La Justicia alemana rechaza la obligatoriedad del casco para los ciclistas

Un tribunal había corresponsabilizado de un accidente a una mujer por no llevar protección

Un hombre se pasea en bicicleta por Berlín.
Un hombre se pasea en bicicleta por Berlín. Thomas Peter

Los millones de alemanes que cada día se suben a una bicicleta estaban esta mañana pendientes de Karlsruhe, la ciudad donde tiene la sede el Tribunal Supremo. Los jueces debían pronunciarse sobre el veredicto de una audiencia territorial que había dictaminado que quien no lleve protegida la cabeza está corriendo un riesgo innecesario y, por lo tanto, no tiene derecho a recibir la indemnización que le correspondería si sufre un accidente. Pero la máxima instancia judicial de Alemania lo ve de otra forma: la ley no obliga a llevar casco, así que aunque sea recomendable, el no usarlo no puede ir en menoscabo de los derechos del ciudadano. Y, lo que es más importante, los jueces de Karlsruhe no han querido abrir la puerta a imponer una obligatoriedad de llevar casco que en Alemania ninguna norma recoge.

La polémica se remonta a 2011. Sabine Lühr-Tank se dirigía como cada mañana a su trabajo en bicicleta cuando salió disparada al chocar con la puerta de un coche aparcado que se abrió sin previo aviso. El golpe que sufrió en el cráneo le causó heridas de consideración, que le obligaron a estar varios meses en el hospital. Tres años más tarde, Lühr-Tank aún no puede acudir al trabajo con normalidad y ha perdido los sentidos del olfato y del gusto.

La sorpresa mayúscula llegó cuando la aseguradora de la conductora que había ocasionado el accidente le ofrecía tan solo el 50% de la indemnización que le correspondía. Argumentaban que ella era corresponsable de lo que le había pasado por no llevar casco. Lühr-Tank recurrió a los tribunales, pero obtuvo una respuesta que no le satisfizo: la Audiencia territorial de Schleswig, al norte del país, redujo su porcentaje de culpa —del 50% de la indemnización pasó al 20%—, pero mantenía que la accidentada debía cargar con una parte de responsabilidad por su imprudencia. El Tribunal Supremo contradice esta visión y establece que Lühr-Tank tiene derecho a su indemnización íntegra.

El anuncio del veredicto había calentado el debate sobre el casco en Alemania en los últimos días. Las asociaciones de ciclistas temían que el veredicto de hoy supusiera la instauración de una obligación “por la puerta de atrás”. El lobby de las dos ruedas aconseja usar el casco, pero considera que una imposición a la fuerza haría que muchos de los que cada mañana dudan entre la bici o el coche se inclinaran por este último. “Hoy es un buen día para los ciclistas alemanes. Porque podemos decidir libremente si queremos llevar casco o no, y también lo podremos hacer en el futuro. Montar en bici no es un deporte de riesgo, sino movimiento saludable en el día a día”, declaró la portavoz de la asociación tras conocer el fallo.

Tras el veredicto de Karlsruhe, se aleja la posibilidad de convertir en una obligación lo que solo hacen unos pocos. Tanto el ministro de Transportes, Alexander Dodrindt, como la propia canciller, Angela Merkel, se han mostrado contrarios a regularlo. En España, solo los menores de 16 años están obligados a llevar casco en vías urbanas, según la modificación del proyecto de ley de Seguridad Vial presentada en el Congreso el pasado mes de diciembre.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Luis Doncel

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS