Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consulado en Kiev vuelve a inscribir a bebés nacidos de vientres de alquiler

La decisión permite agilizar los trámites para el regreso de las 30 familias bloqueadas en Ucrania por no obtener el pasaporte

Fotografía facilitada por una de las familias que se encuentran en Kiev (Ucrania) con hijos fruto de vientre de alquiler.
Fotografía facilitada por una de las familias que se encuentran en Kiev (Ucrania) con hijos fruto de vientre de alquiler. EFE

El consulado español en Kiev ha vuelto a iniciar los trámites para inscribir como españoles a bebés nacidos por vientre de alquiler en Ucrania. Tras anunciar que esta semana se reanudarían las citas para presentar la documentación necesaria para la inscripción, hoy una familia ha conseguido que se empiece a tramitar su expediente para la posterior obtención del pasaporte, algo que puede durar un par de semanas, según confirma David Monje, dueño de una agencia, Go4baby, que asesora a varios de los afectados. Con esta decisión se empieza a desbloquear la situación de más de 30 familias que no podían abandonar el país con los recién nacidos al no lograr obtener los documentos para viajar con los menores.

Otras tres parejas han sido citadas hoy para entregar la documentación en el consulado y se están tramitando sus expedientes, explica Marcos Jornet, presidente de la asociación Son Nuestros Hijos, que agrupa a unas 500 familias que han tenido bebés mediante esta práctica. "El miedo es que esto sea una solución improvisada para aliviar la situación únicamente de estas familias", comenta.

Horas después, el Ministerio de Exteriores ha confirmado que se ha reanudado la tramitación de los expedientes con esta entrega de la documentación, pero ha matizado que todavía no hay ninguna inscripción formal en el registro. Esta semana pasarán por el consulado unas 15 familias, ha indicado un portavoz.

El consulado español en Kiev había paralizado desde julio todas las inscripciones de bebés nacidos de vientres de alquiler debido, según el Ministerio de Exteriores, al "especial cuidado" que debía poner al tramitar estos expedientes después de que las autoridades ucranianas hubieran informado a la Embajada española en Ucrania de "posibles casos de tráfico de menores". La representación de España en la república exsoviética desaconseja con rotundidad iniciar este tipo de procesos.