Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía pide 7 años de cárcel para cuatro miembros de La Manada por el caso de Pozoblanco

El Ministerio Público solicita tres años por un delito de abusos sexuales a una joven en el interior de un vehículo y cuatro años por otro delito contra la intimidad

La Manada Pozoblanco
Alfonso Cabezuelo (i) y Jesús Escudero (c) junto a su abogado Agustín Martínez a la salida del juzgado de guardia de Sevilla el pasado año.

La Fiscalía de Córdoba ha pedido siete años de cárcel para cuatro de los miembros de La Manada en el juicio por los abusos en Pozoblanco en 2016. En el escrito de calificación provisional que ha presentado solicita tres años de cárcel por un delito de abusos sexuales, cuatro años más por otro delito contra la intimidad y para uno de ellos, el militar Alfonso Jesús Cabezuelo, una multa de 12 euros diarios durante dos meses por causar lesiones leves.

Además, para la víctima, el Ministerio Público solicita como responsabilidad civil una indemnización conjunta y solidaria que deberán pagar los acusados de 4.500 euros por su curación y 6.000 más por los daños morales causados, según ha informado la Fiscalía Superior de Andalucía.

Dos meses antes de los abusos sexuales a una joven de 18 años en San Fermín en 2016, por los que han sido condenados a nueve años de cárcel, cuatro de los cinco miembros de La Manada —excepto Ángel Boza— estuvieron en las fiestas de la localidad cordobesa de Torrecampo. Allí, el 1 de mayo de ese año, José Ángel Prenda, Antonio Manuel Guerrero, Alfonso Jesús Cabezuelo y Jesús Escudero abusaron de una joven de 21 años en el coche del guardia civil Guerrero, en el trayecto de Torrecampo a Pozoblanco, donde se dirigían todos después de una noche de fiesta. Además, grabaron con el móvil del agente y pasaron los vídeos a distintos grupos de WhatsApp: hablaban de ella como "la bella durmiente".

Según el auto, del pasado septiembre, cuando fueron procesados, las vejaciones no acabaron ahí. Cuando llegaron a Pozoblanco, Cabezuelo y la víctima se mudaron a los asientos delanteros y Prenda, Escudero y Guerrero se bajaron del vehículo. El militar le pidió que le hiciese una felación y, ante la negativa de la chica, le dio una bofetada en la cara, otra en el brazo, la echó del coche y la llamó "puta". La mujer, que no recordaba aquella noche, supo que esos cuatro hombres habían abusado de ella cuando la Policía Foral de Navarra le mostró los vídeos, después de revisar los móviles de los acusados en la investigación de los abusos en Pamplona.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >