Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feliz y superluminosa Navidad

La carrera de Vigo, Málaga y Madrid por tener el mayor alumbrado levanta críticas por su elevado coste

El presidente andaluz, Juanma Moreno (izquierda); el actor Antonio Banderas y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, encienden el alumbrado de Navidad malagueño, el pasado viernes.

–Me han dicho que es un espectáculo, las luces. Bueno, este año te superaremos.

No lo creo. Esto es completamente imposible.

Ya lo verás. Desde Vigo vas a ver las luces de Madrid.

Las de Vigo las ven en Nueva York.

El pasado 21 de septiembre, los alcaldes de Madrid y Vigo discutían entre bromas ante las cámaras por ver qué ciudad preparaba el alumbrado navideño más espectacular. Para entonces, todavía en verano, la ciudad gallega ya estaba instalando las luces. Aquellas risas se han traducido en instalaciones como la enorme noria —de 54 metros de altura— que ha montado la ciudad gallega, recubierta por LED que forman proyecciones luminosas psicodélicas. En la capital, la estrella es una bola de Navidad —de 12 metros— no menos lisérgica cuyas luces dibujan motivos navideños. El actor Antonio Banderas inauguró la decoración malagueña el pasado viernes.

La otra cara de la moneda son las enormes sumas de dinero público: Madrid destina a esta partida tres millones de euros (más IVA), un 28% más que en 2018; Vigo llega al millón de euros incluyendo adornos (el año pasado fueron 840.000 euros), mientras que Málaga alcanza los 800.000 euros (la suma se ha incrementado 132.000 euros). Los regidores defienden que se trata de una inversión que incentiva el comercio y el turismo y que repercute positivamente en la ciudad. Pero expertos, oposición y vecinos critican este dispendio.

“Lo que se está haciendo es un despilfarro energético que no tiene sentido. Es absurdo que a la vez que Madrid organiza la Cumbre del Clima haya tres ciudades españolas peleando a ver quién despilfarra más energía en Navidad. Es un mensaje muy equivocado para los ciudadanos”, explica Serafín González, científico del CSIC y presidente de la Sociedade Galega de Historia Natural. “Las lámparas LED que se utilizan provocan una contaminación lumínica mucho más peligrosa que las lámparas convencionales, porque tienen mucha más emisión en el espectro azul, que es la que genera mayor problema para la biodiversidad, y en Vigo y Málaga despistan la orientación de las aves marinas”, añade González.

El científico destaca que Vigo impulsa que las cercanas islas Cíes se conviertan en Destino Starlight, es decir, ideales para la contemplación del cielo estrellado, “a la vez que se promueve una contaminación lumínica brutal durante dos meses”. Además, apunta que el exceso de luminosidad afecta a la salud: “Necesitamos un periodo de oscuridad nocturna para segregar melatonina y tener un sueño reparador. Si no la hay, tiene efectos negativos en el organismo”.

“No está claro que poner más luces haga que la gente consuma más. Lo que suele funcionar es la combinación de la iluminación con las actividades que organizan los Ayuntamientos que hacen que una zona sea más atractiva, como una pista de patinaje, fuegos artificiales, fiestas, actuaciones…”, explica María Lluisa Solé, profesora de Economía de la Universidad de Barcelona.

Agustín Rovira, economista de la Universidad de Valencia y presidente de la Asociación Española para Gerencia de Centros Urbanos, considera en cambio que las luces "influyen" a la hora de impulsar el comercio: "Hacen las zonas más confortables, más divertidas, y asocian la compra con un momento festivo de celebración. No hay estudios concretos sobre cómo influyen las luces, pero está claro que en Navidad se dispara el consumo". Rovira destaca ha habido muchos años con una iluminación navideña más modesta por la crisis, pero ahora se vive una época expansiva donde además influye que, con las luces LED, el gasto de electricidad es mucho más bajo. De hecho, en Málaga esta partida no alcanza los 10.000 euros, cuando hace una década —con menos luces— superaba los 53.000 euros.

