Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP plantea subir a los 21 años la edad mínima para el consumo de alcohol

Su portavoz en la comisión sobre drogas asegura que el cerebro no madura hasta a esa edad

Diputados y senadores piden al Gobierno que frene el consumo juvenil con normas como la ley antitabaco

Restos de un botellón en una zona de copas de Madrid.
Restos de un botellón en una zona de copas de Madrid.

El consumo de alcohol entre los jóvenes es alarmante, y el Gobierno debe combatirlo con iniciativas de demostrado éxito como la ley antitabaco. Así lo aseguró ayer la Comisión Mixta para el estudio del problema de las drogas al aprobar un informe en el que han participado 22 expertos de alto nivel y en el que se propone unificar en toda España la edad mínima para el consumo de esa droga legal en los 18 años. El portavoz del PP en esa comisión, Joaquín Villanova, dio un paso más en ese debate y planteó un nuevo debate: que esa edad mínima se establezca en los 21 años.

Los motivos aducidos por el portavoz popular son, sobre todo, médicos. "Los científicos dicen que el cerebro de una persona no madura hasta esa edad", afirmó Villanova. Esa propuesta del PP, sin embargo, no fue objeto de debate ayer ni se alcanzó ningún acuerdo al respecto en la ponencia.

En la ponencia de estudio creada para llevar a cabo dicho informe, que ha sido aprobado por todos los grupos parlamentarios con la única abstención de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), han participado 22 expertos "de alto nivel" y se han utilizado más de 40.000 documentos para ver la situación actual y las perspectivas de futuro de las diferentes adicciones que afectan a los españoles, tanto las provocadas por sustancias ilegales como legales.

De todas ellas, el alcohol es la sustancia que "ha encendido la luz roja de alarma" entre los parlamentarios, según el portavoz del Grupo Popular en dicha ponencia, el diputado Joaquín Villanova, de ahí que haya que "poner todos los medios para controlar su consumo entre los jóvenes como sea". "No puede ser que el 50 por ciento de nuestros jóvenes estén consumiendo alcohol desorbitadamente los fines de semana, con una o dos borracheras al mes en niños de 14-15 años, eso lo tenemos que cortar", defendió este diputado. Para ello, defendó la necesidad de endurecer las sanciones y ser más represivos contra las personas o establecimientos que facilitan el alcohol a los menores ya que, como ha reconocido la senadora de la Entesa Catalana Mónica Almiñana, "se dan muchas cervezas sin pedir el DNI".

El documento también plantea la necesidad de unificar la edad legal de consumo, que actualmente está en los 18 años. En este punto, no obstante, el portavoz del PP defendió que incluso podría plantearse la posibilidad de subir este límite legal hasta los 21 años, ya que "los científicos dicen que el cerebro de una persona no madura hasta esa edad", si bien ha admitido que en este aspecto no se ha alcanzado ningún acuerdo en la ponencia.

En lo que sí coincidieron diputados y senadores es en impulsar el debate social sobre este consumo "siguiendo el modelo de sensibilización que ha permitido la aceptación social de las leyes de prevención del tabaquismo". "La ley antitabaco ha funcionado muy bien, aunque algunos la acusen de represiva, y prueba de ello es que la salud de muchas personas está mejorando", reconoció Villanova, de ahí que se considere un buen ejemplo a seguir. En el informe también se alerta de la baja percepción de riesgo entre los jóvenes del consumo de otras drogas como el cannabis, a pesar de que "hoy es 10 veces más letal que hace una década".

Asimismo, los grupos han acordado analizar con detenimiento la problemática que hay en España con los clubes de consumo de esta sustancia, unos 600 actualmente, ya que "el discurso de los grupos interesados en imponer mercados regulados lleva a la banalización de los consumos de esta sustancia, por lo que es necesario contraponer a este discurso la evidencia científica".

En el informe también se pone de manifiesto la necesidad de controlar el uso de las nuevas tecnologías entre los jóvenes ante el riesgo de que generen nuevas adicciones, enfatizando en este caso su acceso a los canales de juego 'on-line', especialmente de póker u otros juegos de cartas, y pidiendo regular la publicidad y las condiciones de acceso de los jóvenes a este tipo de páginas.

Internet también ha sido motivo de preocupación para los autores de este informe ya que, como han asegurado, está proliferando la venta de drogas por este canal. Los parlamentarios también piden al Gobierno que actúe "más rápido" para controlar el auge de nuevas drogas de diseño, así como la venta de los productos químicos legales utilizados para su producción.