Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El número de hombres fumadores baja por primera vez

Las políticas regulatorias contra el tabaco y las campañas logran que su consumo descienda en todo el mundo

hombres fumadores
Un grupo de jóvenes fuman mientras charlan Getty

Cada vez menos personas en el mundo encienden un cigarrillo a diario. El número de fumadores comenzó a descender en 2018, gracias a que las mujeres fueron abandonando este hábito. En 2020, por primera vez desde que hay mediciones, la Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé que caiga también la cantidad de varones que fuman.

El Informe global de tendencias en la prevalencia del tabaco, que la OMS ha publicado este jueves, indica un “potente cambio en la epidemia”. Gracias a las encuestas que la organización realiza en diferentes países y a un modelo estadístico de evolución poblacional, proyecta que en 2020 habrá 10 millones de fumadores menos que hace dos años (de ellos, un millón de hombres); en 2025 la cifra caerá otros 27 millones hasta llegar a 1.299 millones de fumadores en todo el mundo.

"Las reducciones en el consumo mundial de tabaco demuestran que cuando los Gobiernos introducen y fortalecen sus acciones integrales basadas en evidencias, pueden proteger el bienestar de sus ciudadanos y comunidades ", explicó ayer en una conferencia telefónica Ruediger Krech, director de Promoción de la Salud en la OMS.

Aunque la bajada del número de fumadores cada año es modesta, los valores relativos apuntan una tendencia descendente mucho más marcada: como la población mundial crece, el porcentaje de fumadores cae con fuerza desde hace dos décadas. En el año 2000, una de cada tres personas fumaba en todo el planeta, y lo hacía casi la mitad de los hombres (por un 16% de las mujeres); hoy, fuma una de cada cinco personas (un 37,5% de hombres y un 8% de mujeres).

Vigilar el consumo de tabaco, proteger a la población del humo, ofrecer ayuda para el abandono, advertir de los peligros, aumentar los impuestos y hacer cumplir las prohibiciones sobre publicidad, promoción y patrocinio son las seis claves que han conseguido este logro. Configuran una estrategia llamada Mpower (las siglas en inglés de cada uno de estos seis pilares) que la OMS puso en marcha en 2008 para frenar lo que califica como “una de las mayores amenazas para la salud pública que ha tenido que afrontar el mundo”. Mata, al menos, a ocho millones de personas al año, de las cuales casi 900.000 son no fumadores expuestos al humo de segunda mano.

La prevalencia del consumo de tabaco está bajando en todas las regiones del mundo. Si bien hay grandes diferencias entre unas y otras: mientras en Europa para 2020 la OMS estima que fumarán un 25,6% de personas (en España, la tasa está inlcuso repuntando en los últimos años), solo superada por el Sudeste Asiático (27,9%), en América se sitúa en el 17,5% y en África apenas supera el 12%. En este continente se están centrando muchos de los esfuerzos de las tabacaleras por crecer, según denuncian las mayores organizaciones contra el tabaquismo. Allí están algunos de los países donde el problema está creciendo con fuerza.

“Los datos son claros: el consumo de tabaco disminuye cuando los gobiernos implementan políticas que han demostrado alentar el abandono y disuadir a los jóvenes de comenzar a consumirlo. El problema es que la industria del tabaco continúa socavando tales medidas en todo el mundo y comercializando sus productos agresivamente", aseguraba tras conocer el informe Gan Quan, director de Control de Tabaco la Unión Internacional contra la Tuberculosis y las enfermedades Pulmonares, y miembro de la ONG contra el tabaco STOP.

En la última conferencia de La Unión, celebrada en noviembre en Hyderabad (India) varios estudios mostraron las estrategias de la industria para llegar sobre todo a los adolescentes de estas zonas. Uno de ellos fue el de Sessou Leonce Dieudonné, que mostró una investigación en la que aseguraba que las grandes empresas tabacaleras venden y anuncian cigarrillos cerca de las escuelas. La comercialización de unidades sueltas, el tabaco aromatizado y la publicidad vistosa son algunas de las prácticas que este y otros estudios documentaron. “Las compañías se dirigen sistemáticamente a los niños cerca de las escuelas y les animan a comenzar con el tabaco, los consideran una reserva para reponer fumadores, violando sus propios códigos de conducta, guiados exclusivamente por el beneficio y no por la salud pública”, condena Dieudonné.

British American Tobacco, Philip Morris y Japan Tobacco International, las tres mayores tabaqueras del mundo, rechazan las acusaciones y aseguran a este periódico que no promueven de ninguna manera el consumo del tabaco en menores.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información