el naufragio general. Un objetivo inicial pasó por evitar que los afectados acudieran en masa a los hospitales y los convirtieran en lugares peligrosos. Las pruebas a domicilio e instrucciones telefónicas funcionaron. Así, los hospitales nunca colapsaron (la mayor ocupación de enfermos de covid-19 en UCI ha sido del 62%) y los sanitarios quedaron protegidos. Solo un 2,8% de ellos enfermó en el territorio frente al 20% nacional. La práctica totalidad del gremio ha accedido a test, así como todos los trabajadores sociosanitarios.

Camas UCI en Asturias

% ocupado por paciente de la covid-19

62%

23%

2%

14 de

marzo

2 de

abril

5 de

mayo

Pacientes ingresados

Número diario de hospitalizados activos

383

133

21

14 de

marzo

13 de

abril

5 de

mayo

SIn datos del 15 y 16 de marzo

Fuente: Ministerio de Sanidad.

EL PAÍS

Camas UCI en Asturias

Porcentaje ocupado por paciente de la covid-19

62%

23%

2%

14 de

marzo

2 de

abril

5 de

mayo

Pacientes ingresados

Número diario de hospitalizados activos

383

133

21

14 de

marzo

13 de

abril

5 de

mayo

SIn datos del 15 y 16 de marzo

Fuente: Ministerio de Sanidad.

EL PAÍS

Camas UCI en Asturias

Pacientes ingresados

Porcentaje ocupado por pacientes de la covid-19

Número diario de hospitalizados activos

383

62%

23%

133

21

2%

14 de

marzo

2 de

abril

5 de

mayo

14 de

marzo

13 de

abril

5 de

mayo

SIn datos del 15 y 16 de marzo

Fuente: Ministerio de Sanidad.

EL PAÍS

Camas UCI en Asturias

Pacientes ingresados

Porcentaje ocupado por pacientes de la covid-19

Número diario de hospitalizados activos

383

62%

23%

133

21

2%

14 de

marzo

2 de

abril

5 de

mayo

14 de

marzo

13 de

abril

5 de

mayo

SIn datos del 15 y 16 de marzo

Fuente: Ministerio de Sanidad.

EL PAÍS

Residencias afectadas y ayuda a mayores

El flanco más débil han sido las residencias. El Principado se sitúa entre las comunidades con más porcentaje de decesos provenientes de geriátricos, con el 61% del total. Blanca Aranda lamenta esas 189 defunciones, pero cree que se trata de “casi un milagro” al habitar unas 15.000 personas en esos 265 centros. “Hasta 76 tuvieron casos y 40 de ellos han erradicado el virus”, agrega. Para ello fue esencial, prosigue, medicalizar unos 40 geriátricos. Pero casi todos los ancianos que perdieron la vida (el 85%) fueron trasladados al hospital y fallecieron allí. La valoración médica de los contagiados conforme a su historial contribuyó a impedir que esa cantidad se elevara, según el departamento de Bienestar Social. Las altas médicas en Asturias, unas 1.000 —mucho menos que en otras comunidades—, responden a que los pacientes, en su mayoría ancianos, “han tenido complicaciones o su evolución clínica es más lenta”, asegura el jefe de Medicina Interna y coordinador clínico para el coronavirus del HUCA, Álvaro González. La gestión hospitalaria autonómica, nunca saturada, fomenta que no haya prisa en mandar a nadie a casa.

“Estoy contentísima pero me da pena de que tengan que subir dos pisos cargados con las bolsas de la compra”. Mercedes Cortina va camino de los 75 años. Una asistenta social del programa Rompiendo Distancias le trae “medicamentos para la diabetes y comida” a su casa de Villaviciosa (14.000 habitantes). La mujer paga la compras pero el servicio, que también le aporta compañía porque es viuda, le resulta gratuito. Ella solo hace pedidos cada ocho días para no molestar. Asturias ha reforzado durante la crisis este sistema de apoyo a los mayores en un entorno rural, donde vive el 20% de la población asturiana. En circunstancias normales Rompiendo Distancias, que abarca a 39 Ayuntamientos que destinan 45.000 euros anuales para ello, incluye servicios como biblioteca móvil, peluquería, transporte adaptado, podología y varias iniciativas de intercambio social.

