Coronavirus

Sevilla suspende su Semana Santa por el coronavirus

Otras ciudades como Málaga, Alicante, Valladolid, Zamora, Cuenca, Murcia, Cartagena o Lorca han decidido cancelar todas las procesiones

El paso de la Virgen del Rosario de la Hermandad de Monte-Sión, el único que está montado en Sevilla.
El paso de la Virgen del Rosario de la Hermandad de Monte-Sión, el único que está montado en Sevilla.ALEJANDRO RUESGA (nombre del dueño)

Por primera vez desde 1933 no habrá procesiones de Semana Santa en Sevilla. La pandemia del coronavirus y la paralización de casi toda la actividad como consecuencia del estado de alarma han llevado al alcalde de Sevilla, el socialista Juan Espadas; a su arzobispo, Juan José Asenjo, y al presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías de la capital andaluza, Francisco Vélez, a tomar la decisión histórica de suspender la salida de los pasos. La medida puede tener un impacto económico de hasta 400 millones de euros.

Sevilla sigue así la estela de Alicante, Orihuela, Valladolid y Zamora que este viernes anunciaron la suspensión de sus respectivas procesiones. También este sábado han adoptado la misma medida las ciudades de Cuenca, Murcia, Cartagena, Lorca, Córdoba o Málaga, donde la Semana Santa, además de ser uno de sus principales focos de atracción turística, tiene una fuerte carga emocional para sus vecinos. La Semana Santa supone el 15% del total de los ingresos del sector turístico en España.

“Con la información que facilita la Autoridad Sanitaria a las Administraciones competentes, que ha ido gradualmente agravándose, para la toma de medidas limitativas de la concentración de personas en espacios públicos, o de los desplazamientos en el territorio nacional o procedentes de otros países, consideramos que hay motivos de salud pública suficientemente justificados para suspender los desfiles procesionales en la vía pública de las hermandades y cofradías de Sevilla en la Semana Santa 2020 y que además es nuestra obligación y la de todos los ciudadanos cooperar en la consecución de los objetivos que se plantea nuestro país en esta cuestión en la actual coyuntura”, explica el Ayuntamiento en un comunicado firmado conjuntamente por el Arzobispado y el Consejo de Hermandades.

Casos confirmados en España y en el mundo y claves para entender el coronavirus de Wuhan

Últimas cifras de la expansión del virus, qué es, cómo se transmite, cuál es la población más vulnerable y dimensiones del contagio en el mundo

Las razones esgrimidas por los responsables sevillanos son similares a las ofrecidas por el resto de municipios donde la sensibilidad hacia las procesiones es tan o más relevante que su determinante impacto económico. “Estamos viviendo días de gran preocupación, en los que la fragilidad humana y nuestra vulnerabilidad se ven afectadas en todo el mundo por el coronavirus que altera todas las actividades, como la economía, las empresas, el trabajo, los viajes, el turismo, el deporte e incluso el culto, y su contagio también limita en gran medida la libertad de espacio y de movimiento”, señalaba ayer el Arzobispado de Valladolid en otra nota. Mediada la tarde de este sábado, otra de las ciudades cuya Semana Santa despierta más interés, Málaga, también echaba el cierre. Tras una reunión entre el obispo de la diócesis malagueña, Jesús Catalá, el presdiente de la Agrupación de Cofradías de la ciudad, Pablo Atencia y el alcalde, Francisco de la Torre, se ha considerado “responsable y necesario” la suspensión de las procesiones “así como todos los actos públicos previos a la misma”. En un comunicado conjunto, han lamentado “los inconvenientes que esto supone para las Cofradías” y animan a los cofrades y a todos los fieles a vivir la Semana Santa mediante la oración personal, a pesar de estas circunstancias adversas, informa Nacho Sánchez.

La Semana Santa sevillana tuvo en 2019 un impacto económico de 400 millones de euros, lo que supone el 1,3% del PIB local. La decisión de suspender las procesiones se había tratado de posponer. Esta misma semana, el alcalde llegó a afirmar que tenía que ser la Organización Mundial de la Salud quien le confirmara que había motivos para adoptar esa medida. Durante estos días han continuado los preparativos para montar los palcos en la carrera oficial, el recorrido por el centro de la ciudad por el que circulan todos los pasos. Sin embargo, la evolución de la epidemia y la situación de estado de alarma ya llevó ayer al propio Vélez a verbalizar lo que ya era una sensación generalizada en toda Sevilla, que no iba a haber Semana Santa por primera vez desde la II República.

