Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El oncólogo español Baselga omitió el cobro de millones de dólares de farmacéuticas

El director médico del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York publicó artículos científicos favorables a empresas sin informar que recibía dinero de esas firmas

Baselga
Josep Baselga

El director médico del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York, el español Josep Baselga, no informó de que en los últimos años había recibido millones de dólares de farmacéuticas sobre las cuales escribía docenas de artículos de investigación, según publica The New York Times. El periódico estadounidense en colaboración con ProPublica, una organización de periodismo de investigación sin ánimo de lucro, desveló el sábado pasado la mala praxis de Baselga al publicar en prestigiosas publicaciones como The New England Journal of Medicine y The Lancet. "Reconozco que ha habido inconsistencias, pero eso es lo que es", dijo Baselga al Times, intentando zanjar la polémica.

A sus de 59 años, el científico catalán está considerado uno de los mejores oncólogos del mundo, ha asesorado a corporaciones como Roche y Bristol-Myers Squibb, entre otras. En su larga y exitosa trayectoria ha participado también en start-ups que prueban terapias contra el cáncer y ha sido una figura en el desarrollo de fármacos que revolucionaron los tratamientos contra el cáncer de mama. La omisión de sus cobros millonarios se conoce un día después del Stand Up To Cancer, una importante cita organizada por la industria del espectáculo estadounidense en la que se recaudan fondos para respaldar investigaciones y nuevos tratamientos para la lucha contra esta enfermedad.

Según la investigación de The New York Times y ProPublica, Baselga no ha seguido las reglas de divulgación financiera establecidas por la Asociación Estadounidense para la Investigación del Cáncer (AACR) cuando era su presidente en 2015. También omitió los pagos que recibió de compañías relacionadas con la investigación oncológica en sus artículos publicados en la revista del grupo, Cancer Discovery. Al mismo tiempo, era uno de los dos editores en jefe de la revista. A raíz de una serie de escándalos sobre conflictos de interés entre los investigadores y la industria farmacéutica, la comunidad médica reforzó hace una década los requisitos de divulgación que pasó a llevar el español.

Según el rotativo, Baselga dio en 2017 un giro positivo en los resultados de dos ensayos clínicos patrocinados por Roche, que muchos otros consideraron decepcionantes. Cuando lo hizo, no reveló su relación con la empresa. Desde 2014, ha recibido más de tres millones de dólares (2,5 millones de euros) de Roche en honorarios de consultoría y por su participación en una compañía. Tras la publicación del artículo, la AACR, la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica y la New England Journal of Medicine están investigando el caso.

Baselga no cuestionó sus relaciones con al menos una docena de estas compañías y dijo a The New York Times que esas omisiones no fueron intencionadas. Hizo hincapié en que gran parte de su trabajo en la industria era públicamente conocido, aunque se negó a proporcionar cifras de pago de su participación en algunas nuevas empresas de biotecnología. "Reconozco que ha habido inconsistencias, pero eso es lo que es", aseguró, aunque matizó: "No es que no aprecie la importancia".

Las extensas relaciones corporativas del doctor Baselga -y su frecuente olvido en divulgarlas- ilustran lo permeables que son las fronteras entre la investigación académica y la industria, y cómo las revistas médicas y las sociedades profesionales encargadas de vigilarlas imponen los requisitos de información. A los especialistas en ética les preocupa que los enredos externos influyan en la forma en que se diseñan los estudios y se prescriben los medicamentos a los pacientes.

Baselga se comprometió a corregir en 17 artículos sus informes de conflicto de intereses, incluidos The New England Journal of Medicine, The Lancet y la publicación que edita, Cancer Discovery. "Pasé mi carrera cuidando pacientes con cáncer y trayendo nuevas terapias a la clínica con el objetivo de extender y salvar vidas", dijo Baselga, que comentó que "aunque he sido inconsistente con las revelaciones y reconozco ese hecho, eso está muy lejos de comprometer mis responsabilidades como médico, científico y líder clínico".

Más información