Tanto Cortina como otras personas de su entorno recurren a este servicio por primera vez ante la crisis sanitaria: “Mis amigas están encantadas”, añade. Su hijo se encuentra en Oviedo y le ha pedido que no salga mucho. Solo da algún paseo por un parque cercano protegida por mascarilla y guantes.

José Antonio Labra es coordinador de Rompiendo Distancias en la comarca de la Sidra, de unos 28.000 habitantes y relata que llevan ya 300 intervenciones para atender a los mayores y servirles “víveres o medicamentos”. El grupo lo conforma una treintena de personas entre miembros de Protección Civil, del servicio de reparto y Cruz Roja, que trata los casos de especial fragilidad. Labra explica que los usuarios eligen si pedir la comida que desean y cocinar ellos o decantarse por un menú ya preparado. Si es así, reciben dos platos, pan y postre por 7,24 euros la comida y la cena.

Más dinero en Sanidad

Asturias dedica al área de Salud casi el 40% de su presupuesto y más del 7% de su PIB. Es la segunda comunidad que más gasta per cápita, unos 1.700 euros. Los indicadores de inversión entre 2007 y 2013 revelan que el Principado fue la región que menos recortó, aunque ejecutó ajustes, durante esos años de cataclismo económico. La región desembolsaba un 7,1% de su PIB en cuestiones sanitarias en 2013; Madrid o Cataluña, duramente castigados por la covid-19, destinaron el 4% y el 4,5% respectivamente. El orgullo de Asturias es la Sanidad, afirma su presidente, Adrián Barbón (PSOE): "Es nuestra joya de la corona desde hace décadas”.

La potencia sanitaria asturiana se refleja en esta crisis y en este momento, en plena desescalada, en el que el rastreo de casos toma especial relevancia. El gerente del HUCA desprende satisfacción hacia sus colegas cuando presenta las "funciones detectivescas” para perseguir el entorno de los afectados e identificar núcleos de infección. El director de gestión clínica y de Urgencias del hospital, Luis Antuña, explica que esta exploración, conocida formalmente como seguimiento de contactos, conduce a tres dimensiones principales: la laboral, la familiar y la social. Pablo Herrero, coordinador de Urgencias, ratifica que el aislamiento inmediato “impide la circulación del virus” y que controlar a su entorno “cuanto antes” reduce el impacto. Esta inspección, en la era de los móviles, resulta sencilla, indican, si bien a veces toca llevar las pesquisas a Internet: “A algunos los hemos localizado por Facebook”. Un conjunto de especialistas en vigilancia epidemiológica, dirección general de salud y miembros de las áreas sanitarias se encargó de esta investigación hasta que el volumen de contagios conllevó recomendar directamente cuarentena. La reducción actual de casos por la pandemia implica que en adelante volverán a usar esta fórmula.

El ejemplo rotundo de la relevancia de los rastreos se demuestra, según Antuña, en que detectar antes los brotes y multiplicar los PCR implicaría “confinar a unos pocos y no a todo el mundo”. El azote de la pandemia y la “alta trasmisión comunitaria”, lamenta, conllevó que la medida se instaurara a una escala muy superior: el confinamiento completo.

La lejanía y la suerte

Todo influye para alimentar o apaciguar la magnitud de una pandemia que se ha cobrado casi 300.000 vidas en el mundo. El sólido sistema sanitario asturiano ha contado con la ayuda indirecta de sus particularidades geográficas y un contexto que ha frustrado el avance del coronavirus. La Comunidad de Madrid contaba con 841 fallecidos el 21 de marzo; Asturias, apenas cinco. La capital lamentó en solo 48 horas el salto entre la primera víctima mortal y la décima; en el Principado pasaron 10 días. El primer positivo se registró el 29 de febrero.

