Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad recupera los precios de referencia tras dos años

Se aplicará un importe máximo a todos los productos equivalentes que lleven 10 años en el mercado europeo

No hará falta que exista un fármaco genérico de la misma familia

14.500 presentaciones verán sus precios revisados.
14.500 presentaciones verán sus precios revisados.

El Ministerio de Sanidad ha dado otra vuelta de tuerca al sistema de precios de referencia de los medicamentos. Este importe es el máximo que se permite para los productos más antiguos, que ya hayan superado el periodo de patente. La novedad, según ha anunciado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría al acabar el Consejo de Ministros, es que a la hora de crear los grupos homogéneos (fármacos con la misma molécula y dosis a los que se ponía un precio máximo) ya no será indispensable que exista un genérico (copia del original más barato porque se fabrica una vez ha vencido la patente). Bastará con que lleven 10 años comercializados en España o cualquier otro país de la UE, ha dicho Sáenz de Santamaría. Este periodo viene a ser el que se supone que tiene un producto de vida protegida por la patente (los otros 10 años de protección intelectual se emplean en los ensayos previos a la comercialización). No ha dado datos de cuántos productos se verán afectados por la novedad.

Tampoco el director general de Cartera de Servicios y Farmacia, Agustín Rivero, ha indicado cuál puede ser el impacto de esta medida. Ha admitido que será muy poco, ya que lo normal es que cuando un laboratorio tiene la patente fabrique el producto en exclusiva (o lo licencie con otros laboratorios, acordando un precio común).

Casi tan importante como este cambio, está el hecho de que se van a recuperar los precios de referencia. Esto puede afectar a 14.500 presentaciones, que son las que tienen  más de 10 años, ha dicho Sáenz de Santamaría. En total, en España hay unas 15.000, dijo después Rivero, lo que da idea de que hay mucho medicamentos antiguos pero que siguen siendo útiles.  

La aplicación de los precios de referencia supone establecer por orden ministerial los productos afectados, y asignarles el precio del equivalente más barato. Y esto no se hacía desde 2011, con el PSOE en el Gobierno.En estos dos años Sanidad aplicó otras medidas, como el cambio del copago y la desfinanciación de productos para intentar reducir la factura en medicamentos de venta en farmacia, pero aparcó la actualización de los precios de referencia. El portavoz de Sanidad del PSOE en el Congreso, José Martínez Olmos, calcula que en este tiempo se podían haber ahorrado 800 millones (400 por año) si se hubieran hecho las correspondientes actualizaciones periódicas. Rivero no quiso dar datos hasta haber conformado los nuevos grupos homogéneos y ver qué precios se les asignan.

Pero este argumento del PSOE tiene una pega. En 2012 fue el Consejo de Estado el que decidió que la manera de fijar los precios de referencia no podía ser mediante una orden ministerial, sino que había un real decreto. Estos dos años es lo que ha tardado el Ejecutivo en tener preparado el correspondiente texto legislativo, ya que el primer borrador recibió 400 alegaciones –"4.000 folios que hubo que leer y contestar", dijo Rivero–.

En esencia, el nuevo sistema es, básicamente, el anterior, con algunas salvaguardas. Por ejemplo, el precio de referencia será el menor de los productos intercambiables, con la salvedad de que debe ser de un laboratorio con garantías de suministro.

También se ha recuperado la idea de un precio mínimo: salvo que los laboratorios quieran, se fija un precio de venta del laboratorio de 1,60 euros como suelo. La idea es evitar que el sistema de cálculo del precio menor lleve a un importe tan bajo que los laboratorios no quieran fabricarlo. Este valor mínimo ya existió en anteriores regulaciones (estaba en 2 euros), pero el PSOE lo quitó; ahora se vuelve a incorporar.

Además se ha creado otra excepción: el llamado precio ponderado. Se aplicará a productos que aunque compartan dosis y vía de administración (adrenalina, por ejemplo, para uso en hospital o individual). En ese caso no fijar un precio muy bajo llevaría a los laboratorios a abandonar la fabricación de la segunda presentación, que es más cara porque va en jeringuillas precargadas.

La posibilidad de retomar los precios de referencia llega después de que la factura farmacéutica de las Administraciones lleve cinco meses seguidos de subida (desde los 8.964 millones de los 12 meses que acabaron en agosto de 2013 a los 9.209 millones del mismo periodo en enero de este año –no hay datos posteriores-). Este incremento mantenido demuestra que el efecto ahorrador de las medidas tomadas (los ya mencionados cambios en el copago y la exclusión de 400 fármacos de la financiación pública) ya se ha perdido.