La crisis del coronavirus

Johnson ordena finalmente el cierre de bares, restaurantes y gimnasios

El Gobierno asumirá el sueldo de los trabajadores paralizados hasta un límite de 2.700 euros

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, anuncia este viernes el cierre de bares y restaurantes. En vídeo, las nuevas medidas. JULIAN SIMMONDS / AFP (VÍDEO: ATLAS)

Se acabó el tiempo de los consejos y las sugerencias. El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, ha ordenado este viernes el cierre, a partir de esta misma noche, de todos los pubs, restaurantes, cafeterías y gimnasios, para reducir aún más el posible contagio del coronavirus. Los últimos datos aportados por el Gobierno indicaban que ya hay casi 4.000 (3.983) casos de personas infectadas por el SARS-CoV-2, y 177 fallecidos. “Necesitamos poner obstáculos más firmes en la curva de transmisión (...) La velocidad con que nos recuperemos depende por completo de nuestra capacidad colectiva de hacer frente al virus, y eso significa que debemos adoptar los siguientes pasos que nos recomiendan los científicos”, ha dicho Johnson. Apenas 24 horas antes, el primer ministro seguía aconsejando a los ciudadanos que evitaran los locales de ocio, sin ningún mandato concreto. El dueño de la conocida cadena británica de pubs Weatherspoon, Tim Martin, un multimillonario conocido por su ardiente defensa de las políticas conservadoras y del Brexit, se permitía en las últimas horas exigir que se aplicara a los bares la misma política que al Parlamento. “No se pueden cerrar todos los bares y tiendas de un modo indefinido. Creo que lo sensato es dejarlos abiertos pero imponer ciertas reglas de distanciamiento”, ha dicho. Sus palabras han provocado una cascada de críticas de medios de comunicación y políticos y han puesto el dedo en la llaga sobre la realidad a la que se enfrentaba el Gobierno británico. Su temor a recortar las libertades de los ciudadanos había incitado a muchos a desafiar las indicaciones sanitarias y seguir con su vida normal. Johnson se ha visto incluso obligado a pedir a los británicos que no intenten apurar las últimas horas. “Por favor, no lo hagan. Pueden creer que son invencibles, pero no hay ninguna garantía de que no puedan ser ya posibles transmisores del virus y contagiar a otros”, ha implorado.

Junto a Johnson ha vuelto a comparecer el ministro de Economía, Rishi Sunak, para anunciar nuevas medidas de respuesta a la crisis. El Gobierno británico asumirá durante los próximos meses, hasta un límite, los sueldos de los millones de trabajadores que se vean forzados a permanecer en casa por el cese de actividad de las empresas. El esquema anunciado es similar al de los ERTE en España, una figura jurídica que no existe en el Reino Unido. Se pagará hasta el 80% del salario de los empleados de aquellas empresas que mantengan el puesto de trabajo, con un límite de unos 2.700 euros, el salario medio en este país. “Ponemos en marcha así un gran esfuerzo nacional para proteger los empleos. Queremos, llegado el momento, poder mirar hacia atrás y recordar cómo cuando nuestra generación se enfrentó a un desafío único llevamos a cabo un gran esfuerzo nacional y permanecimos juntos. De todos nosotros depende”, ha dicho Sunak. No habrá límite en los fondos necesarios para estas ayudas, ha dicho el ministro. Comenzarán a contar retroactivamente desde principios de marzo, durarán al menos tres meses y se revisará su posible extensión si siguen resultando necesarias.

El Gobierno ha anunciado además la suspensión del pago del IVA (VAT, en sus siglas en inglés) en el próximo trimestre. Según cálculos del propio Sunak, la medida supone inyectar unos 32.000 millones de euros extra en la economía británica.

El Reino Unido mantiene en los últimos años unas cifras de paro históricamente bajas, de en torno al 3,8%. La crisis acelerará los despidos, como en el resto de las economías europeas. 33 millones de personas tienen actualmente un puesto de trabajo, de los que un 10%, aproximadamente, son autónomos.

En los últimos días, el Gobierno de Johnson ha dado un giro drástico a su respuesta frente al coronavirus. En comparecencias diarias, el primer ministro ha pasado de recomendar a la gente que se lavara las manos y se aislara en casa por siete días si presentaba síntomas de la enfermedad, a “aconsejar enfáticamente” a los ciudadanos que evitaran el contacto social. Se ha resistido a aprobar las medidas drásticas que otros países estaban ya poniendo en marcha, a pesar de las señales de alerta de la comunidad científica y de la oposición política. Johnson ha acelerado finalmente su respuesta este viernes y el tono de sus declaraciones da a entender que su Gobierno se dispone finalmente a alinearse con el resto del mundo.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50