Hace dos inviernos que un temporal de nieve incomunicó a Asturias, símbolo de una escasa conectividad que ha limitado el tránsito humano y, por ende, vírico. El presidente, Adrián Barbón, admite: “Puede influir, no negaré la mayor”, pero incide en que esa supuesta ventaja contrasta con el obstáculo del envejecimiento. Asimismo, el 80% de los habitantes vive en el triángulo que forman Oviedo, Gijón y Avilés. La dispersión rural de los restantes asturianos propicia que no se expandan los focos una vez localizados.

Fallecidos cada 100.000 habitantes

A 6 de mayo

Castilla-La Mancha

Madrid

La Rioja

Castilla y León

Navarra

Cataluña

País Vasco

Aragón

España

Extremadura

Cantabria

Asturias

C. Valenciana

Galicia

Baleares

Andalucía

Murcia

Canarias

129

126

106

76

72

69

61

58

55

43

34

28

26

21

17

15

9

7

Fallecidos cada 100.000 habitantes

A 6 de mayo

Castilla-La Mancha

Madrid

La Rioja

Castilla y León

Navarra

Cataluña

País Vasco

Aragón

España

Extremadura

Cantabria

Asturias

C. Valenciana

Galicia

Baleares

Andalucía

Murcia

Canarias

129

126

106

76

72

69

61

58

55

43

34

28

26

21

17

15

9

7

Fallecidos cada 100.000 habitantes

A 6 de mayo

0

20

40

60

80

100

120

140

Baleares

17

Cantabria

34

País Vasco

61

Andalucía

15

Asturias

28

España

55

Navarra

72

Castilla-La Mancha

129

7

Canarias

21

Galicia

43

Extremadura

58

Aragón

69

Cataluña

106

La Rioja

126

Madrid

9

Murcia

26

C. Valenciana

76

Castilla y León

Fallecidos cada 100.000 habitantes

A 6 de mayo

0

20

40

60

80

100

120

140

Baleares

17

Cantabria

34

País Vasco

61

Andalucía

15

Asturias

28

España

55

Navarra

72

Castilla-La Mancha

129

7

Canarias

21

Galicia

43

Extremadura

58

Aragón

69

Cataluña

106

La Rioja

126

Madrid

9

Murcia

26

C. Valenciana

76

Castilla y León

Rafael Cofiño comprende que las características de Asturias, “con mucha menos movilidad y lejana a Madrid”, han repercutido en el balance. Ahora bien, aplaude la agilidad de la sanidad con cerrar algunos colegios la semana antes de decretarse la cuarentena general para cortar parte del peligro. “El confinamiento alivió la trasmisión comunitaria”, observa, y censura que en los días previos “hubo muchas entradas” de residentes de otras comunidades. Varios vecinos de Llanes critican que vieron persianas levantadas en casas solo ocupadas en verano. La reacción, salomónica: dos semanas de aislamiento absoluto por si propagaban la enfermedad. Ese “aquí nos conocemos todos” ayudó a pillar a los “listos” que buscaron un oasis entre la tormenta.

Las localidades pequeñas van recobrando sus ritmos. Edmundo Joglar regenta el restaurante Bitácora en Lastres, donde habitan unas 600 personas y donde pasó consulta en la ficción un doctor Mateo que no hubiera tenido mucho lío estas semanas. Joglar teme que las restricciones perjudiquen al negocio familiar, especializado en chipirones y generosas fabadas, y cree que la ausencia de casos —Lastres pertenece a uno de los 19 concejos libres de covid-19 de los 78 totales— obedece a que han “sido consecuentes”, asegura, “ y respetado las normas”. La nueva normalidad que se avecina supondrá el adiós a compartir culines de sidra del mismo vaso.

