Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso tramita que los animales dejen de ser objetos

El proyecto de ley pretende modificar el Código Civil para evitar que puedan ser embargados o regular a qué cónyuge corresponden en caso de separaciones

El Congreso de los Diputados ha comenzado hoy la tramitación de un proyecto de ley que modifica la legislación actual para que los animales dejen de ser calificados como objetos y sean considerados seres vivos dotados de sensibilidad. Se trata de evitar que puedan ser embargados por impagos o de regular con qué familiar permanecen en el caso de separaciones o divorcios. El Código Civil actual considera a los animales como cosas, en concreto como bienes muebles, indica la exposición de motivos del proyecto de ley, presentado por el PP hace un año. La iniciativa, que partía de una proposición no de ley de Ciudadanos, salió en ese momento adelante con el voto unánime de todas las fuerzas parlamentarias. Ahora se ha constituido la ponencia donde los grupos han iniciado las negociaciones para redactar un texto definitivo, que prevén tener finalizado en febrero de 2019. Los partidos han presentado 115 enmiendas al texto inicial.

La reforma pretende regular el destino de las mascotas en casos de divorcio o separaciones primando el interés de la familia y el bienestar animal. De esta forma, se introducen "preceptos destinados a concretar el régimen de custodia de los animales de compañía, cuestión que ya ha sido objeto de controversia en los tribunales", explicita la proposición de ley. También se contempla que se reparta el tiempo "de disfrute" de ellos.

La modificación del apartado primero de la Ley Hipotecaria propone que se impida la extensión de la hipoteca "a los animales colocados o destinados en una finca dedicada a la explotación ganadera, industrial o de recreo y se prohíbe el pacto de extensión de hipoteca a los animales de compañía". También se cambia el artículo 605 de la Ley de Enjuiciamiento Civil para "declarar absolutamente inembargables a los animales de compañía". El texto inicial a estudio especifica que "el derecho de disponer de un animal no ampara su maltrato" como tampoco su abandono o sacrificio, "salvo en los casos establecidos en las normas legales o reglamentarias".

También se negociarán aspectos como la guarda y custodia del animal por parte de terceros, gastos de manutención o la posibilidad de que se pueda asumir el cuidado temporal de un animal abandonado si es por su protección y bienestar.

La diputada de Unidos Podemos, Sara Carreño, explica que su grupo propuso medidas más ambiciosas que se podrían circunscribir en una ley de igualdad animal. "Pero el PP no quería que se afectara a los toros", aclara. A pesar de ello, está de acuerdo con la mejora. Pide que se defina bien lo que es el maltrato animal y recuerda el vídeo en el que se observaba a varios perros de caza despeñándose cuando acorralaban a un ciervo. A Carreño le gustaría que "por lo menos" se dejara de subvencionar a los toros o a cualquier otra actividad que implique maltrato animal.

Avelino Barrionuevo, parlamentario del PP en la ponencia, considera que algunas de las enmiendas que se han presentado otros grupos se corresponden más a una ley de bienestar animal, que no es el objetivo de la modificación legislativa planteada. "La idea es que haya el máximo consenso en la tramitación del texto. Que seamos generosos", sostiene. Barrionuevo añade que su grupo ha presentado 13 enmiendas a la ley, "algo no habitual, dado que el proyecto de ley es nuestro". Pero las conversaciones con asociaciones y otros grupos les hicieron ver algunas carencias en el texto inicial. Por ejemplo, en una de ellas se propone que en el caso de una lesión de un animal de compañía, causada por un tercero, su propietario o quienes convivan con el animal tienen derecho a una indemnización no solo la que actualmente se fija por responsabilidad civil, sino en "concepto de daño moral".

El PSOE está de acuerdo en la búsqueda de consenso. El diputado socialista Javier Antón Cacho comenta que se trata de canalizar las demandas de las asociaciones animalistas. "El talante es constructivo y está encaminado a adoptar decisiones acordes a la sensibilidad social actual", añade.

La medida ha sido bien acogida por asociaciones como Igualdad Animal, aunque su portavoz, Javier Moreno, la considera insuficiente. "Lo que hace falta es una ley de protección animal de todo el Estado, de tal forma que no dependa de cada comunidad medidas como el sacrificio cero de animales de compañía, que deben incluir programas de esterilización y de potenciación de la adopción". Aboga al mismo tiempo por la prohibición de los espectáculos con animales, como los circos o la tauromaquia. "En la actualidad depende de cada municipio, lo que hace falta es voluntad política y valentía, porque en España estamos a la cola de Europa en leyes sobre protección animal, aunque la concienciación social ha aumentado en los últimos años", concreta.

La abogada Eva Ramos de Pacma recuerda que 115 enmiendas dan para mucho y que el texto final variará "dependiendo de lo que se incluya o no". Ramos pide que se defina a qué se considera un animal de compañía y que se contemple la posibilidad de que se pueda retener al animal de formal temporal en casos de malos tratos. La abogada plantea que hay que tener en cuenta que el maltrato animal se utiliza muchas veces como herramienta para controlar o infundir temor a la persona en casos de violencia de género, "sin que existan consecuencias penales".  "A nosotros nos llegan demandas de personas que están siendo maltratadas y no son capaces de irse por no abandonar a sus animales". 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >