Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consulado de Kiev desbloquea las citas para inscribir a los bebés nacidos de vientres de alquiler

El Ministerio ha aclarado que los expedientes se resolverán uno a uno y que todas las opciones están abiertas

vientres de alquiler
Fotografía facilitada a la agencia EFE por una de las familias que permanecen en Kiev. En la imagen, ante la embajada española

El consulado español en Kiev ha vuelto a dar citas a partir del lunes para presentar la documentación necesaria para inscribir en el registro civil a los bebés nacidos de vientres de alquiler en Ucrania. Con esa decisión, se empieza a desbloquear la situación que, desde hace semanas, vivían las más de treinta familias españolas que tenían que permanecer en la capital ucraniana al no poder regresar con un pasaporte para los menores. El Ministerio ha aclarado que los expedientes se resolverán uno a uno y que todas las opciones están abiertas según sea el caso.

El consulado español en Kiev había paralizado desde julio las inscripciones en el registro de bebés nacidos mediante vientre de alquiler. Hasta ese momento, se había hecho en cientos de ocasiones. El procedimiento habitual era que, junto a la documentación requerida, se aportara una prueba de ADN que certificaba el vínculo genético entre el padre y el bebé. Como Ucrania solo admite a matrimonios heterosexuales, se inscribía al menor como hijo de un español y como madre, se ponía el nombre de la mujer ucraniana que llevó a cabo el embarazo. Luego, ya en España, la esposa adoptaba al hijo del marido.

Ante el desconcierto de las familias 30 familias que esperaban con los menores a poder obtener la documentación para regresar, cuyo número aumentaba conforme nacían más niños, Exteriores emitió la semana pasada un comunicado en el que atribuía la parálisis a que la tramitación de esos expedientes se estaba haciendo “con un especial cuidado”, ya que el consulado había recibido información “en los últimos meses” de casos de “posible tráfico de menores”, y en el que desaconsejaba con rotundidad “iniciar cualquier proceso de gestación subrogada en este contexto”, una práctica que no es legal en España.