Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Destituidos dos policías que no vieron riesgo en una víctima de machismo asesinada en Mallorca días después

Sacramento Roca, de 36 años, fue apuñalada por su expareja tras denunciar el acoso que sufría

Minuto de silencio en el Consolat por la mujer asesinada.
Minuto de silencio en el Consolat por la mujer asesinada.

El recién nombrado jefe superior de la Policía Nacional en Baleares, Gonzalo Espino, ha destituido al inspector jefe de la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) y a la jefa de grupo por los fallos cometidos a la hora de tramitar una denuncia que la última víctima mortal de la violencia de género en Mallorca presentó días antes de su asesinato. Los dos policías han sido apartados de su puesto por no advertir el peligro que corría Sacramento Roca,  apuñalada por su expareja el pasado 16 de noviembre en la tienda de muebles en la que trabajaba.

Roca acudió cinco días antes a la comisaría de la Policía Nacional de Palma para presentar una denuncia después de encontrar pinchadas las ruedas de su coche. La mujer apuntó a su expareja como presunto autor de los daños, ya que afirmó que Rafael Pantoja, vigilante de seguridad de 45 años, se había presentado varias veces en el lugar donde estaba empleada y le había estado llamando repetidamente. Además explicó que habían aparecido varios carteles en zonas de Palma en los que se ofrecía sexo y figuraba su número de teléfono. El agente que recibió la denuncia en la oficina apreció que podría tratarse de un caso de violencia de género y la remitió a la Unidad de Familia y Mujer.

Sin embargo, la jefa de grupo de la UFAM no apreció riesgo para la víctima en una primera evaluación y tampoco el inspector jefe que revisó posteriormente el escrito. Los inspectores decidieron enviar la denuncia de Roca a un juzgado de instrucción ordinario por un presunto delito de daños, en vez de tramitarla en un juzgado especializado en violencia de género. Cinco días después de su visita a comisaría, Sacramento Roca fue asesinada por su expareja.

Sobre las cinco de la tarde del pasado 16 de noviembre, Pantoja se presentó en la tienda con un cuchillo de grandes dimensiones y apuñaló a su expareja frente a sus compañeros y clientes. Tras cometer el crimen huyó por las calles aledañas, aunque fue retenido por un policía local fuera de servicio y por un vigilante jurado del establecimiento. La pareja se había conocido en la tienda, en la que ella trabajaba como cajera desde hace 15 años y él había estado empleado como vigilante de seguridad, aunque la relación había terminado el pasado octubre y Pantoja se había negado a aceptarlo. Roca tenía dos hijos de parejas anteriores. 

Ella había roto la relación a principios del pasado octubre, pero el hombre se había negado a aceptar los hechos y, según fuentes de la investigación, se había presentado en varias ocasiones en el puesto de trabajo de Sacramento para intentar convencerla de retomar la relación.

La Jefatura de Policía abrió un expediente disciplinario contra los dos inspectores, que ahora han sido apartados de sus funciones. Ambos están a la espera que se resuelva la investigación interna y se determinen desde la Dirección General de la Policía Nacional en Madrid las posibles sanciones. La hasta ahora jefa del gabinete de prensa de la Policía Nacional de Baleares, Janka Jurkevick, será nombrada en los próximos días como nueva responsable de la UFAM.

El jefe superior de policía, Gonzalo Espino, aseguró el pasado lunes durante su toma de posesión que uno de sus "principales objetivos" policiales sería luchar contra la "lacra" de la violencia de género y afirmó que desde las Unidades de Familia y Mujer (UFAM) de la Policía se trabajaría para lograr una "mayor coordinación, inmediatez y continuidad" con el propósito de proteger a las mujeres. Además de cesar a los responsables, se va a incorporar más efectivos a esa unidad, según confirman fuentes de la Dirección General de la Policía. La decisión se argumenta oficialmente, aduciendo que se pretende "aumentar la eficacia en la lucha contra la violencia de género, violencia doméstica y delitos contra menores". Extraoficialmente, se atribuye a "errores en el funcionamiento y las valoraciones del riesgo de los anteriores responsables de la unidad".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información