Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

India avanza en su programa espacial de bajo coste

El Proyecto Gaganyaan contará con 1.252 millones de euros y enviará a tres astronautas a la órbita de la Tierra en 2022

Sivan Chairman, de la agencia espacial de ese país, comunica el lanzamiento de tres astronautas, el pasado agosto en Begaluru.
Sivan Chairman, de la agencia espacial de ese país, comunica el lanzamiento de tres astronautas, el pasado agosto en Begaluru.

India destinará 100.000 millones de rupias (1.253 millones de euros) a su primera misión tripulada al espacio, prevista para 2022. El proyecto prevé enviar tres astronautas a orbitar la Tierra en una misión científica y refuerza su ambición de hacer de India una potencia global en la prestación de servicios de bajo coste en el espacio.  "El Gobierno ha dado luz verde a la Iniciativa de Vuelo Espacial Humano", anunció el pasado viernes el ministro de Información y Tecnología, Ravi Shankar Prasad, en Nueva Delhi, la capital. "Enviaremos una tripulación de tres miembros durante siete días al espacio. Trataremos de completar una iniciativa piloto en los próximos 40 meses", añadió.

El Proyecto Gaganyaan (nave espacial, en hindi) fue presentado el pasado agosto por el primer ministro Narendra Modi durante el festejo del día de la independencia del país. En 2014 el actual Ejecutivo ya puso el primer satélite indio en órbita en Marte, lo que conseguía tras la antigua URSS, Estados Unidos y Europa, y adelantando a Japón y China; además de ser la única nación en hacerlo al primer intento y con la menor inversión. La Misión de Órbita en Marte (MOM), también conocida como Mangalyaan, costó unos 60 millones de euros; menos que la película de Hollywood Gravity.

 El pasado noviembre, la Organización India para la Investigación Espacial (ISRO, en sus siglas en inglés) también lanzó al espacio un cohete que llevaba 31 satélites, muchos de ellos por cuenta de naciones extranjeras. Para la anunciada misión tripulada ya se han firmado acuerdos de colaboración con las agencias espaciales rusa Roscosmos y la francesa CNES. Según informa Times of India, ISRO ya ha empezado el proceso de selección de los experimentos que podrían realizarse en la órbita baja terrestre, a donde enviará a los astronautas indios que escoja el Instituto de Medicina Aeroespacial, dependiente de las Fuerzas Aéreas Indias.

La agencia espacial india estudia llevar a cabo, al menos, diez experimentos en la nave que será enviada a unos 400 kilómetros de la Tierra, entre los que habrá pruebas de equipos médicos y ensayos con filtros de aire biológicos y biosensores. También se prevé experimentar con la gestión de residuos biomédicos para el control de gases tóxicos. “Ya que ISRO planea un vuelo espacial humano, está buscando el aporte de la comunidad científica nacional para realizar experimentos de microgravedad", anunció la agencia india, que programa realizar lanzamientos espaciales no tripulados en 2020 y 2021 para probar todos sus sistemas antes del vuelo final con astronautas.

Además del impacto que el ambicioso proyecto tendrá en el ámbito económico, existen importantes incentivos militares para que la potencia regional invierta en la carrera espacial. “Por ejemplo, la prueba antisatélites desarrollada por China en 2007 ha impulsado en India el debate sobre cómo debería desarrollar el país sus propias medidas disuasorias”, explicó a Al-Jazeera English Rajeswari Pillai Rajagopalan, jefe de la Iniciativa para la Política Nuclear y Espacial de la Fundación para la Supervisión e Investigación de Bombay.

El ambicioso proyecto de exploración espacial sitúa así a India, que empezó a invertir en su programa espacial en la década de los sesenta, entre el selecto grupo de potencias que ya lo han hecho, como la propia China además de Rusia, Francia, Japón y EEUU; aunque aún muy por debajo del presupuesto destinado por esta última, de alrededor de 35.000 millones de euros. A pesar del éxito de India en su carrera espacial de bajo coste, muchos cuestionan sus inversiones en esta área considerando que el país asiático es el segundo del mundo en el que más personas viven bajo el umbral de la pobreza.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >