Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reproducción del pingüino emperador se tambalea en la Antártida

La colonia que vive en la bahía de Halley, la segunda más importante del mundo, lleva tres años sin procrear por la falta de hielo

La colonia de pingüino emperador (Aptenodytes forsteri) de la bahía de Halley (Antártida), la segunda del mundo (entre unas 14.000 y unas 23.000 parejas) y la mayor del mar de Weddell, no ha conseguido sacar adelante a sus crías en los últimos tres años, asegura un estudio publicado en la revista científica Antarctic Science. El problema se debe a que el hielo de la plataforma donde crían se rompe antes de tiempo y los pollos mueren al no contar con las plumas adecuadas para poder nadar. Los autores del estudio, Peter T. Fretwell y Philip N. Trathan, del British Antarctic Survey, califican lo sucedido de "catastrófico". Aunque el éxito reproductor de la especie presenta una gran variabilidad en la zona, nunca se había enfrentado a un problema semejante, añaden.

La especie no puede sobrevivir sin hielo. No solo depende de él para sacar adelante a sus pollos, sino para alimentarse e incluso para la muda de las plumas. Normalmente, las bahías protegidas retienen el hielo hasta diciembre. A menudo, es una cantidad suficiente para que aguante todo el verano. Esas condiciones permiten a los emperadores cuidar a sus pollos. Al estar situada en latitudes altas, la colonia de Halley representa un importante refugio frente al cambio climático.

Los científicos sitúan el origen de las dificultades actuales en septiembre de 2015, un periodo especialmente tormentoso asociado al fenómeno meteorológico El Niño, el más intenso registrado en 60 años, con viento fuerte y una bajada del hielo marino local que batió récords. Al año siguiente, en 2016, el hielo marino se rompió en octubre, mucho antes de que hubieran podido sacar adelante a los pollos, que empiezan a cambiar el plumón por otras plumas protectoras a partir de noviembre. En 2017 y 2018 se reprodujo el mismo problema, de tal forma que el enclave no ha conseguido recuperar en los años siguientes las condiciones previas.

Al mismo tiempo, la colonia de pingüino emperador de Dawson-Lambton, a 55 kilómetros al sur de la de Halley, se ha multiplicado por 10. Los autores asocian el espectacular incremento con la llegada al lugar de aves que antes se reproducían en la bahía de Halley. La investigación de los dos enclaves dará información valiosa del comportamiento de la especie en escenarios futuros de cambio climático, incide el estudio realizado con observaciones desde satélite.

Un estudio de 2014 alertaba ya del incierto futuro al que se enfrenta esta especie de pingüino. Esta investigación, dirigida por la Institución Oceanográfica de Woods Hole (WHOI, en sus siglas en inglés) y publicada en la revista Nature Climate Change, planteaba que la población de pingüinos emperador se vería dramáticamente mermada a finales de este siglo por culpa del cambio climático. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información