Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Denunciada la Universidad de Sevilla por acoger misas y procesiones

La asociación UNI Laica acusa a la institución de mantener un “escandaloso nacionalcatolicismo”

El rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro, portando un cristo en 2018.
El rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro, portando un cristo en 2018.

La asociación UNI Laica ha denunciado a la Universidad de Sevilla ante el Defensor universitario por acoger multitud de procesiones, misas y pregones religiosos, pese a su carácter laico. Esta institución de la capital andaluza incluye en su rectorado la sede de la Hermandad de los Estudiantes y celebra cada año misas, pregones religiosos y conserva un Servicio de Asistencia Religiosa, denominado con las siglas SARUS, que imparte dos asignaturas de Teología que son contabilizadas como créditos europeos.

“Es tan escandaloso porque la Universidad de Sevilla realmente es una isla donde aún pervive el nacionalcatolicismo. Toda esta identificación de la institución con la Iglesia procede del franquismo, no proviene de la Edad Media. Hay ejemplos como la incrustación de la Hermandad de los Estudiantes dentro de la Universidad de 1956, el pregón de 1973 y una cruz de mayo de 2008”, critica Cosme Salas, portavoz de UNI Laica y catedrático de esta universidad. “El SARUS dispone de un capellán designado por el Arzobispado de Sevilla que difunde sus ideas respecto a la eutanasia y el colectivo LGTB dentro del campus”, ilustra Salas.

Tras la presentación de la denuncia, el Defensor universitario y profesor de Derecho Constitucional de esta universidad, Fernando Álvarez Ossorio, dispone ahora de 30 días para realizar una investigación al respecto y exponer su dictamen, que no es vinculante. La Universidad de Sevilla ha rechazado ofrecer a este diario su versión sobre el contenido de la denuncia.

“La celebración de actos confesionales con carácter de actos oficiales de la Universidad atenta contra el principio constitucional de aconfesionalidad del Estado y contra el principio de neutralidad ideológica y religiosa de todas las instituciones democráticas”, censuran los denunciantes. Para UNI Laica, “la ostentación de símbolos religiosos” de un credo particular, en este caso el catolicismo, puede “agraviar y ofender” a los estudiantes que no profesan dicha religión. “Muchos universitarios no son creyentes católicos y tienen otras convicciones, y pueden sentirse discriminados (…) La celebración de estos actos religiosos en la Universidad de Sevilla constituye una herencia de la dictadura franquista que no debería normalizarse o aceptarse acríticamente en una universidad democrática europea del siglo XXI”, censura la asociación.

El pasado 13 de abril UNI Laica solicitó al rector de la Universidad, Miguel Ángel Castro, la suspensión de los actos confesionales previstos en el vestíbulo principal del Rectorado y en otras dependencias académicas. Castro y otros cargos académicos presidieron los actos, otorgándoles de este modo carácter oficial, critican los denunciantes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información