Su vecina Nieves Rodríguez coincide en que la responsabilidad social impidió contagios. La reclusión se lleva mejor en este entorno, mantiene. El sonido de las olas y el viento acompasan su deseo de reabrir pronto la tienda de ropa que regenta en uno de tantos pueblos que han resistido al terremoto internacional sin agrietarse.

Sebreño, calma entre la pandemia

La tranquilidad reina en Sebreño, de 136 habitantes y cercano a Ribadesella. Brilla el sol y el trinar de los pájaros pone banda sonora al paseo de José Luis Solís, un hombre viudo de 79 años que ha salido a andar. Apenas unos vehículos interrumpen su charla acompañada por un bastón que utiliza para apuntalar sus argumentos moviéndolo por los aires. También agita una mascarilla que no lleva puesta precisamente porque no hay nadie a su alrededor de quien contagiarse, algo impagable para Solís: “Vivimos aislados completamente”.

Él reside en una casa azul, grande y con un terreno en el que echar esas horas vacías de dos meses sin salir a la calle. “Mis hijos no han venido a verme”, asegura, porque les prohibió terminantemente que se preocuparan demasiado por él más allá de alguna llamada telefónica bien recibida. Una persona le atendía y le ayudaba con las compras necesarias. Este enérgico asturiano cree que las visitas “metieron el bicho” en esas residencias infectadas que lo sobrecogen cuando las ve en las noticias. Mejor seguir tranquilo, dar paseos junto a la carretera y disfrutar de la relajación rural.

Un matrimonio de ancianos que vive a unos metros sufre más por sus hijos, que habitan en Madrid, que por su situación en Sebreño. “Estamos perfectamente”, comentan María Teresa Lastra y José Navacerrada, de 83 y 82 años respectivamente. La remodelación de una barbacoa y los quehaceres de la huerta de patatas, pimientos o lechugas los mantiene ocupados y los distrae de la pandemia. “Hemos tenido miedo”, admiten, de tanto leer noticias terribles, pero sin olvidar que difícilmente el virus cruzaría el umbral de su casa de piedra y flanqueada por un limonero atiborrado que le pone una pincelada amarilla al verde que impera en la zona.

José Luis Solís

El principal quebradero de cabeza durante la crisis sanitaria de este hombre, de 79 años, ha sido cómo conectarse a las videollamadas con sus familiares. Una de sus hijas vive en Bruselas y los otros tres en Asturias; uno de sus hijos regenta el desguace en Arriondas donde Solís trabajó durante años. Este asturiano cree que lo ocurrido servirá para que la gente recupere el contacto perdido por las tecnologías.

María Teresa Lastra

Esta mujer presume orgullosa de la vivienda en la que nació hace 83 años y que ha reformado con su marido. Las decenas de fotografías de sus hijos y nietos, enmarcadas en un amplio salón, la reconfortan en estas semanas sin verlos. Lastra espera que la situación se reconduzca para que puedan volver a disfrutar de "comilonas en el patio" todos juntos y que la gente deje de "tener envidias" porque lo más valioso es la salud.

José Navacerrada

Este madrileño de 82 años lleva 17 viviendo con su pareja en un Sebreño que le ofrece rutinas mucho más relajadas que en la capital. El "hachazo" del coronavirus "ha hecho mucho daño", explica, y cree que las economías internacionales van a sufrir mucho al menos los próximos dos años. Navacerrada asume que el futuro irá acompañado de mascarillas y de medidas sanitarias e higiénicas para la población.

Créditos

Coordinación y formato: Guiomar del Ser

Diseño y maquetación: Ignacio Povedano

Direccion de arte: Fernando Hernández

Datos y Gráficos: Daniele Grasso, Antonio Alonso, Rodrigo Silva y Yolanda Clemente

Fotografía: Óscar Corral y Fernando Domingo Aldama

Edición gráfica: Carlos Rosillo

Grafismo y edición de vídeo: Eduardo Ortiz, Luis Manuel Rivas y Luis Almodóvar

Más información