Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portugal estudia la siesta obligatoria en preescolar

El Parlamento analizará la introducción de este descanso pero rechaza su aplicación inmediata

Un niño duerme la siesta en Lisboa.
Un niño duerme la siesta en Lisboa.

La siesta obligatoria en preescolar de Portugal deberá esperar. El parlamento aprobó la semana pasada el estudio de la introducción de la siesta en esa etapa escolar, pero no su inmediata aplicación, como se propuso.

Para la Sociedad Portuguesa de Pediatría (SPP) la siesta a temprana edad es tan importante como la alimentación. En un informe difundido hace dos años, señala que la falta de la siesta en niños hasta seis años de edad puede provocar perturbaciones orgánicas, psíquicas y emocionales, “a veces con consecuencias a corto y largo plazo en la salud y el bienestar del adolescente y del adulto que pueden resultar irreversibles”.

Según diversos estudios pediátricos, el dormir menos horas de las necesarias en la edad infantil está asociado a la obesidad y a la falta de atención y, por tanto, al aprendizaje. Mientras en los años de parvulario, la siesta es práctica común, al llegar a la educación preescolar casi desaparece. Según el partido verde PAN (Personas Animales Naturaleza), a los 4 años solo duermen la siesta en la escuela el 28,9% de los niños, que se reduce al 7,8% en el siguiente curso.

Según la Sociedad Pediátrica, el niño de preescolar tiene una falta de sueño de 2 a 4 horas. “En un elevado número de niños esta privación motiva siestas tardías en el trayecto a casa después de la escuela y alteraciones de comportamiento. Si no se hace una siesta con una duración mínima de 1 a 2 horas el niño está en obvia privación de sueño. Si la siesta no es promovida en preescolar, los niños tendrán una privación crónica de sueño con consecuencias orgánicas y mentales”.

Todos los grupos de la cámara, excepto el socialista, votaron a favor de la iniciativa del PC para que el Gobierno estudie la implantación de la siesta en preescolar.

En el mismo pleno se tumbó la propuesta más radical del PAN, para que la siesta se incorpore ya en el próximo curso y que el Gobierno ponga la logística: “Colchón, ambiente tranquilo, oscuro, con temperatura adecuada, limitación del ruido y vigilancia”. Además, el PAN proponía un programa individual de siesta para cada alumno.

La propuesta final se queda en un estudio de la introducción de la siesta “auscultando a la comunidad educativa, a los profesionales en las áreas de educación, pedagogía, salud y ciencias sociales, a las organizaciones representativas de los trabajadores y a los padres, sus familias y asociaciones”.

El PS, que votó en contra y es el favorito para ganar las elecciones de octubre, no ha incluido en su programa electoral ninguna iniciativa para aplicar los deseos del PC.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >