Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía recurre la sentencia de La Manada por entender que hubo agresión sexual

El ministerio público pide 18 años de prisión para cada uno de los cinco acusados

Protesta por la sentencia del caso Manada el pasado diciembre, en Madrid.

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha recurrido en casación la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Navarra contra los cinco integrantes de La Manada. El ministerio público considera que la actitud intimidatoria de los acusados fue "la que les permitió consumar sobre la víctima los actos sexuales". Esta "intimidación grave", a juicio de la Fiscalía, llevaría a calificar los hechos como un delito continuado de agresión sexual, por lo que solicita una condena de 18 años de prisión para cada uno de los acusados, y no los nueve que se les impusieron por un abuso sexual con prevalimiento.

"No es admisible forzar el derecho hasta extremos de exigir de las víctimas actitudes heroicas que inexorablemente las conducirán a sufrir males mayores", argumenta el ministerio público en el escrito del recurso, en el que defiende la postura que ya mantuvo en la instancia anterior. "Nos encontramos ante una persona desvalida, la víctima, rodeada por cinco individuos de fuerte complexión y en un espacio mínimo, apartado y con nulas posibilidades de escapar: ¿es exigible algo más para doblegar a la víctima? Creemos que no", expone la Fiscalía.

Para el ministerio público, cualquier persona podría concluir ante la situación descrita que oponerse "únicamente podría conllevar males mayores", lo que llevaría a plegarse "a la voluntad de los agresores".

Además de la petición de 18 años de prisión, la Fiscalía pide para los acusados 10 años de libertad vigilada e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena, así como una prohibición de acercamiento a la víctima durante 20 años. También se solicita  que se imponga una condena de dos años de prisión por un delito de robo con intimidación a uno de los acusados, Antonio Manuel Guerrero, por apropiarse del teléfono móvil de la víctima.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información