Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat encubrió a un cura acusado de abusos por los profesores de un colegio

Enseñanza expulsó al docente de religión de una escuela de Tarragona, pero no lo denunció a la policía ni a la Fiscalía

El arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol Balcells, oficia una misa.
El arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol Balcells, oficia una misa.

La Generalitat de Catalunya no denunció en 2011 al sacerdote Josep Maria Font, al que sí expulsó de una escuela de Cabra del Camp (Tarragona) —donde impartía religión—, tras ser denunciado por otros profesores por hacer tocamientos inapropiados a varios niños. Así lo reconoció ayer el consejero de Enseñanza, Josep Bargalló, que precisó que los servicios territoriales de su departamento no trasladaron el expediente a la policía ni a la Fiscalía. La consejera de Enseñanza en 2011 era la convergente Irene Rigau.

Font es uno de los sacerdotes cuyos abusos a menores han aflorado en los últimos días. Ayer acabó su actividad pastoral, que llevaba a cabo en Arbeca (Lleida), tras hacer público un comunicado en el que pedía disculpas “a todas las personas a las que haya podido ofender o decepcionar”. Por su parte, el arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol, restó importancia a los hechos al señalar que se debieron a un “mal momento” de Font, consideró que no eran “tan graves” como para forzar la secularización del religioso y remató sus declaraciones asegurando que “todo el mundo puede cometer errores”,

Después de ser expulsado del colegio, Font fue apartado dos años del sacerdocio, durante los que residió en el Monasterio de Poblet. Tras ello, y pese a sus antecedentes, volvió a ejercer como cura en Arbeca y otros municipios vecinos, en los que además impartía clases de catequesis.

Fue en la escuela pública de Cabra del Camp —municipio de apenas 1.000 habitantes— donde saltaron las alarmas. Varios docentes advirtieron los tocamientos que el sacerdote realizaba a los alumnos durante las clases de religión. En concreto, le sorprendieron en actitud libidinosa con alumnas sentadas sobre su regazo. En declaraciones a TV3, Joana Fuguet, exdirectora de la escuela, detalló que sorprendió al sacerdote “tocando ciertas partes que no se tienen que tocar”. Font también abordaba a los menores en la oscuridad mientras proyectaba películas religiosas.

Las denuncias que han trascendido de abusos contra Font datan de cuando ejercía en la zona de Tarragona, donde Cambrils fue su último destino.

Otras dimisiones

Se da la circunstancia de que Font, de 65 años, nació en Constantí, donde también se han dado casos con otros sacerdotes. En ese municipio se supo, hace unos días que un antiguo cura, ya fallecido, Pere Llagostera había abusado de niños. Horas después dimitió el actual párroco del pueblo, Xavier Morell, también acusado de lo mismo. Ayer lo hizo Font.

Fue tras ambos ceses cuando el arzobispo de Tarragona restó importancia a los hechos, aunque luego publicó un comunicado para matizar sus palabras: “Deseo aclarar que cualquier actuación de este tipo, impropia de nadie y aún más de un presbítero, me parece gravísima”. La renuncia de estos religiosos se produjo después de que el nombre de uno de ellos saliera a la luz el pasado martes y de que lo confirmara el propio arzobispado.

Al informar de la renuncia del párroco de Constantí, Xavier Morell, por supuestos abusos y posesión de pornografía infantil, el arzobispado refería que también se había investigado a otro sacerdote de la diócesis por sus conductas impropias con menores. No revelaba el nombre y no se hacía ninguna referencia a que se le iba a apartar del cargo. Solo se apuntaba a que, en su momento, se habían tomado “medidas disciplinarias proporcionadas a los hechos probados”. Se trataba de tocamientos libidinosos a niños entre 2015 y 2016 por parte de Font.

Tras las “medidas disciplinarias”, es decir, un alejamiento temporal del servicio para que reflexionara en el monasterio de Poblet, fue destinado a una nueva parroquia. Se alejó de Tarragona para irse a Lleida. Concretamente, oficiaba en la parroquia de Arbeca y, de manera paralela, en los pequeños municipios de Maldà, Belianes, Nalec, Omellons y Rocafort de Vallbona.

Antes de su separación temporal del contacto directo con los feligreses, Josep Maria Font ejerció de cura en Cambrils, adonde llegó tras una larga etapa en el Pla de Santa Maria, Figuerola del Camp y Cabra del Camp. También había oficiado en El Pont d’Armentera, Esblada y Querol, y en pueblos del Priorat como Cornudella, Porrera y La Morera de Montsant.

En su época de seminarista, Josep Maria Font estuvo en contacto con el cura Pere Llagostera, el clérigo fallecido hace dos años, acusado de aprovechar las excursiones al Pirineo para abusar de los monaguillos y de otros niños del pueblo. 

Si conoce algún caso de abusos sexuales que no haya visto la luz, escríbanos con su denuncia a abusos@elpais.es

Enseñanza llama ahora a revelar casos pasados

Tras admitir que la Generalitat encubrió al sacerdote Josep Maria Font, el consejero de Enseñanza, Josep Bargalló, se mostró abierto a “revisar” los casos pasados. “Y si observamos que alguien no ha actuado como era necesario abriremos expediente”. Bargalló prometió que ha dado instrucciones para que los centros educativos denuncien cualquier caso a la policía o a la fiscalía “incluso antes que al consejero”. Bargalló también llamó a las familias a comunicar al departamento los casos de abusos, aunque sean pasados. “Lo peor que puede pasar con estos casos es ocultarlos”, remachó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >