Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidas una mujer y su hija en Huelva por estafar 500.000 euros y fingir sus muertes

Las arrestadas acudieron a un programa de televisión y mintieron para recibir donaciones

La policía ha detenido en Hinojos (Huelva) a una madre y su hija que en 2014 pidieron ayuda económica en el programa Entre Todos de TVE para cubrir los gastos derivados de un grave accidente del marido (y padre). Tras recaudar 21.000 euros, las detenidas mantuvieron su petición de dinero a los donantes con mentiras, fingieron sus propias muertes y las de otras personas, hasta estafar supuestamente a 10 espectadores unos 500.000 euros en donativos. Una víctima denunció el caso ante la policía a principios de 2019, y ahora el Juzgado de Instrucción 20 de Madrid investiga junto a estas dos mujeres y a otros tres familiares cercanos por hacerse pasar por jueces y abogados para mantener la estafa, y como titulares de las cuentas bancarias donde se ingresó el dinero entre 2014 y 2015.

La madre, cuyo nombre de pila es Loli, apareció hace cinco años en el programa de TVE presentado por Toñi Moreno acompañada por su marido, Jorge, en silla de ruedas como consecuencia de un accidente de moto que le había provocado una parálisis cerebral. Pedía 5.000 euros para adquirir un andador especial: "Yo estoy pidiendo para el andador porque si lo pago yo, aquí no se puede comer (...) El andador le cambiaría la calidad de vida a mi marido", explicaba la detenida en una conversación lacrimógena con la presentadora.

Tras recibir unos 21.000 euros en donaciones de varios espectadores, las mujeres ahora detenidas —la mencionada Loli junto a su hija Macarena, de 20 años— elaboraron un plan con la intención de seguir obteniendo nuevos ingresos de esas mismas personas, para lo que inventaron historias dramáticas con las que dar pena a sus víctimas. Con esta "elaborada red de mentiras", según los investigadores de la Policía Judicial de la comisaría madrileña de Chamartín, las mujeres estafaron hasta 375.000 euros a una señora de 63 años de este barrio madrileño, principal víctima de los hechos. Esta mujer, de clase media-alta y un perfil muy religioso, se apiadó de las dificultades que relataba la familia onubense, hasta el punto de convencer a su hermana para que donara 35.000 euros, explican fuentes policiales. A principios de año denunció el caso ante la comisaría de Hortaleza en Madrid y propició la investigación.

El antecedente más claro fue el caso de Nadia Nerea, la niña afectada de ticotriodistrofia, una de las llamadas enfermedades raras, cuyos padres fueron condenados por estafa a cinco y tres años y medio de cárcel tras destaparse el engaño en 2016. Los progenitores mintieron sobre el estado de salud de la menor para lucrarse con 402.232 euros, según fijó la sentencia.

En el número 25 de la Plaza Leonardo Mateos de Hinojos donde reside la familia responsable de la supuesta estafa, un hombre responde con tono grave: "No vamos a hablar, váyase por las buenas". Los vecinos tampoco quieren señalarse. "Ellos sabrán lo que han hecho", alega uno sin querer identificarse. Hinojos, con 3.900 vecinos, es un municipio onubense a pocos kilómetros de Doñana. La teniente de alcalde de la localidad, Alejandra Paricio, evita valorar la supuesta estafa de sus dos vecinas.

El inspector jefe Miguel Sánchez, responsable de la investigación, ha comentado en una rueda de prensa que la familia llevaba "una vida totalmente normal, no habían cambiado de casa y tenían el mismo coche", informa Efe. El mando policial ha subrayado la "credulidad increíble" de los donantes, con quienes la familia mantenía una cierta relación de amistad a través de frecuentes mensajes y llamadas de teléfono.

La investigación policial se inició tras recibir la denuncia de la vecina de Madrid, que creía haber sido víctima de una estafa por haber donado 375.000 euros a esta familia para ayudarles en sus necesidades de adquirir un andador y de llevar a cabo una terapia especial.

Si bien esas circunstancias sobre la enfermedad eran ciertas, al ver la mujer que estaban consiguiendo cantidades de dinero que superaban las necesidades básicas, trazó un plan para seguir recibiendo más dinero que consistía en una serie de episodios ficticios en los que se sucedían diversos infortunios con los que lograban dar pena. Para mantener la falsedad en el tiempo, la madre y la hija hicieron creer a las víctimas su propia muerte, además de la de su marido y un recién nacido que habría tenido la hija estafadora debido a una violación, junto a tratamientos por problemas de drogas, por lo que pidieron dinero para los sepelios. En paralelo, la red familiar se hizo pasar por jueces y abogados que supuestamente les ayudarían a recuperar el dinero de las donaciones mediante vías legales y por ello recibirían una importante recompensa económica.

El análisis de la principal cuenta bancaria, en la que recibían el dinero de las donaciones, arrojó un saldo a favor de unos 500.000 euros, los cuales fueron transferidos a otra cuenta. Tanto la mujer del enfermo como la hija de ambos, y sus tres familiares comparecieron ya ante el juez y se encuentran en libertad con cargos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información