Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres estudiantes y 15 profesores: la curiosa orla de la Universidad de Málaga

La dificultad de Ingeniería de Computadores provoca una alta tasa de abandono

universidad de malaga
De izquierda a derecha, Rafael Hormigo, Verónica Vigaray y Agustín Téllez, en Málaga.

Rafael Hormigo, ahora con 22 años, lleva desde los 13 años montando y desmontando ordenadores. Le encanta la chatarrería informática. Por eso, cuando estaba decidiendo qué rama de Bachillerato tomar, su hermana tenía más clara la decisión que él: le insistió en que optara por la tecnológica. En aquel tiempo quería dedicarse a la fisioterapia, pero el consejo le marcó. Dos años después apostó por el grado de Ingeniería de Computadores en la Universidad de Málaga (UMA). Lo ha aprobado en cuatro años, una absoluta rareza en una compleja carrera que pocos culminan. De hecho, en su orla de graduación de la promoción 2015/2019 aparece acompañado solo de un par de estudiantes más. Sobre sus imágenes, quince docentes (cuatro, mujeres). “Mis amigos dicen que parece una broma, que si la he retocado digitalmente. Pero es tal cual”, cuenta entre risas y orgulloso de su trayectoria.

Orla de la promoción 2015-2019 del Grado en Ingeniería de Computadores.
Orla de la promoción 2015-2019 del Grado en Ingeniería de Computadores.

A Hormigo le acompañan en el montaje fotográfico de recuerdo Agustín Téllez y Verónica Vigaray. Con corbata y toga, pero sin birrete, sus retratos aparecen a tamaño grande, mientras que los de sus profesores lo hacen en pequeño. Hay mucho espacio en blanco en la composición. También lo hubo en las aulas. Alguno de ellos ha sido en ocasiones el único asistente en algunas asignaturas. Cada año se matriculan 60 personas en este grado, pero la complejidad de sus materias hace que muchos abandonen a las primeras de cambio. “Otras veces se desmotivan porque se matriculan sin saber muy bien de qué tratan estos estudios o llegan rebotados de otras ingenierías con mayor nota de corte [para esta basta un cinco raspado] a las que no han podido acceder”, explica Ernesto Pimentel, catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos y director de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de la UMA. El grado, según la universidad, prepara para diseñar y controlar grandes instalaciones informáticas, así como sus partes.

“Al principio éramos bastantes. Y poco a poco las clases se iban vaciando”, constata Verónica Vigaray, de 31 años y una de las pocas mujeres que ha estudiado el grado de Ingeniería de Computadores en Málaga desde su implantación en el curso 2010/2011. La espantada se produce sobre todo en primero, donde cuatro de las 10 asignaturas son de matemáticas y una quinta, de física. Un muro para muchos. “Hay que tener fuerzas para seguir”, relata Rafael Hormigo, que a pesar de tener la mejor nota de acceso entre sus compañeros apenas obtuvo un uno en su primer examen. Por eso, son mayoría los que van dejando atrás las materias más complicadas para intentar aprobarlas cuando cursen tercero o cuarto.

Con el paso de los años, con más bagaje, madurez y conocimientos detrás, superar los exámenes se vuelve algo más asequible. “Pero nunca es fácil, siempre hay que estudiar una barbaridad”, cuenta Agustín Téllez. Quizás por esa constancia y su experiencia —tiene 44 años y mucha experiencia laboral—, ha conseguido aprobar todo con notas que rondan el 7,5 como mínimo. Son las más altas de su promoción. Él juega con cierta ventaja: le convalidaron los dos primeros cursos por sus estudios de ingeniería anteriores y “solo” tuvo que afrontar 17 asignaturas de nombres que ya suenan espinosos como Arquitecturas de Paralelas o Arquitecturas de Almacenamiento. “Sin el apoyo de la empresa donde trabajo no lo habría conseguido: me han facilitado el tiempo suficiente para estudiar”, cuenta Téllez.

“Es cierto que la imagen de la orla es curiosa e impactante, pero ha sido una casualidad”, aclara Pimentel. Según explica, a quienes les queda por entregar el trabajo de fin de grado (TFG) o entre una y dos asignaturas se les ofrece la posibilidad de graduarse, ya que a veces el evento —que es simbólico— se celebra antes de que se publiquen algunas notas o porque se espera que ese alumnado apruebe en septiembre. Y en esas circunstancias se encuentran otras 28 personas, que perfectamente podrían haber acompañado a estos tres mosqueteros en su orla. Algunos de quienes pudieron estar ahí piensan que ese documento es ya algo del pasado y ni se fotografían, pero la mayoría no aparece por lo que llaman “falta de sentimiento de grupo”. “Hay mucho alumnado a caballo entre varios cursos o que está en cuarto pero con la mayoría de sus amigos en tercero, así que prefieren esperar un año para hacerse la foto”, relata el director de la escuela técnica superior malagueña, que ya busca soluciones para que haya menos tasa de abandono y desmotivación. Entre ellas, incluir en el primer curso más asignaturas relacionadas directamente con la informática y pasar las más tortuosas de ese año al tercero o cuarto.

A Vigaray no le valen las excusas de quienes no han aparecido en la orla. “Este grado es un amante muy exigente. Hay que ser muy constante y estudiar mucho dejando atrás momentos con la familia y amigos. Ha sido mucho el esfuerzo para llegar hasta aquí y sin el apoyo de profesores o mi madre no habría acabado, así que quería tener un recuerdo como este”, cuenta decidida. Ella lo ha superado en seis años, compaginándolo con su incorporación en el mercado laboral —a veces, con dos trabajos a la vez— y una enfermedad. “Llegar aquí no ha sido nada fácil”, añade Vigaray,  que ahora apunta al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) o la Policía Nacional para su futuro laboral porque quiere dedicarse a la ciberseguridad.

Por su parte, Téllez trabaja en Ingenia —en el Parque Tecnológico de Andalucía—, tras pasar por el Banco Popular y Fujitsu. Y Hormigo no ha tenido ni vacaciones tras acabar sus estudios: el pasado lunes comenzó a trabajar en Freepik, una de las firmas tecnológicas punteras de Málaga, donde le esperan muchas posibilidades de desarrollo profesional. Tres ejemplos de que, a pesar de la dificultad, este grado tiene un amplio abanico de salidas laborales. Quizás sirvan de motivación para estudiantes que, en los próximos cursos, piensen en abandonar. Si siguen adelante, podrán colgar en las paredes de su casa, quizás, una orla donde el número de graduados sea superior al de los profesores.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información