“Almeida está tapando sus vergüenzas con las luces de Navidad: sus políticas antimovilidad, el pacto con la extrema derecha, los recortes presupuestarios o la mala gestión”, denuncia José Manuel Calvo, concejal de Más Madrid en la capital. “Para presumir de luces deberías tener resueltas antes cuestiones como que la gente no duerma en la calle. En Madrid tenemos una grave crisis con refugiados durmiendo en la calle desde hace dos meses y el alcalde lo único que hace es mandarle cartas a Pedro Sánchez”, añade. En su opinión, con las luces que había en la anterior etapa era más que suficiente.

Coincide Eduardo Zorrilla, concejal de Adelante Andalucía en Málaga: “Hay muchas necesidades por parte de muchos vecinos antes de meterse en esta alocada carrera por ver quién tiene las luces más brillantes. Con los 800.000 euros que gasta el Ayuntamiento se podrían hacer por ejemplo 15 alojamientos temporales para familias desahuciadas o en situación de emergencia social”.

Los vecinos de Vigo también critican que no se apueste por atender a las personas necesitadas antes que elevar cada año el gasto en alumbrado. “No pensamos que haya que gastar tanto para satisfacer el ego del alcalde, hay mucha gente que lo está pasando muy mal, las ayudas llegan tarde porque no hay personal suficiente en Servicios Sociales, hay muchos desahucios, y los bomberos municipales también tienen carencias”, dice María Pérez, presidenta de la Federación de Asociaciones Vecinales Eduardo Chao.

La noria navideña cubierta por luces LED de Vigo.
La noria navideña cubierta por luces LED de Vigo.

Dinero público

El portavoz de Facua, Rubén Sánchez, considera que esta competición navideña “es una carrera obscena e indignante en la que los alcaldes están jugando a ver quién gasta más dinero público en luces navideñas, algo que no tiene demasiado que ver con lo que es el espíritu navideño, que tendría que estar más enfocado en competir por la solidaridad, por fomentar que las familias puedan ahorrar y reducir su nivel de endeudamiento, con la calidad de los servicios públicos, con dar una buena imagen en cuanto a la calidad del transporte, de la limpieza…”.

Mientras, el exdirectivo de Google José María García opina que este tipo de iniciativas “impulsan el consumo desenfrenado que desvirtúa el espíritu de la Navidad, que debería ser el estar con los seres queridos a los que no sueles ver tanto durante el año”. García impulsa la app Gratix, que propone que la gente regale las cosas que ya no utilice y pida las que necesite para romper el círculo del consumismo salvaje.

La bola de Navidad de 12 metros instalada en Madrid y cubierta de luces LED.
La bola de Navidad de 12 metros instalada en Madrid y cubierta de luces LED.

Los alcaldes siguen sacando pecho. “Este fin de semana no había un restaurante con las mesas vacías en Vigo. El ingreso de este fin de semana fue superior a todo el coste de la iluminación, solamente en dos días", dijo el alcalde vigués, Abel Caballero, tras el encendido de la iluminación. Las luces madrileñas se iluminaron el día 22, mientras que las malagueñas lo hicieron el viernes con Antonio Banderas. “El alumbrado genera trabajo, riqueza y mucho turismo. En Madrid tienen que poner vagones extra de AVE porque baja todo el mundo a Málaga”, dijo en una reciente entrevista la concejal de Fiestas malagueña, Teresa Porras.

Pero esas inversiones no se reparten equitativamente. “El pequeño comercio de Vigo no se está beneficiando, el centro está iluminado y eso repercute en las grandes tiendas y centros comerciales, mientras tenemos asociaciones de comerciantes de barrios periféricos que están hundidos”, dice María Pérez, de los vecinos vigueses. “No nos parece mal que se subvencione al comercio o a la hostelería, pero no a niveles tan desproporcionados”, se opone Rubén Sánchez, de Facua. Y concluye: “Hay otras cosas que subvencionar como el gasto social para personas desfavorecidas. En Madrid, que es donde más se invierte en luces de Navidad, es donde hay más gente durmiendo en la calle, y además en estas fechas cuando las temperaturas son más extremas”.

En cualquier caso, la carrera navideña está lejos de remitir y más bien parece que se contagiará a otras ciudades: el Ayuntamiento de Zaragoza ha multiplicado este año por cuatro los fondos destinados a esta partida hasta los 400.000 euros y quiere aumentarlo hasta los 700.000 euros el año que viene. La Navidad, más que blanca, es luminosa. 

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, enciende el alumbrado navideño de la ciudad, el sábado pasado.
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información