Málaga es la segunda capital española donde más ingresos deja la Semana Santa. En 2019 el desembolso fue de 102,7 millones. De ellos, 53,7 millones fueron impacto directo, según el estudio realizado por la Cátedra de Estudios Cofrades de la Universidad de Málaga. Castilla y León es la comunidad autónoma que cuenta con más declaraciones de Interés Turístico de la Semana Santa —22, ocho de ellas de carácter internacional—. La de Valladolid genera unos beneficios económicos superiores a los 2,6 millones de euros, según los datos de su Ayuntamiento. La de Lorca (Murcia) también está considerada de interés turístico y opta a ser declarada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. El año pasado atrajo a 355.000 visitantes, según fuentes municipales, y generó unos beneficios de 13 millones de euros, informa Virginia Vadillo.

Impacto sentimental

“Las hermandades estamos acostumbradas a estas situaciones porque cuando llueve no podemos realizar la estación de penitencia y hay problemas mucho más graves hoy en día que sacar un paso”, explica Manuel González, hermano mayor de la Hermandad de La Estrella, una cofradía con un gran peso histórico puesto que fue la única que decidió salir en 1932, desafiando las advertencias de la jerarquía de la Iglesia católica que sostuvo que, al estar vigente la República, las imágenes serían atacadas. Poner un paso en la calle cuesta aproximadamente 30.000 euros, una cantidad en la que se suma la compra de cera, de flores, el alquiler de la banda de música que acompaña a las cofradías o la seguridad. En Sevilla procesionan 121 pasos durante la Semana Santa.

Los palcos de la carrera oficial de la Semana Santa de Sevilla a la altura del Ayuntamiento.
Los palcos de la carrera oficial de la Semana Santa de Sevilla a la altura del Ayuntamiento.Paco Puentes

El presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías de Sevilla señaló anoche en Canal Sur Radio que iba a proponer a las hermandades que no instalaran las imágenes dentro de las capillas para evitar aglomeraciones. De momento, solo la Hermandad de Monte-Sión ha preparado su paso, la Virgen del Rosario, que estaba abierta al público en su capilla de la calle Feria desde comienzo de esta semana. “Las medidas extremas se han adoptado para los próximos 15 días, hay que esperar a ver cómo evoluciona la situación”, sostiene González.

Más allá de la repercusión en el ámbito cofrade y del sector vinculado al arte sacro, las consecuencias se extienden a otros negocios como el de la confección de túnicas, capirotes o incienso que viven casi exclusivamente de la Semana Santa. El impacto en el sector de la hostelería y hotelero también es importante ya que estas fechas suponen un revulsivo económico. En Sevilla, las reservas hoteleras para estas fechas, unas de las de mayor afluencia turística del año en la capital andaluza, se habían reducido hasta el 90% según fuentes hoteleras consultadas. El año pasado, para la primera mitad de la Semana Santa (desde el Domingo de Ramos al Miércoles Santo), se habían cubierto el 85% de las plazas hoteleras. Durante la primavera del año pasado, Sevilla registró récord de visitantes, 279.437, casi un 4% más que en 2018. La de Málaga tuvo en 2019 un impacto económico de 102,7 millones en la capital. De ellos, 53,7 millones fueron impacto directo, según el estudio realizado por la Cátedra de Estudios Cofrades de la Universidad de Málaga. La situación también es preocupante para las agencias de viajes andaluzas a las que esta decisión, que se suma al cierre de museos y monumentos, va a abocar al cierre de negocios y al aumento del desempleo en el sector, señalan fuentes de AEVISE, la Asociación de Agencias de Viajes de Sevilla.

Aunque en un primer momento, el sentir general de los sevillanos era que la epidemia no podría con la Semana Santa y se trató de dar una sensación de normalidad, manteniendo los tradicionales besamanos a las Vírgenes, en estos últimos siete días varias hermandades habían suspendido los ensayos de sus costaleros. En el aire queda qué pasará con la Feria de Abril, otro gran reclamo turístico y económico, que implica unos ingresos de 900 millones de euros para la ciudad de Sevilla. El Ayuntamiento ya estudia trasladarla a después del verano.

Apenas hay precedentes de una suspensión absoluta de las procesiones de Semana Santa en España. Hay que remontarse 87 años atrás, cuando en 1933, en plena república y con una situación sociopolítica complicada ninguna cofradía salió a procesionar ante la incertidumbre. Entonces, algunos pasos sí se prepararon por si, finalmente, podían echarse a las calles. El coronavirus ha hecho que en 2020 la situación aún sea más anómala.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50