Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS i

Un alud de información

La Ley Protección de Datos permite a los partidos rastrear datos personales y opiniones políticas en medios digitales sin solicitar el consentimiento del afectado

Sede de Google en Mountain View, California.
Sede de Google en Mountain View, California. REUTERS

La Ley Protección de Datos, en su artículo 58 bis, abre la puerta a los partidos para el rastreo de datos personales y opiniones políticas en medios digitales sin que sea preciso solicitar el consentimiento del afectado. Este rastreo ha de tener como objetivo la confección de perfiles ideológicos y personalizar la propaganda en el ámbito de una campaña electoral. Estos perfiles personales constituyen una información muy valiosa sobre comportamientos e intereses que permitiría segmentar de una forma más eficiente y directa la propaganda electoral.

A tenor de esta nueva regulación, la información se podría obtener, según su redacción, de páginas web y otras fuentes de acceso público. Dicho de otra forma, de una amplia variedad de medios digitales cuyas fuentes más relevantes son los buscadores y las redes sociales.

Google tiene acceso a datos personales a través de su buscador, su navegador Chrome, YouTube, Google Maps, Gmail, el sistema operativo de dispositivos móviles Android y otros servicios. No obstante, existen servicios equivalentes que respetan la privacidad como por ejemplo el buscador Duckduckgo, que no guarda información personal y nunca rastrea a sus usuarios. También existen sistemas para evitar el rastreo en Internet como es el de gestión de cookies, en especial su borrado de manera automática cada vez que se cierre el navegador. Una cookie es un archivo que contiene información almacenada por un sitio web en el navegador. Dicho sitio web puede acceder a la actividad previa del navegador y extraer datos.

Por otro lado, tenemos las redes sociales. En España hay más de 25 millones de usuarios. Las más utilizadas en la actualidad son: WhatsApp, Facebook, YouTube e Instagram. WhatsApp es la red que abarca un más amplio rango de edad entre sus usuarios, mientras que Facebook es más popular en usuarios mayores de 30 años y otras, como Youtube, Instagram y Twitter, para usuarios más jóvenes.

Según la información sobre privacidad que suministra WhatsApp, dicha empresa tiene acceso al número de teléfono móvil, a la libreta de direcciones de contactos, incluso de los contactos que no tienen WhatsApp. También se comparte información adicional de la cuenta, como nombre de perfil, foto, mensaje de estado y la actividad de la cuenta. Hay redes sociales, como Twitter, que ofrecen aplicaciones o interfaz de programación de aplicaciones para acceder a los tuits de sus usuarios y, por lo tanto, a las opiniones, comentarios y tendencias de estos.

Todo esto y muchas otras formas constituyen formas en la que los partidos políticos podrían obtener información sobre los ciudadanos sin necesidad de su consentimiento. Ello implica que los partidos políticos tendrían acceso a una enorme cantidad de información que extraerían sin control de todos los medios digitales. [PIEPAG-TRIB]

José Luis Salmerón Silvera es catedrático de Sistemas de Información en Universidad Pablo de Olavide.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >