Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los infartados adictos a la cocaína pasan 1,5 días más hospitalizados

El alargamiento en la estancia clínica aumenta en 382 euros el costo sanitario, según un estudio

Una persona prepara una raya de cocaína con una cuchilla. Ampliar foto
Una persona prepara una raya de cocaína con una cuchilla. AGE Fotostock

Los adictos a la cocaína que padecen un infarto pasan un día y medio más hospitalizados que las personas con la misma enfermedad, pero sin esa adicción. A su vez, este alargamiento en la estancia clínica aumenta en 328 euros el coste sanitario por día, según un estudio de la Universidad de Sevilla y el Hospital Universitario Virgen de la Macarena de esta ciudad, que fue publicado en la última edición de la Revista Española de Cardiología (REC).

Miguel Gili Miner, uno de los investigadores y responsable del Servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital Universitario, explicó que a los pacientes infartados y adictos a la cocaína se les realizan más procedimientos terapéuticos y diagnósticos (de sangre y radiológicas), por lo que pasan más tiempo hospitalizados y representan mayores costos. "Ellos sufren más complicaciones, por lo que están más tiempo en unidades de cuidados intensivos, y reciben tratamientos más caros", añadió.

El estudio analizó los casos de 5.575.325 pacientes mayores de 18 años, ingresados en 87 hospitales españoles durante el período de 2008 al 2010. Entre los pacientes hubo 24.126 personas con dependencia a la cocaína y 79.076 casos de infarto agudo de miocardio (IAM).

Gili comentó que de los 24.126 adictos ingresados, 538 padecían a su vez un infarto, por lo que fue a estos a los que se comparó con los pacientes sin adicción a la cocaína. "Los costes son variables, dependiendo de los problemas que presenten y los días en la UCI. No puedo dar una cifra exacta, pero cuantas más complicaciones, se consume más dinero", expresó.

Otro de los resultados de la investigación es que las personas que consumen esta droga tienen hasta tres veces más infartos que la población no adicta. En el estudio se explica que existe una relación directa entre la edad en la que se consume cocaína y la incidencia del infarto, ya que mientras que la presencia de infartos en la franja de edad de 35 y 44 años es del doble que entre los no consumidores de cocaína, en las personas de 45 a 54 años se triplica y en la de 55 a 64 años se quintuplica.