Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia dará desayunos gratuitos en los colegios de barrios menos favorecidos

La medida beneficiará a unos 100.000 niños a partir del curso que viene

Niños en un comedor escolar.
Niños en un comedor escolar.

El Gobierno francés ha lanzado este martes un programa de desayunos gratuitos en las escuelas de barrios menos favorecidos. El proyecto, que por ahora funcionará solo en algunas zonas del país, busca, a partir del curso próximo, beneficiar hasta a 100.000 niños en todo el territorio nacional.

“El objetivo es que los niños no comiencen la jornada con el estómago vacío, que puedan seguir concentrados toda la mañana y aprender así en las mejores condiciones”, dijeron en un comunicado el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, y la secretaria de Estado de Sanidad, Christelle Dubos, al lanzar el programa.

Porque puede que los nutricionistas discutan sobre cuál es el desayuno más completo o sano, pero de lo que nadie duda es que empezar el día sin alimentarse dificulta la jornada de cualquiera. Más en los niños. Y en Francia hay muchos que van al colegio sin desayunar. Uno de cada cinco niños franceses en edad escolar, tres millones en total, están bajo el umbral de la pobreza. El 13% de los alumnos de colegios en zonas desfavorecidas llegan a la escuela, para tantos el único trampolín a una vida mejor, con el estómago vacío, por lo que su rendimiento, según los expertos, baja. De ahí que garantizar que comiencen su jornada escolar con la tripa llena es una medida importante para la “reducción de las desigualdades desde la más temprana edad”, subraya el Gobierno francés.

“El desayuno no es solo un elemento de alimentación, es también un elemento de integración en la sociedad”, coincidió el economista Jean-Luc Ginder, que el año pasado hizo un llamamiento a garantizar los desayunos gratuitos en las escuelas francesas. “No podemos dejar que la cuarta parte de los alumnos más pequeños se queden sin desayunar por la mañana porque, desde ese momento, les dejamos en la pobreza. Tiene que ser obligatorio”, sostuvo en entrevista en la emisora France Info.

La iniciativa, que forma parte de la “estrategia nacional de prevención y lucha contra la pobreza” que lanzó el año pasado el presidente, Emmanuel Macron, comenzó ya este mes de abril en escuelas de barrios desfavorecidos de ocho ciudades y regiones del país: Amiens, la isla de la Reunión, Lille, Montpellier, Nantes, Reims, Toulouse y Versalles. La idea es que, a partir de septiembre, esta medida “sea generalizada en todo el territorio francés” y beneficie hasta a 100.000 niños. El presupuesto para este año es de seis millones de euros, cifra que el Gobierno prevé doblar a partir de 2020.

El Estado ha puesto unos requisitos básicos: los desayunos deberán ser “equilibrados y de calidad”, serán servidos respetando las “normas de seguridad e higiene alimentaria”, estarán disponibles para todos los alumnos e irán acompañados de una “acción de educación para la alimentación” y de un programa de sensibilización para los padres sobre “el papel del desayuno”. Sin embargo, señaló el Ministerio de Educación, habrá una cierta flexibilidad para “adaptarse mejor a las restricciones y realidades de cada escuela”, por lo que habrá un acompañamiento y asesoramiento de los actores implicados, desde el propio equipo escolar a las asociaciones que ayuden en determinados establecimientos.

El plan contra la pobreza de Macron tiene un presupuesto de 8.000 millones de euros en los próximos cuatro años y prevé, entre otros, la obligatoriedad de la escolarización a los tres años, que los comedores escolares ofrezcan menús a un euro, impulsar que los jóvenes sigan en la escuela hasta los 18 años y un “ingreso único de actividad”, una ayuda —hasta hoy no concretada— para garantizar un mínimo de ingresos y prestaciones a todas las personas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >