Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La desnutrición dobla el riesgo de muerte en pacientes con problemas cardiacos

Este parámetro es mucho más efectivo que el índice de masa corporal para hacer un pronóstico

La desnutrición dobla el riesgo de muerte en pacientes con problemas cardiacos Ampliar foto

Se le llama la paradoja de la obesidad. Pesar más de la cuenta es un factor de riesgo claro para padecer enfermedades cardiovasculares, pero –de ahí el nombre—paradójicamente en los pacientes que ya padecen una de estas dolencias, la insuficiencia cardiaca, los obesos tienen mejor pronóstico que los delgados o con peso normal. Es como si la obesidad fuera un factor protector en ellos. Hasta ahora se clasificaba a estos enfermos mediante el índice de masa corporal (IMC), un parámetro que, según uno de los estudios presentados en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, habría que cambiar por el estado nutricional. Estar desnutrido dobla el riesgo de muerte o de ingreso en pacientes con insuficiencia cardiaca, concluye el trabajo liderado por el hospital Germans Trias i Pujol de Badalona.

“El estado nutricional funciona mejor como factor pronóstico que el índice de masa corporal y el porcentaje de masa corporal”, explicó en rueda de prensa Josep Lupón, coordinador de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca de este centro catalán. El estudio siguió durante dos años a 214 enfermos, con una media de edad de 69 años. No solo se midió su estado nutricional, sino que también se les clasificó por el IMC y el porcentaje de grasa. Estas variables, a diferencia de la desnutrición, no resultaron predictivas de supervivencia por sí mismas pasados esos dos años.

Otro de los aspectos sobre los que llamó la atención Lupón es que la desnutrición se encuentra también en personas con sobrepeso, incluso en obesos. Los investigadores, explicó, trabajaron con dos definiciones de desnutrición. Según la menos restrictiva (medición de los pliegues cutáneos y la albúmina), todos los pacientes de bajo peso estaban desnutridos; de los que tenían sobrepeso lo estaban el 11%, y el 3% de los obesos. Entre los de peso normal, la desnutrición alcanzaba al 44%.

La desnutrición, explicó el cardiólogo, consiste en una dieta deficiente o en la mala absorción de los nutrientes, características que sufren los pacientes con insuficiencia cardiaca. Entre otras cosas, en muchos casos pierden el apetito. Para Lupón, la medición del estado nutricional de los pacientes con insuficiencia cardiaca debería establecerse de forma rutinaria en la práctica clínica. Será complicado, porque no hay una única definición y hacer las mediciones antropométricas requiere tiempo y práctica, añadió. “Debemos prestar más atención a este problema”, aseguró.

Este estudio puede ayudar a entender la paradoja de la obesidad, opina el cardiólogo, sobre la que hay muchas hipótesis pero ninguna certeza. “El porcentaje de obesos desnutridos es muy bajo, y esto podría ayudar a entender la paradoja, porque lo que importa finalmente es la desnutrición, en mayor medida que el IMC. Como hay pocos obesos desnutridos, se mueren menos”, señaló Lupón.