Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un país enganchado a una serie

Millones de personas cautivadas por una trama de familias y venganza

Avenida Brasil ha sido una telenovela de éxito en numerosos países. La historia Nina, una joven que fue rescatada de niña de un vertedero por una familia argentina, y que vuelve a su ciudad para vengarse de la mujer que le robó la infancia, ha cosechado miles de seguidores que, enganchados a la historia, no se perdían un minuto de la emisión. Brasil se paralizó para ver el capítulo del desenlace de la trama. Tanto fue así que el Gobierno previó que la demanda de energía se dispararía y puso en marcha medidas especiales. Hasta la presidenta Dilma Rousseff canceló un compromiso del Gobierno ese día para ver el capítulo clave de la telenovela. Un cura de la parroquia Nuestra Señora de Lourdes, en un pueblo vecino a São Paulo puso una pantalla gigante en el exterior de la iglesia por miedo a quedarse sin publico.

Como decía Carmina, una de las protagonistas, “hace falta comer una bolsa de sal con una persona para conocerla”. Y algunas familias pueden decir que durante los siete meses de convivencia ya conocen bien a los personajes de la trama. Las preguntas sobre las desventuras de los personajes no eran asuntos típicos solo de charla de peluquería en Brasil, sino que fueron conversación de toda la población durante el tiempo que duró la emisión de la telenovela. La trama de ascenso social, que mezcla venganzas y traiciones, logró cautivar al público. El título ya es toda una bandera nacional, pero también sus personajes son representativos de un país con visibles diferencias sociales.

“Todo esto promovió su atractivo en el mercado externo y la telenovela fue comercializada a 125 países. Fue el producto más vendido en la historia de Globo”, explica Raphael Corrêa Netto, director Ejecutivo de Negocios Internacionales de la cadena. En algunos países mantuvieron el nombre original; en Rusia el nombre se transformó en Prospecto Brasil.

Avenida Brasil, que ha sido un éxito ya en muchos países, se puede ver en España desde el lunes 12 de mayo (a diario en Cuatro a las 17.00h).

En Argentina, donde también se emite, compite con el Show Match, pero mantiene el segundo lugar en las audiencias. En ese país también se preparan actividades especiales para el capítulo desenlace que se emitirá en el teatro Gran Rex de Buenos Aires.

La audiencia tira. Y da publicidad. Según la revista Forbes, durante la emisión de esta telenovela en Brasil —que definió como la más rentable de la historia— se recaudaron 329 millones de euros en publicidad.